24 oct. 2016

Otros efectos de la prohibición de las bolsas

Comercio y Justicia (24/10/2016)
Bolsas de súper: la industria del plástico perdió parte de su personal

Más allá de las que seguramente fueron buenas intenciones, la ordenanza 12415, que tiene por objeto reducir el consumo de bolsas de acarreo de un solo uso y promover el uso de bolsas reutilizables, generó desempleo en Córdoba.
La Cámara de la Industria Plástica de Córdoba lo había advertido y hoy es una realidad.
Las fábricas que se dedicaban exclusivamente a la elaboración de bolsas plásticas para abastecer a los supermercados despidieron a casi 30% de su personal y se vieron obligadas a realizar inversiones para adaptar la maquinaria que poseen a la fabricaciones de otro tipo de embalajes.
“Nuestro sector tiene diferentes realidades. Aquellas empresas que se dedicaban a elaborar bolsas de acarreo, las de los súper, debieron desprenderse de entre 20% y 30% de su personal y además debieron readaptar sus líneas de producción para cambiar de producto”, relató Alfredo Osses, presidente de la entidad empresarial a Comercio y Justicia.
“Las otras, que no tenían a estas bolsas como su producción principal o exclusiva, perdieron aporte de su producción pero están sustentadas en la diversidad de sus líneas”, dijo.
Sucede que a partir de la vigencia de la mencionada ordenanza, la producción de las bolsas con corte “camiseta” (por su forma) disminuyó hasta 90%, sólo en la ciudad de Córdoba.
“Se producían entre 30 y 35 millones de bolsas por mes y ahora sólo 3,5 millones”, explicó Osses.
Eso ocasionó el despido de cerca de 60 operarios. “No parecen ser muchos, pero en realidad el número es significativo si se tiene en cuenta que la fabricación de este tipo de productos es altamente automatizada”, explicó el dirigente.

“Nos sorprendió que la normativa no cumpliera su objetivo”, lanzó, al hacer referencia a que la ordenanza, además, buscaba “complementar la recolección selectiva de residuos”, tal y como lo indica el texto legislativo.
“La Municipalidad se comprometió a que hubiera más camiones para hacer la recolección diferenciada en más barrios, pero eso aún no sucedió”, dijo, y agregó: “Además, la gente dejó de recibir un servicio para sumarse un costo, porque antes usaba la bolsa del súper para la basura y ahora debe comprala”.
En ese sentido, Osses aclaró que no es que ellos estén en desacuerdo con la intención de racionalizar el uso de las bolsas plásticas. “Nosotros proponíamos que los supermercados restringieran la entrega, es decir, que le dieran al cliente una bolsa por cada ocho o 10 artículos, con lo cual se lograba el objetivo de reducir el uso, pero no se le sumaba el costo al ciudadano de tener -como ahora- que comprar bolsas para la basura”, dijo.
Al respecto, el dirigente evaluó que los “grandes beneficiados” con la medida fueron los supermercadistas que no sólo trasladan el costo de la bolsas plásticas sino que hacen negocio con ellas, “porque las bolsas cuestan entre 25 y 28 centavos, mientras que al cliente le cobran entre 45 y 50 centavos”, aseguró.

Esperanzados
Más allá de la coyuntura, Osses se mostró esperanzado y destacó que, pese a que el volumen total de producción de la industria del plástico se redujo entre 10% y 20% (toneladas procesadas) en el primer semestre, “se redujeron las horas extras de trabajo y se debió despedir o acomodar gente, el del plástico es un sector muy dinámico. Los empresarios invirtieron para readaptarse y estamos seguros de que cuando la economía empiece a repuntar, nosotros también nos reacomodaremos”.
Finalmente, destacó el trabajo que vienen llevando a cabo con gente de la Municipalidad para fomentar las políticas de reciclado. “En Europa se recicla 80% del plástico que se utiliza. Acá sólo 15%. Tenemos mucho por hacer todavía”, concluyó.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs