22 mar. 2012

Desmontes, operativos y racionalidad

La Voz de San Justo - Edición Electrónica (22/03/2012)
Desmontes, operativos y racionalidad

La noticia tuvo repercusión en nuestra región porque hay varios sectores del departamento San Justo involucrados en ella. La información oficial dice que varios operativos por denuncias de desmontes ilegales fueron ejecutados en los últimos días por inspectores de la Secretaría de Ambiente de Córdoba, constatando acciones de deforestación ilegales. En la zona de Las Varillas y Miramar se constataron acciones de este tipo, así como en otras regiones especialmente del norte cordobés.
Según se informó en todos los casos se violó la Ley 9814 de Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos de la provincia de Córdoba. En Las Varillas, por ejemplo, se detectaron 190 hectáreas de desmonte selectivo mal ejecutado. En otras poblaciones del norte, la cosa fue mucho más grave, llegándose a contabilizar en total más de 5 mil hectáreas desmontadas, incluso utilizando el irracional recurso del fuego. Estadísticas recientes dan cuenta de que en la provincia de Córdoba se talan 9,4 hectáreas diarias, es decir, 19 canchas de fútbol. Sin embargo, organizaciones ambientalistas y científicos señalan que la tasa de deforestación es mayor. Las normas para preservar el bosque nativo existen y son taxativas. Ejemplo de ello es la ley citada líneas arriba, aprobada en la Legislatura en agosto de 2010. Entre sus objetivos, la norma reclama disponer los mecanismos necesarios a fin de promover el incremento de la superficie total y calidad de los bosques nativos y mantener a perpetuidad sus servicios ambientales; procurar el mantenimiento de la biodiversidad y de determinados procesos ecológicos y la mejora de los procesos sociales y culturales en los bosques nativos como fuente de arraigo e identidad para sus habitantes y garantizar la supervivencia y conservación de los bosques nativos, promoviendo su explotación racional y correcto aprovechamiento. Como puede observarse, son claros y contundentes los objetivos de la legislación vigente. No obstante ello, con la meta casi siempre no declarada de incrementar la superficie agrícola, los desmontes continúan sin solución de continuidad. Está claro que en estos casos existe una contraposición entre el lícito interés productivo y el legítimo intento de preservar los ecosistemas en algunas regiones de la provincia. Pero todo debe llevarse adelante respetando las normas que están vigentes. El Poder de Policía del Estado, en este caso a cargo de la Agencia Córdoba Ambiente debe hacerse valer en toda su dimensión. Por ello, tal cual lo establece el artículo 48 de la norma provincial, en forma obligatoria y con la finalidad de remediar el daño ambiental causado, “los infractores deben reforestar con especies nativas, pudiendo determinarse también la clausura del área afectada por las intervenciones, tendiente a la regeneración natural del mismo y su consecuente restauración". Además, en caso de desmonte mediante el uso del fuego, en zona de áreas naturales protegidas, o en caso de reincidencia, siempre la sanción a los propietarios es más severa. Así las cosas, la protección de los montes nativos se ha transformado en un tema prioritario que, necesariamente, debe ser atendido por el Estado y respetado por todos los actores del sector agropecuario y los habitantes de todas las regiones en las que estas formaciones vegetales todavía se mantienen en pie.

Ver Noticia On Line

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs