9 oct. 2007

Volvieron los guanacos

Diario Democracia de Villa Dolores (09/10/2007)
Después de cien años volvieron los guanacos a la Pampa de Achala

Un hecho importante se ha producido en la zona, como que se han localizado guanacos en el Parque Nacional Quebrada del Condorito ubicado en Pampa de Achala. Después de cien años, estos camélidos han vuelto a habitar la serranía cordobesa en el marco del Proyecto Piloto de Reintroducción del Guanaco, instrumentado por la Administración de Parques Nacionales, a través de financiación del Banco Mundial.
El guanaco habitó históricamente la Pampa de Achala, lugar donde se extinguió hace aproximadamente un siglo. Según un comunicado oficial, su desaparición, junto con la de otros herbívoros locales, privó a este ecosistema de un elemento clave para su funcionamiento: el consumo de pasturas a gran escala.
«Esto desencadenó un empobrecimiento del paisaje y un aumento del riesgo de incendios, debido a la excesiva acumulación de vegetación. De este modo, la ausencia de grandes herbívoros autóctonos y el empobrecimiento de la diversidad vegetal, afectan a distintas especies que integran este singular ecosistema», se destaca.
Ante esto, un equipo interdisciplinario de técnicos e instituciones comenzó a trabajar en un proceso de restauración ambiental, que consiste inicialmente en la traslocación de un grupo de guanacos patagónicos dentro del Parque Nacional Quebrada del Condorito.
A partir de una serie de talleres con especialistas en la materia, junto a diversos análisis y consultas previas, a mediados del año 2005 comenzó a implementarse el Proyecto Piloto de Reintroducción del Guanaco.
Según lo informado a este diario, «este proceso requiere de tiempo y constancia para ver sus resultados. También exige la realización de tareas de diversa complejidad, las cuales son llevadas a cabo por la Administración de Parques Nacionales con financiación proveniente de fondos otorgados por GEF-Banco Mundial».
Después de analizar las diferentes opciones posibles, se estableció que los guanacos a reintroducir provendrían de poblaciones silvestres que habitan en la provincia de Río Negro. Más precisamente de establecimientos autorizados que tuvieran experiencia en su manejo y aprovechamiento sustentable.
En marzo de 2007, «se seleccionó un grupo de más de 50 guanacos entre machos y hembras. A partir de un riguroso control sanitario, y cumplimentando todos los trámites administrativos y legales, los mismos fueron trasladados».
Los camélidos arribaron al Parque Nacional Quebrada del Condorito, donde se los alojó en instalaciones especialmente preparadas, se los alimentó e hidrató; lo que posibilitó su recuperación después del largo viaje, generando así un período de preadaptación a su nuevo entorno.
Se señala que la primera etapa del Proyecto se concretó liberando un primer grupo de guanacos en el área intangible del Parque Nacional: «Inmediatamente, comenzaron las tareas de monitoreo, utilizando radiometría y otras técnicas de seguimiento, a fin de conocer en todo momento el desplazamiento y actividad de los ejemplares reintroducidos. Para el futuro se prevé reforzar esta población con más liberaciones».
«En Argentina no se registran antecedentes en el restablecimiento de una población de guanacos u otros grandes herbívoros dentro o fuera del área protegida. La información que genere esta experiencia servirá como base para el desarrollo y planeamiento de futuras etapas o nuevos proyectos», se manifiesta.
El guanaco es un camélido silvestre de Sudamérica. Entre sus características se destacan la rusticidad y la gran adaptación a distintos ambientes. En estado rural, tiene una amplia distribución geográfica, que abarca desde Perú hasta la isla de Tierra del Fuego en Argentina.
En nuestro país sus poblaciones más abundantes se encuentran en la Patagonia. A diferencia de la llama, su pariente doméstico más cercano, el guanaco tiene un pelaje marrón claro en casi todo el cuerpo, con el pecho y la panza de color blanco. Un animal adulto a la altura de la cruz, mide alrededor de un metro y puede pesar hasta 100 kilos.
Hoy los guanacos han regresado a la Pampa de Achala y se encuentran pastoreando libremente en una amplitud y belleza de un paisaje sin igual. Lo que da cuenta de que «cuando los proyectos, que en un principio parecen utópicos, se concretan, es porque detrás de ellos está la gente y el esfuerzo compartido».





Ver Nota On Line

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs