14 sep. 2014

Cormecor sigue analizando lugares para los RSU



Día a Día (14/09/2014)
Analizan más terreno para poner la basura

Cormecor amplió la zona de estudio, al sur de la ciudad, para ubicar el predio que procesará la basura del Gran Córdoba en los próximos 30 años. Quieren definirlo antes de 2015.
Un lote en torno a las 300 hectáreas, donde se pueda montar un complejo de tratamiento de residuos y enterramiento que procese la basura de todo el Gran Córdoba en los próximos 30 años.
En eso enfoca sus esfuerzos por estos días la Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos del Área Metropolitana de Córdoba (Cormecor), la SA creada por iniciativa de la Municipalidad con el fin de dar vida a ese proyecto regional, que reemplazará al actual enterramiento de Piedras Blancas.
La iniciativa, que tiene apoyo prometido de la Provincia y participación de municipios de toda el área, avanza bastante demorada de sus plazos iniciales, pero las autoridades de Cormecor confían en poder tener predio elegido –con audiencia pública realizada– antes de fin de año, y concretar su expropiación en 2015.
La novedad hoy es que la sociedad amplió la zona en estudio como sitio de localización posible del futuro enterramiento. Hasta hace poco, el lugar seleccionado y sobre el que se planeaba un estudio de impacto ambiental exigido por la Provincia antes de expropiar era un terreno de 272 hectáreas cerca de la localidad de Bouwer, a unos 700 metros del antiguo predio de enterramiento. El mismo está demarcado en precisión en la ley por la que fue declarado sujeto a expropiación por la Unicameral, en 2013.
Pero la novedad confirmada desde Cormecor es que a partir de ese lugar, y en acuerdo con el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia, ahora se aplicó un “zoom” ampliando el área en análisis como posible receptora del enterramiento.
“A sugerencia de la Provincia abrimos un poco el foco, siempre moviéndonos en la zona evaluada como apta por el estudio que hizo el Instituto Superior de Estudios Ambientales (Isea) de la universidad”, señaló Hugo Pesci, asesor técnico de Cormecor.
El territorio más extenso sobre el que ahora se trabaja abarca un radio de unos 3 km tomando al lote inicial como centro. “Siempre estamos hablando de la zona sur, en el entorno de la Ruta 36, y eso no es caprichoso: técnicamente se determinó que se trata de la más apta en materia de suelo, distancias, accesibilidad y aspectos sociales”, apuntó Pesci.
Otro criterio del que no se mueve Cormecor es el de considerar siempre tierra ubicada fuera del ejido puntual de una localidad –en esa zona la más cerca es Bouwer–, y bajo la jurisdicción de la comunidad regional de Santa María. Este espacio “gris” facilita gestionar posibles resistencias y trabas legales de parte de intendencias, como ya las anticipó Bouwer.
Pesci explicó que el suelo tiene buenas condiciones en ese punto (el sur de capital y levemente hacia al oeste) porque la presencia de agua se registra recién al menos 70 metros bajo tierra: “Eso reduce a casi cero el riesgo de contaminación. Cuanto uno más al este se mueve, se acerca al área del río Primero, el suelo se hace más permeable y menos óptimo”.
En cuanto al impacto social, los territorios que se analizan están a distancia de poblaciones asentadas: “Una decisión tomada es que una vez que se demarque y expropie el predio, se prohibirá por ley desarrollo urbano en todo el radio del entorno, para evitar problemas a futuro”, adelantó José Aiassa, vicepresidente primero de Cormecor.

10 millones de dólares
Los integrantes de Cormecor aseguraron que la entidad trabaja con la cartera de Ambiente provincial para presentar el estudio de impacto ambiental que se exige antes de expropiar el lote. A la vez, se avanza, con asesoría de otras entidades (como el Instituto Nacional de Tecnología Industria-Inti) en diseñar el proyecto ejecutivo del futuro complejo, otro requisito de Ambiente.
Se determinó que será una planta con separación mecánica de hasta 500 toneladas diarias de residuos (de los que se recolectan casa por casa), con la chance de sumar allí diferentes módulos para tratar y reusar residuos secos (poda, escombros, basura de grandes generadores y neumáticos fuera de uso). El volumen mayoritario de desechos se seguirá enterrando, al menos en el arranque y hasta tanto avancen diversas políticas de recuperación. “Pensamos en una estructura para tratar toda la basura del Gran Córdoba por varias décadas, por eso se necesitan más/menos 300 hectáreas”, remarcó Pesci.
El capital con el que se creó Cormecor eran 50 millones de pesos, equivalente en su momento a 10 millones de dólares. Esto último –hoy equivalente a 84 millones de pesos– es lo que se estima saldría montar el nuevo enterramiento. “Trabajamos con un proyecto realista y viable de centro de disposición, y estimamos que para hacerlo se requiere un presupuesto de ese orden”, explicó Aiassa, reconociendo que “la inflación distorsionó todo” y dejó escasos los fondos.
En ese marco, confirmó que la SA deberá salir a gestionar financiamiento –de Nación y líneas internacionales específicas para proyectos de esta clase– una vez que tenga el terreno en mano.

Piedras Blancas
El actual enterramiento ubicado 12 km al sur de la ciudad recibe unas 2 mil toneladas diarias de basura. Provienen de Córdoba capital (94%) y otras 25 localidades (el número varía). Se estima que agotará su capacidad entre fines de 2015 e inicios de 2016, según cómo se optimice.

Nueve miembros y fondos en plazo fijo
Aunque los planes que le dieron razón de ser vienen demorados, Cormecor ya logró constituirse como SA; según aseguran sus autoridades. “La sociedad está formalmente constituida, cerró su primer ejercicio, y aprobó en asamblea su balance 2013.
Los socios están integrando el capital en cuotas, porque tampoco es razonable exigirlo todo ahora si aún no los necesitamos, ya que no llegamos a la etapa de ejecución del complejo de tratamiento de residuos”, aclaró José Aiassa, vicepresidente primero de Cormecor. Igualmente, vale aclarar que de los 50 millones de pesos que debía suscribir la SA para constituirse, 40 millones deben ser aportados por la Municipalidad de Córdoba, socia mayoritaria y titular de las acciones tipo A.
Aiassa aseguró que los fondos que ya están en poder de la sociedad se mantienen a plazo fijo como modo de intentar resguardarlos, al menos en parte, de la inflación.
Además del municipio capitalino, y del gremio de los recolectores (Surrbac), propietario de las acciones tipo C; suman nueve los municipios del Gran Córdoba que se sumaron como socios (acciones tipo B) y están aportando los fondos que eso exige.
Esa nómina incluye a Alta Gracia, Villa Los Aromos, La Bolsa, Despeñaderos, Malvinas Argentinas, Juárez Celman, Villa Allende, La Calera y Río Ceballos. “No estamos haciendo ‘campaña de socios’ y aún así hay otros, como Unquillo, Mendiolaza y Río Segundo que también se acercaron a consultar”, dijo.

Estación de transferencia, freezada
El plan de montar un sitio de acopio temporal para los residuos en un lote de ubicado en Bajo del Rosario, pedanía Río Ceballos, a unos 3.200 metros al noroeste de Juárez Celman quedó, por ahora, en suspenso. El complejo detonó la resistencia de habitantes de esta última localidad. Desde Cormecor explican que pensar una estación de transferencia recién será necesario si la SA debe procesar una gran cantidad de basura de localidades del norte del Gran Córdoba.

Ver Noticia On Line

Más Información:

La Voz del Interior (14/09/2014)
Tras 9 meses, la licitación de la basura sigue indefinida
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs