21 sep. 2010

Otra antena conflictiva en Villa María

El Diario de Villa María (21/09/2010)
Vecinos buscan evitar instalación de una antena de telefonía móvil

Los frentistas del sector realizan una campaña para que el dispositivo no se levante en calle Salta al 2300. Los denunciantes aseguran que empresas de telefonía ofrecen sumas de dinero para alquilar terrenos en la zona barrial
Vecinos del barrio Nicolás Avellaneda, se encuentran desarrollando una campaña para evitar que una antena de telefonía celular sea instalada en un terreno de ese sector de la ciudad.
“Necesitamos la atención y comprensión de todos. Quieren contaminar nuestro aire con la instalación de antenas para celulares en todos los barrios”, indicaron los consultados por EL DIARIO.
Puntualmente, los frentistas indicaron que el contaminante dispositivo sería erigido en calle Salta al 2365, es decir en plena zona urbanizada.
“Los vecinos se ven a veces tentados por las abultadas sumas de alquiler que las empresas de telefonía ofrecen. Queremos una solución y que se prohíba la colocación de la antena”, manifestaron los denunciantes.
“Todos los vecinos estamos muy tristes, en especial los que tenemos hijos pequeños y corremos el riesgo de que se enfermen. Sabemos que hay falta de legislación pero necesitamos el apoyo de la ciudad”, enfatizaron las fuentes consultadas por este medio.
“Las antenas causan enfermedades cancerígenas y afectan al sistema nervioso. Son clandestinas y están prohibidas”, también subrayaron las voces vecinales.
“Sabemos que estos aparatos pueden instalarse a cinco cuadras de distancia de centros urbanos, centros asistenciales, guarderías, geriátricos en instituciones con presencia de seres vivos”, advirtieron los frentistas.
Cabe señalar que los impulsores del rechazo a la antena, hasta el momento, han recolectado más de treinta firmas avalando su pedido a las autoridades para que la torre de telefonía no se ubique en la populosa zona barrial.

Todo riesgo
Desde que la telefonía móvil logró imponerse en el mercado de servicios, los efectos de las propaladoras de señal han sido cuestionados por sus efectos adversos sobre la salud de la población.
Algunas de las acusaciones que se vierten sobre las radiaciones emitidas por las antenas de telefonía es que, a pesar de que no son ionizantes (no alcanzan la temperatura necesaria para alterar moléculas de células vivas), generan un calor que podría perjudicar la salud.
Se les achaca también que pueden alterar nuestros ritmos biológicos (como el del sueño-vigilia) y que el organismo humano puede dejar de producir melatonina (hormona y anticancerígeno a la vez), debido a que, como se genera de noche, estas radiaciones pueden inhibir su formación.
Vale recordar que en la ciudad se levantan varias antenas. Una de ellas está ubicada en pleno centro de la ciudad (sobre terrenos del Ferrocarril) y fue severamente cuestionada por vecinos y especialistas en la temática de la contaminación ambiental que llevaron el caso ante la Justicia y motivaron al municipio local a promulgar una ordenanza especial al respecto.

Ver Noticia On Line

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs