18 oct. 2007

Sobre energía

El Puntal de Villa María (18/10/2007)
“Habrá un colapso económico debido al derroche de petróleo”

El ingeniero Mario Pierantonelli prepara una conferencia sobre energías renovables. Adelantó algunos temas, entre los que se destaca el peligro económico y ecológico del consumo no responsable Mario Pierantonelli nos abre la puerta de su casa en calle Mendoza, pero no la cierra tras de sí. Y es que su ingreso da justo al living, por lo que aprovechará la luz ambiente para alumbrar esta amena entrevista.
Asombrosamente flaco y alto, y de un estremecedor parecido con el actor William Dafoe, sus movimientos suelen ser muy enérgicos al expresar una idea, mientras que cuando escucha, se recuesta blandamente en su sillón y recepta inmóvil. Como si la problemática de la racionalidad energética le llegara incluso hasta su misma biología; racionándose de manera natural según la pasividad o la actividad.
De pronto, una camioneta 4 por 4 pasa en frente de su casa. “Ves, ese es el problema. En esa camioneta va un solo tipo montado a una estructura que puede tirar cientos y cientos de kilos. ¿Vos sabés lo que gasta una camioneta así por kilómetro? En cambio ese otro auto que pasa está concebido para ahorrar combustible, dotado de un motor chico y de material liviano”.

-Parece increíble que con todas las amenazas climáticas y de efecto invernadero que trae aparejada la combustión del petróleo, un sábado a la tarde en la costanera villamariense se produzca semejante derroche de nafta o de gas. Y encima de manera “recreativa”...
-Ese es el punto número uno al cual quiero apuntar en esta conferencia. No sólo a la escasez del combustible sino a lo limitado de este recurso. Porque como todos sabemos, el petróleo no es otra cosa que el resultado de residuos fósiles que tardaron millones de años en producirse. Y nosotros, prácticamente en un siglo, lo estamos liquidando. Y lo peor de todo es que lo estamos haciendo de una manera completamente irracional, con un nivel de derroche cercano a la locura.

-¿Esta “irracionalidad” es más alarmante aún que la cantidad limitada de petróleo que existe?
-Claro. El problema más grave del recurso es un problema de eficiencia. El recurso está, pero está siendo muy mal utilizado. Y la otra cosa grave es que aún no estamos preparados para dejar de usarlo.

-¿Sería necesario replantear el modo de utilización del recurso?
-Sería fundamental. Pero habría que replantearlo sí o sí como “hipótesis de desarrollo sustentable”.

-¿Cómo es esto?
-Quiero decir que tenemos dos salidas: o nos hacemos todos ecologistas y no combustionamos más y vivimos de las verduras que cultivamos (lo cual es algo muy difícil de lograr de acuerdo al rumbo de la sociedad actual), o tratamos de usar de manera más racional los recursos que tenemos disponibles, pero con una planificación. Y esto sí que se puede implementar ya mismo.

-¿Cuál es la situación argentina con respecto a estos recursos?
-Paradójica. Porque en estos momentos existe un derroche muy grande por una cuestión de tarifa. Nosotros tenemos una energía muy barata por cuestiones políticas; pero el mundo entero ya ha hecho los ajustes necesarios. Hace unos 5 años, el barril de petróleo (159 litros) costaba 20 dólares, mientras que ahora está en 88. Pero nuestro país aún no ha entrado en esa realidad. Estamos viviendo en un sueño, una ficción que se va a acabar muy pronto. Seguramente después de las elecciones. Cuando hay tarifas más acordes a la realidad, la gente se cuida más. Estados Unidos sigue siendo el gran derrochador del mundo.

-Sin embargo en Europa es distinto...
-Es que Europa es un continente que ha padecido guerras y ya tiene una tradición de ahorro energético. Ellos tienen una gran eficiencia en construcciones de casas y sobre todo en la manera de concebir el transporte, tanto individual como urbano. Y éste es el punto en el que más se gasta. Y por supuesto el punto en el que más se puede ahorrar. Te darás cuenta por lo que estamos viendo acá en la calle. Vos ves pasar todo el tiempo un auto tras otro con un solo tipo adentro.

-¿Puede ser grande el ahorro si se raciona el transporte?
-Yo creo que replanteando el transporte, el consumo de petróleo se podría bajar, por lo menos, a la mitad. Estaríamos en condiciones tecnológicas de empezar a hacerlo ya mismo. Y de eso voy a hablar también en la conferencia. Voy a mostrar ejemplos de tecnologías que ya se están usando en los países del primer mundo.

-¿En contra del calentamiento?
-Entre otras cosas. El tema del calentamiento es más delicado. Hay opiniones encontradas al respecto. Muchos científicos opinan que el efecto invernadero depende pura y exclusivamente de la actividad del hombre. No tienen en cuenta que se estaría operando una actividad solar mayor que es cíclica y que es la que determinaría este aumento de dióxido de carbono en la atmósfera. A esto se le suman, por supuesto, los millones de toneladas que nosotros producimos cada día. Y encima, sin necesidad. Pero el cambio climático no es la peor amenaza de este derroche.

-¿Y cuál es entonces?
-El colapso económico que se va a producir, derivado de la falta de fuentes. Y esto va a hacer que cambie toda la estructura económica a nivel nacional y mundial. A nivel nacional tenemos un combustible que cuesta menos de la mitad con respecto a los países limítrofes, que tampoco son caros. Ni hablar sobre el combustible de Europa, que está 3 veces por encima del nuestro. Cuando esta realidad se sincere, vamos a tener un desajuste económico a nivel país.

-¿Y qué sucederá a nivel mundial en unos años?
-Hay que ver hasta dónde llega el precio del barril de petróleo. Si se produjera una reducción de consumo como la que proponemos, seguramente el precio caería. En este momento todos los pozos ya llegaron a su pico. Esto quiere decir que de ahora en más empiezan a bajar su cantidad. Y cuando esto pasa, todo es cuestión de mercado. El petróleo, como todo lo que escasea, volverá a subir de precio.

-Sin embargo, queda combustible en el fondo de esos pozos...
-Claro que queda. El petróleo, en realidad, no se acaba nunca. Lo que pasa es que llega un punto que es antieconómico sacarlo, ya que para eso tenés que gastar más energía que la que vas a extraer.

-¿Cómo es la situación argentina con respecto a los recursos fósiles?
- Muy delicada. Primero porque tenemos poco petróleo. Segundo porque no tenemos tanto gas como se pensaba. Y tercero porque una de las peores cosas que se han hecho durante el menemismo fue privatizar la energía nacional. Esto quiere decir que nuestros recursos estarán siempre a merced de capitales extranjeros. Casi que podría ser considerado “alta traición”, ya que de esta manera se hipotecó el futuro de toda una generación de argentinos.

-¿Los argentinos no tenemos una educación a la hora de cuidar los recursos?
-La tuvimos, pero siempre se pensó desde la abundancia. Nos hemos acostumbrado a un confort. Vos abrís la canilla y sale agua caliente. Y pocos cuidan ese milagro de que salga agua, encima potable, y encima caliente.

Ver Nota On Line

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs