27 oct. 2007

Residuos en Córdoba

La Voz de Interior (27/10/2007)
A partir de 2009, contenedores en los barrios y separación de residuos



De la enorme magnitud y complejidad de los pliegos licitatorios del futuro servicio de higiene urbana de la ciudad de Córdoba –más de 400 páginas que contienen finísimos detalles técnicos– se desprende una evidencia inmediata: si se llega a implementar todo lo que está escrito, la Capital estará más limpia. También está claro que el servicio será bastante más caro que el actual.
Más allá de los muchos cambios que sólo atañen a los posibles prestadores, a los habitantes de la ciudad el pliego les promete la rápida desaparición de buena parte de los basurales a cielo abierto, una salida viable para que los escombros no terminen tirados en la vía pública, una respuesta más ágil a la hora de transportar grandes volúmenes de basura y un cambio que muchos esperan y otros temen: de manera progresiva, los barrios se poblarán de contenedores similares a los que hoy hay en el Centro y los frentistas también deberán acostumbrarse a la separación de residuos orgánicos e inorgánicos.
Aquí los puntos más salientes de un pliego que generará numerosos debates durante el próximo año y que será el mayor desafío de la futura gestión municipal:

Frecuencia
La recolección de residuos domiciliarios seguirá siendo de seis veces por semana en la mayor parte del ejido. En áreas de alto impacto y avenidas será todos los días, y en el área central, dos veces por día. El pliego obliga a garantizar la misma calidad del servicio de los barrios en las villas miseria.

Contenedores
Desde el inicio de la concesión habrá contendores en todo el microcentro y en barrios como Alta Córdoba, Cofico y General Paz. A partir del segundo año, avanzarán hacia Cerro y Urca en el oeste y Villa Argentina, Empalme, SEP, Los Cerveceros y Jardín del Sur en el este. El cronograma es mucho más amplio para el resto de la concesión. Donde haya contenedores, la recolección será tres veces por semana, excepto en el Centro.

Recolección diferenciada
Será el gran cambio y se hará de manera gradual desde el principio de la concesión. Habrá días específicos para sacar materiales inorgánicos tales como papeles, plásticos, vidrios y metales. El objetivo es que esos residuos lleguen de manera organizada a manos de las cooperativas de recicladores. En principio esto se hará en una planta en Potrero del Estado.

Papeleros
En cada una de las dos zonas de recolección deberán instalarse cinco mil cestos papeleros dentro de los 90 días de iniciadas las prestaciones. Los concesionarios deberán mantenerlos, limpiarlos una vez por semana y reemplazarlos.

Limpieza de basurales
El concesionario de cada una de las dos zonas de recolección deberá limpiar cada mes un millón de metros cuadrados de basurales.

Erradicación de basurales
Durante los primeros 90 días de contrato, el concesionario deberá construir 20 mil metros lineales de empalizadas de un metro de alto, instalar 25 mil metros lineales de alambrado y plantar cinco mil árboles en predios donde hoy hay basurales.

Prestaciones especiales
Será obligatorio el servicio de recolección y limpiezas luego de concentraciones, ferias y accidentes.

Relaciones con la comunidad
Los concesionarios deben destinar a publicidad y programas educativos el tres por ciento del monto anual del contrato. Deberán instalar centros de atención al usuario y centros de atención telefónica. Existirá una auditoría social del servicio y deberán contratar a la UNC para que tres veces al año realice encuestas de satisfacción del usuario.

Ver Nota On Line

Un negocio que puede dividirse en tres partes

Servicio de recolección de residuos y barrido. Se concesiona por seis años, subdividido en dos zonas que pueden estar en manos de distintas empresas:
Zona este. Comprende la mitad de la Capital al oeste de línea marcada por la ruta 9 Norte, Juan B. Justo, el río Suquía, la avenida Vélez Sársfield y la ruta 36. Incluye el microcentro y el macrocentro.
Zona oeste. Comprende todo el resto de la ciudad.Servicio de tratamiento y disposición final de los residuos. Se concesiona por 10 años. Comprende el mejoramiento y la operación del relleno sanitario de Potrero del Estado, la construcción y operación de una planta escombrera, la reconstrucción de una planta de separación de residuos, la incineración de los residuos patógenos y la posible recuperación de biogás.

Ver Nota On Line

Nada impide que siga el monopolio

Pese a que los pliegos ingresados el miércoles al Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba “subdividen” en tres partes la licitación general del servicio de higiene urbana, no prohíben que esas tres tareas –recolección y barrido en las dos zonas establecidas y tratamiento y disposición final de los residuos– sigan en manos de una sola empresa, tal como ocurre desde hace más de dos décadas.
El pliego es muy riguroso en lo que respecta a la experiencia empresaria, puesto que exige que los oferentes demuestren haber prestado servicios de recolección en poblaciones de más de 400 mil personas durante dos años. Para los oferentes para el servicio de tratamiento y disposición final, exige haber servido a una población de 800 mil personas durante cinco años.

Licitación y pliegos
El llamado a licitación es nacional e internacional, pero la participación de empresas extranjeras queda reducida a no más del 49 por ciento de una Unidad Transitoria de Empresas. El valor del pliego será de 150 mil pesos y cada oferta deberá ir acompañada de una garantía de tres millones de pesos por cada servicio o zona licitada.
En materia de personal, los pliegos obligan a los oferentes a tomar a todo el personal de Cliba, aunque no queda muy en claro hasta qué jerarquía. Concretamente, obliga a quien opere la zona este a incorporar 668 empleados, a quien preste servicio en la zona oeste a tomar 701 personas y a quien se encargue del tratamiento de los residuos a sumar 63 empleados.
En materia de inversiones en equipos, no se estiman montos pero sí se detallan los bienes a incorporar durante los tres primeros años de concesión. Son larguísimos listados en los que sobresalen 90 camiones compactadores, y 30 chasis equipados para otros usos para el momento de iniciar la prestación.

Ver Nota On Line

El pliego alienta el aprovechamiento del biogás

Uno de los puntos más novedosos del pliego de licitación del futuro servicio de tratamiento de los residuos urbanos de Córdoba es el que “insta” a la futura concesionaria a brindar un uso racional del biogás resultante de la basura a los fines de reducir las emisiones de gases y aprovechar los estímulos financieros previstos en el Protocolo de Kioto.
¿De qué se trata? Ese convenio internacional prevé un reconocimiento para Mecanismos de Desarrollo Limpio y cuando se logra esa certificación –en este caso sería por la destrucción del gas metano resultante del relleno sanitario y el aprovechamiento del biogás– se puede obtener un beneficio económico a partir de la venta de “reducciones certificadas de emisiones”.
Se trata de un mecanismo que está en pleno desarrollo en numerosos países, pero apenas se conoce en Argentina. Los pliegos licitatorios dejan casi todo el proceso a consideración del futuro concesionario del servicio de tratamiento y disposición final de la basura, desde el mecanismo de aprovechamiento a la tecnología a emplear. Igualmente, reiteran en numerosas oportunidades que la iniciativa es a total riesgo de la empresa concesionaria.

Ver Nota On Line

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs