13 mar. 2018

El lago San Roque en su peor momento



El Diario de Villa Carlos Paz (13/03/2018)
Desechos cloacales, basura y detergentes, la contaminación del lago San Roque

Los desechos cloacales, la basura y los detergentes son los grandes contaminantes que afectan el lago San Roque, que atraviesa el punto más crítico de su historia. La información es un adelanto del análisis de agua que el CEPROCOR realiza por encargo del gobierno municipal de Carlos Paz y donde se establece que el proceso de eutrofización del embalse es «avanzado». Se descartó la presencia de metales pesados y residuos industriales o radiactivos de Los Gigantes.
Pese a la aparición del «manto verde» que instaló la problemática del San Roque a nivel nacional, la realidad es que la situación del lago es «relativamente buena»  respecto a otros espejos que existen en el país y el mundo. Y es que la mayor contaminación que presenta es producida por materia orgánica, un exceso de fósforo que alimenta el crecimiento descontrolado de las algas.
Las descargas cloacales de Carlos Paz, las comunas del sur de Punilla y las poblaciones como Cosquín, Bialet Massé, San Roque, Parque Síquiman, Santa Cruz del Lago o Tanti son la mayor fuente de contaminación del embalse, aunque también se detectó que gran parte del fósforo es aportado por detergentes. Asimismo, la deforestación tiene un papel protagónico en el proceso como también la basura. En ese sentido, el municipio ha encarado una serie de medidas para frenar la degradación del reservorio, como el cierre definitivo del basural «a cielo abierto» de Costa Azul, la construcción de nuevas redes cloacales en los barrios y el control de descargas.
Los estudios del Instituto Nacional del Agua (INA) muestran un promedio general de la situación y desde el municipio quieren realizar análisis en diferentes zonas del embalse, para establecer así si es factible hacer un uso sectorizado del lago. Las algas suelen acumularse en sectores cerrados como la zona del paredón del dique o las desembocaduras de los ríos San Antonio o Los Chorrillos. Los especialistas adelantaron que, pese a la construcción de redes cloacales, la reforestación de toda la cuenca o el cierre del basural, las algas seguirán aflorando durante al menos una década.
Durante una entrevista concedida a El Diario, el coordinador de Salud Pública, Emilio Iosa, destacó: «Estamos haciendo frente al problema ambiental más importante en la historia de la Provincia de Córdoba, tenemos un lago con un proceso de eutrofización muy avanzado, de híper-eutrofización y es un desequilibrio en la cantidad de materia orgánica que puede metabolizar. Esto provocó que crecieran, de una forma completamente descontroladas, las cianobacterias, que paulatinamente fueron generando  afloramientos más grandes y nos fuimos acostumbrados a ver el agua sucia y sentir un fuerte olor. En marzo del 2017, se alcanzó un momento bisagra, un antes y un después».
«Creo que el gobierno de Carlos Paz no sólo ha sido el primero, sino el único hasta ahora que se puso en marcha para enfrentar esta situación de negación histórica en esta cuenca y en otras cuencas. Esto hay que decirlo, el embalse Los Molinos está en igual situación que el nuestro y en el mes de diciembre, tuvo un afloramiento muy importante. Nosotros nos vemos excedidos por esta problemática, pero necesitamos que se incorporen las comunas, la Provincia y la Nación y avanzar en una política de cuenca»; agregó el funcionario. «No vamos sacarnos ninguna responsabilidad, pero es cierto que no sólo Carlos Paz afecta el lago San Roque, también lo hacen San Antonio, Icho Cruz, Mayú Sumaj, Cuesta Blanca, Tanti, Santa Cruz del Lago. Es un problema regional»; explicó Iosa, quien trabaja en el armado de un laboratorio para monitorear la calidad del agua del lago.
«Es un lago que tiene un uso recreativo y turístico, pero no debemos olvidar que almacena el agua que toman más de un millón de cordobeses y que el resto de los vecinos de la ciudad de Córdoba, se abastece de Los Molinos. Entonces no es un problema estético ni de mal olor, es muy grave la situación y debemos tomar dimensión de lo que implica en materia ambiental, social y económica. Plantear la situación del lago en términos claros puede ser antipático, pero es necesario. Acá no existen soluciones mágicas ni inmediatas, existe solución a largo plazo. Estamos implementando políticas que necesitan del involucramiento de todos y que también demandan tiempo»; añadió.
Consultado sobre las próximas acciones que se tomarán, Iosa precisó: «Tendremos que hacer un uso sectorizado del lago, como ocurre en otras partes del mundo. Ser responsables con los turistas y cuidar su salud, conociendo qué zonas se ven más afectadas por el proceso de eutrofización. El estudio de agua es clave para analizar el impacto del plan de forestación que también lanzamos, la colocación de biodigestores en las zonas donde no puede haber cloacas y cualquier otra acción».
Eduardo Benavidez, doctor en Biología y coordinador del Laboratorio Municipal de Monitoreo, aseguró: «Las algas que tiene en lago son de distintas especies y a través del estudio de agua, podemos analizar el potencial de toxicidad de las mismas. Que estén las algas potencialmente tóxicas no significa que tengamos toxinas en el agua, porque eso depende de muchos factores. Estamos haciendo mediciones de cantidad de clorofila que dice cuántas algas tenemos y siguiendo protocolos internacionales, sabemos que cuando aparece la espuma (como tuvimos en el 2017) no debemos meternos ni tocar el agua. La situación va a empeorar hasta tanto se vean los efectos de la instalación de las cloacas y las otras acciones de remediación que puedan hacerse. Pero en esto somos claros, los efectos tardarán muchos años en verse y seguiremos teniendo afloramiento».

Ver Noticia On Line

Más Información:

Hoy Día (13/03/2018)
- Alertan que la contaminación del lago San Roque es “grave”.  El lago San Roque se encuentra en un proceso de eutrofización “avanzado”, según reveló un informe realizado por el Ceprocor para la Municipalidad de Villa Carlos Paz. El trabajo señaló la continuidad de desechos cloacales, basura y detergentes en el lago, aunque descartó la presencia de metales pesados y residuos industriales o radiactivos de Los Gigantes. El estudio aseveró que la mayor contaminación que presenta es producida por materia orgánica, como restos de desforestación o basura.
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs