5 jun. 2009

Exigen que no fumiguen más en Río IV

El Puntal de Río Cuarto (05/06/2009)
Exigen que no fumiguen más cerca del barrio Sirio Libanesa

Los vecinos creen que el agua de la cisterna que abastece al sector está contaminada con agroquímicos de un campo de soja ubicado a unos 150 metros de las viviendas. No dejarán pasar más a las máquinas.
Hace dos años lograron que dejaran de sembrar soja frente a las viviendas del barrio Sirio Libanesa, pero ahora creen que el agua de la cisterna que abastece a todo el sector está contaminada con agroquímicos que utilizan en un campo ubicado a unos 150 metros, por ello han decidido no dejar pasar más a las máquinas fumigadoras.
“Por la calle República de Irak pasan todas las máquinas agrícolas, pero ahora no les vamos a permitir que pasen los ‘mosquitos’, que son los que hacen la fumigación sobre la soja que siembran al lado del barrio”, anunció Irma Álvarez junto a Emanuel Aráoz, dos vecinos que hablaron en representación de unas 40 familias que habitan el sector de la ruta 158, camino a Las Higueras.
Explicaron que “la mayoría usa el agua de la cisterna para limpiar, bañarse y cocinar, pero para tomar hay que comprar agua mineral o soda, porque se está observando que las plantas que se riegan con esa agua se secan y los utensilios de cocina quedan con sarro”.
“Para evitar que otra persona tenga que sufrir alguna enfermedad como la que me afectó a mí, que me dejó toda la piel manchada, por un brote alérgico al agroquímico que usaban a 14 metros de mi casa, les anticipo que no vamos a dejar pasar más ninguna máquina fumigadora”, dijo Irma Álvarez mientras muestra las manchas marrón oscuras y blancas en sus brazos.
Hace dos años ante la afección que tuvo, lograron que dejaran de sembrar en un terreno lindero a la calle Irak, donde se ubican dos cuadras del barrio Sirio Libanesa, pero ahora sospechan que las napas de agua se han contaminado con agroquímicos porque han seguido sembrando en otro lugar más lejano.
Álvarez recordó que “hace 18 años que vivo en el barrio y antes había teros, lechuzas y pájaros, pero no ha quedado ninguno, porque cuando pasaban fumigando el olor era tremendo y hasta mi perra sufrió problemas en la piel”.
“Durante los últimos 9 años han sembrado y fumigado, a pesar de las denuncias que se han realizado a la Policía Ambiental, que algunas veces impidió que trabajaran”, aseguró.
Destacaron que “en el barrio hubo gente enferma de cáncer de colon, problemas renales y de vejiga, asma y todo tipo de enfermedades de la piel, que hasta provocaron la caída de cabello”.
Justamente Irma Álvarez, con el abogado Roberto Birri, le inició una demanda al propietario, el arrendador de las tierras y el responsable de la fumigación, por daños y perjuicios, cuando en octubre de 2007, tras una fumigación frente a su casa se le manchó toda la cara, el cuello, los brazos y otras partes del cuerpo.
“Me dijeron que era vitiligo y que no se cura. Hice un tratamiento y estoy mejor, porque me daba vergüenza andar así y por ello tuve que dejar de trabajar y siempre andaba toda tapada”, afirmó sobre su situación personal.
“Paralelamente, como no tengo obra social debo abonar $ 70 para ir a un dermatólogo, porque en el Hospital no hay, y las cremas son carísimas ya que se preparan especialmente en una farmacia”.
Emanuel Aráoz es un estudiante universitario de Serrezuela y hace 2 años que vive con otros compañeros en el barrio, “la hervimos, pero queda sarro en la pava y las ollas”.
Algunas casas tienen su propia bomba para sacar el agua, pero toman de la misma napa que la cisterna, así que el problema es para todos.

Ver Noticia On Line

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs