10 jul. 2018

Bajo Grande: Al 60% o al 0% es lo mismo



La Voz del Interior (10/07/2018)
Bajo Grande, ¿hacia un nivel cero?

Al 60 por ciento o al cero por ciento, lo mismo da; la inútil discusión soslaya una crisis sanitaria de tal magnitud que aun se espera el nacimiento del funcionario que la explique.
Podríamos estar en el peor de los mundos, pero aún no hemos llegado. Nuestro habitual pesimismo debería morigerarse ante la noticia de que la planta de tratamiento de efluentes cloacales de Bajo Grande funciona al 60 por ciento, respuesta oficial a los avisos de los agoreros que denuncian su total parálisis.
O sea que todavía no lo hemos logrado, bien podríamos concluir, pero estamos haciendo los esfuerzos necesarios.
No resulta fácil concederle una cuota de seriedad a cualquier versión que involucre a un problema del que los cordobeses tenemos serias pruebas cotidianas: barrios enteros invadidos por los desbordes de cloacas que ya no son noticia por su habitualidad y continuos reportes sobre la obsolescencia de una planta que suele carecer de insumos.
Aunque a veces tiene mucho cloro, sus percoladores fuera de servicio y sufre una repetida desinversión que la hace cada vez más inútil.
Al 60 por ciento o al cero por ciento, lo mismo da; la inútil discusión soslaya una crisis sanitaria de tal magnitud que aun se espera el nacimiento del funcionario que la explique.
Se dice como un mantra que ninguna gestión, nacional, provincial o municipal quiere encarar obras que vayan bajo tierra, porque no se ven. Y, en cumplimiento de tal premisa, el anárquico crecimiento de Córdoba ha acumulado un pasivo ambiental cada vez más costoso a la hora de afrontarlo.
Esta situación llega al punto que la nueva y demorada planta depuradora sólo servirá para aliviar a la más antigua, pero apenas podría atender a la ciudad de Córdoba que fue 10 años atrás, y ya no es.
Tanto, por cierto, como habrá de ser insuficiente el aporte que la Corporación América habrá de concretar alguna vez, tras no construir la planta que había prometido en los predios del Batallón 141. Demasiados peros.
Puestos a tapar el sol con un dedo, muchos realizan el esfuerzo de ignorar que las aguas del Suquía ya vienen contaminadas desde Punilla.
Y que esto se agrava geométricamente aguas abajo de Chacras de la Merced, que se han clausurado balnearios en poblaciones del departamento Río Primero y que estudios preliminares dan cuenta de indicios de contaminación en la desembocadura del río en la laguna de Mar Chiquita.
Pero deberíamos serenar los espíritus, ya se dijo que aún no estamos en el peor de los mundos.
Bien encaminados como estamos, esta y otras materias valen para acreditar que quienes no pueden lo más, de seguro pueden lo menos y en eso estamos. Pruebas al canto.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs