21 mar. 2017

Bajo Grande abandonada



La Nueva Mañana  - Edición Electrónica (21/03/2017)
Denuncian alarmante contaminación por abandono en la planta cloacal de Bajo Grande

Sólo el 30% de las unidades de tratamiento se encuentran activas. Los trabajadores exigen que la Municipalidad de Córdoba cumpla con las inversiones que prometió. Por hora, millones de líquidos cloacales contaminantes son vertidos al Suquía.
A pesar de los numerosos informes que los trabajadores de Bajo Grande vienen realizando por los altos índices de contaminación, la situación no mejora. La falta de insumos y de personal son los puntos más fuertes que los 120 empleados de la planta cloacal les reclaman a la Municipalidad de Córdoba.
Actualmente, según señaló a La Nueva Mañana el delegado de la planta y licenciado en Química, Gustavo Ibarra, “funcionan el 30 % de las unidades de tratamiento, lo que provoca que del total de líquidos recibidos por la planta, sólo el 60 % sea tratado. El resto es vertido al cauce del Suquía tal como llega”.
Por hora, se vierten 10 millones de litros con líquidos contaminantes en el Suquía. Aún aquellos que reciben tratamiento están por fuera del límite establecido en el protocolo de la Dirección Provincial de Agua y Saneamiento (Dipas), por lo que los cordobeses estamos expuestos a un foco de contaminación ambiental permanente, ya que la planta funciona las 24 horas, todos los días.
“En el 2015 denunciamos la situación y en lugar de recibir una respuesta de parte del Municipio, fuimos imputados penalmente 53 compañeros que realizamos una asamblea”, señala Ibarra. Paradójicamente el delito por el cual el fiscal Carlos Matheu decidió imputar a los empleados municipales fue por presunta "contaminación ambiental dolosa".
Para Ibarra esa imputación fue absurda ya que “es justamente la Municipalidad la principal responsable de contaminar la Ciudad. Además después de imputarnos, no se hizo absolutamente nada para mejorar la situación y los índices de contaminación superan 80 veces los límites normativos”.
La semana pasada los delegados se reunieron por tercera vez en los últimos meses, con el Secretario General Daniel Arzani y con el Secretario de Planeamiento e Infraestructura Omar Gastaldi a quienes invitaron a recorrer la planta. Durante el recorrido los funcionarios pudieron comprobar el estado lamentable y de abandono que reina en Bajo Grande, sin embargo los trabajadores recibieron las mismas respuestas que vienen escuchando hace más de diez años: “el dinero ya va a llegar y la planta funcionará en su totalidad”.
Este lunes, tras realizar una asamblea, decidieron denunciar públicamente el alarmante estado de abandono y los altos niveles de contaminación que tienen los líquidos vertidos en el cauce del Río Suquía, que desemboca en la laguna Mar Chiquita.
Para Ibarra lo que sucede es una ‘vergüenza’: “Llevo 30 años trabajando acá y nunca vi algo así. Ni siquiera nos quieren dar una caja chica para los gastos que siempre surgen en un espacio como éste y que son prioritarios para poder gestionar los arreglos por desperfectos diarios”.

Rumores de otra planta
En el límite con el predio de Bajo Grande los empleados denuncian que se está limpiando otro terreno, donde a futuro se construiría otra planta de tratamientos cloacales. La obra estaría siendo llevada a cabo por la Provincia.

Ver Noticia On Line
.

1 comentarios:

norma delio dijo...

no es justo este daño.

Buscar

Cargando...

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs