30 ago. 2017

Vínculos y proyectos ambientales de Córdoba



Día a Día (30/08/2017)
Vínculos sostenibles para el cuidado del medio ambiente

Distintos proyectos cordobeses se ocupan del medio ambiente y la sustentabilidad. La reforestación y recuperación de suelos y bosques en América, los grandes objetivos.
Son jóvenes, inquietos y aunque no se conocen tienen objetivos en común. El cuidado del planeta y el respeto por el medio ambiente es prioridad dentro de sus proyectos. Viajan por el mundo, pero es en suelo americano donde su tarea va germinando. Fernando Herrera es un cordobés que salió de Ecuador en bicicleta y con el objetivo de plantar un árbol cada 10 kilómetros.
Cuando llega a algún sitio con conexión a internet, se toma el tiempo de compartir su travesía en las redes sociales y responde a Tu Día: “Comencé mi viaje hace dos meses junto con dos chicas, Stefania Arlt (de Alemania) y Jenny Dehortog (Bélgica). Los tres estamos viajando en bicicleta con el objetivo de plantar un árbol cada 10 kilómetros, durante seis meses. Lentamente, con cansancio y mucho esfuerzo, a medida que vamos cumpliendo nuestra meta lo documentamos en las redes sociales de Proyecto Dos Mundos”.
Y sigue: “Emprendimos el viaje con la intención de promocionar la sostenibilidad ecológica, la forestación y la importancia de la preservación y conservación de los árboles. Nuestra misión es llegar a recorrer más de cinco mil kilómetros y tratar de superar los 500 árboles plantados. Esperamos que nuestro proyecto no solo mejore el planeta, sino también inspire a muchos a realizar sus sueños”.
Para seguir creciendo hay muchos planes. El próximo año tienen la intención de repetir el viaje, pero desde Ushuaia hasta Alaska, con la misma misión: la forestación a través de proyectos educativos. “Esto sigue siendo un gran sueño, pero queremos lograr que en cada ciudad que visitemos, podamos compartir la experiencia con instituciones educativas y tener la oportunidad de enseñar a los niños sobre la importancia que tienen los árboles, las fuentes de energías alternativas y sobre el medioambiente”.
Dos proyectos, una misma dirección. Agostina Herrera Brígido y Agustín Carri trabajaban juntos en una ONG ambientalista, pero decidieron emprenden un proyecto propio. Así nació Ceibo, un proyecto documental sobre restauración ecológica y permacultura. “Tratamos de documentar diferentes historias de vida, ejemplos exitosos de regeneración ambiental alrededor del mundo, acciones que generen impacto positivo con el entorno”, explica a Tu Día Agostina.
Y agrega: “Contamos sobre un barrio ecológico en Los Ángeles, California, donde tienen árboles frutales y el agua del lavarropas se reutiliza; una casa de bioconstrucción en San Marcos Sierras, Córdoba o un proyecto de forestación con tabaquillos en Los Gigantes. También estuvimos en Colombia, donde una comunidad a través de la educación y los valores inculca el cuidado de sus raíces culturales y las comunidades nativas”.
Los primeros contenidos se realizaron mediante una campaña de financiamiento colectivo (crowdfunding) y Agustín es quien relata cómo fue el sistema de recaudación: “En aquel momento nos comprometimos a plantar un árbol por cada dólar recaudado. Con ese dinero viajamos y a partir de ese proyecto formamos otro equipo en Córdoba. Nació Oasis Urbano, que terminó transformándose en algo mucho más grande que el documental. Somos 15 personas que nos juntamos todos los miércoles y que estamos haciendo reforestación, huertas urbanas y limpieza del Parque Sarmiento, entre otras tareas”.
El principal objetivo que persigue el documental es el de generar un cambio interno en las personas, cómo vivir de manera más sustentable. “Empezamos a introducirnos en la permacultura y, con Oasis, en lo que es la permacultura urbana, un paso más adelante todavía”, cuenta Carri.
Y continúa su relato: “Germinamos los arbolitos en terrazas y también recibimos muchas donaciones de plantas. Esos árboles los plantamos en las veredas, con gente que se compromete a cuidarlo, que lo apadrina. También plantamos en el Parque Sarmiento, pero el monitoreo de esas especies es nuestro. Vamos los fines de semana, fertilizamos, los regamos y hacemos lo que haga falta”.
Para los dos comunicadores la tarea no termina en la reforestación o el cuidado y recuperación del suelo. Los jóvenes de 25 años estudian y se capacitan permanentemente. “Estamos investigando sobre el tema de arbolado porque no cualquier árbol es apto para cualquier vereda. Es importante tener en cuenta eso, no es ir a plantar por plantar”, aclara Agostina.
Y enfatiza: “Todo empieza con una búsqueda interna propia, de la felicidad y de una mejor calidad de vida. Pensar cómo podemos vivir mejor. A raíz de esas búsquedas internas surgen las acciones externas, ese es el motor. Hay varios caminos, nosotros mostramos distintas acciones y después cada uno elegirá de manera personal cuál es la que más le gusta. El mensaje también es que no hace falta irte de la ciudad o ser un hippie en el monte para vivir sustentablemente y en armonía con el entorno”.

Entre todos
“La ecología se hace entre todos”, dice Agustín Carri y su mirada se ilumina. Él está convencido en ese cambio interno, en que cada uno tenga en su casa su propia huerta, árboles germinando. “La idea es concientizar, que la gente empiece en su casa a germinar, a hacer brotes de lo que sea, que vaya abriendo caminos”, dice el comunicador.
Y se une Agos: “Insistimos tanto en la motivación e inspirar porque eso es lo que realmente hace el cambio. No queremos hacer ese discurso apocalíptico de ‘nos estamos muriendo, hagamos algo’. Nos parece que el camino es poner sobre la mesa soluciones, mostrando qué se puede hacer, que todos tienen la posibilidad de hacerlo y que cualquiera puede”.

La mirada en Perú
Hoy, la atención está concentrada en reserva Ecológica Chontachaka, en la selva amazónica de Perú, una zona invadida por mineras, petroleras, narcotráfico. Allí se está trabajando para recuperar el bosque amazónico y Herrera Brígido cuenta por qué es tan importante esta movida: “Si no se recuperan los bosques y suelos amazónicos se pronostica que en 2050 esa zona puede llegar a ser una sabana. La selva peruana es el pulmón del planeta y ayuda a equilibrar el cambio climático. Si no se hace algo, la situación nos va a afectar a todos, no sólo a Perú, nos va a afectar a todos”.

Cómo ayudar
» Proyecto Dos Mundos. Hay tres líneas de colaboradores: Voluntarios. Amigos y seguidores que plantan árboles donde se encuentran. Mandan fotos que, al ser publicadas, aumentan el volumen de forestación a la distancia.
Guardianes. Hostels, campings o cualquier emprendimiento turístico, que quiera plantar árboles con la gente de la ONG y a los que se les hace un seguimiento audiovisual.
Aliados. Financiación del proyecto a través de la Responsabilidad social y ambiental empresaria. Aporte mensual para solventar gastos mínimos.
En Facebook lo encontrás como Proyecto Dos Mundos
» Ceibo y Oasis Urbano. Reciben donaciones a través de sus fanpages (ceibo documental y oasis urbano cba).

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs