30 dic. 2016

De basural a plaza en Villa La Lonja



La Voz del Interior (30/12/2016)
El basural que transformaron en un espacio de juego para los chicos

Organizaciones sociales encararon el proyecto para garantizar el derecho al juego. Los niños de Villa La Lonja participaron del diseño y ahora cuidan y valorizan el lugar.
Lo que antes era un descampado con basura y cables tirados ahora es una placita de juegos para los niños de Villa La Lonja. La transformación fue puesta en marcha por dos organizaciones que, de la mano de los niños del barrio, diseñaron el espacio con la idea de garantizar el derecho al juego.
La nueva placita está ubicada en el cruce de las calles Cruz Roja y Río Negro, en el sudoeste de la ciudad. La Red Nuestra Córdoba y la organización Perspectiva Social encararon la intervención participativa en ese sector del barrio para garantizar que los chicos tengan recreación en el mismo lugar donde viven.
Para eso, hicieron talleres con los niños a lo largo del año, y trabajaron sobre el reconocimiento del cuerpo y del espacio que habitan. En esta etapa recibieron la colaboración de estudiantes del Instituto Superior Quality, con quienes trabajaron la idea del juego en movimiento. Después, los chicos hicieron dibujos, collages y maquetas para diseñar el espacio que querían y necesitaban.
Así fue como la placita empezó a tomar forma. Se compraron los equipamientos y se armaron los juegos. Miembros de la cooperativa de carreros La Esperanza y vecinos del barrio plantaron árboles para que ese descampado de a poco se vaya convirtiendo en un lugar que invite a quedarse.
Mariana Arruabarrena, integrante de Nuestra Córdoba y Perspectiva Social, cuenta que trabajaron con la mirada puesta en el juego de los niños de hasta 4 años. “Cuando uno dice plaza, puede pensar que entran todos los niños. Sin embargo, hay cosas que miran específicamente las necesidades de los más pequeños, quienes generalmente todavía no iniciaron su escolarización y no tienen contacto con este tipo de materiales novedosos. Para ellos, estas son sus primeras salidas fuera de la casilla”, explica.
Desde hace algunas semanas, el descampado cambió su cara pálida. Ahora hay un mangrullo, una rayuela, unos túneles y una pared sonora con elementos que hicieron en los talleres. A veces hay cola y los chicos sacan turno para subirse a las hamacas, lo que confirma la necesidad que había de contar con un espacio de juego.
“Es impresionante el uso que le dan y están fascinados porque van desde otros barrios. Decían que por primera vez no son ellos los que van afuera sino que otros van ahí. Tienen la posibilidad de ofrecer algo para el entorno, distinto a lo que los vecinos piensan de ellos”, dice Arruabarrena, licenciada en Ciencias de la Educación.
Así, la pequeña placita instaló en el barrio una posibilidad y también habilitó derechos: los niños de los sectores olvidados de la ciudad tienen derecho a jugar.
Seguros. Además del espacio físico de la plaza, el proyecto de la Red Nuestra Córdoba y de la organización Perspectiva Social busca revalorizar el uso del espacio público. Al trabajar en el terreno surgieron otros problemas asociados, como la presencia de cables que hubo que levantar para que la plaza fuera un lugar seguro.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs