10 oct. 2016

Energía nacional dejó en banda a la biomasa cordobesa

El Puntal de Río Cuarto (10/10/2016)
Hay 240 millones de dólares de inversiones para biomasa en riesgo

La provincia buscaba hacer punta en la generación eléctrica a partir de silos de maíz o de sorgo, para aprovechar su potencial productivo. Pero el Ministerio de Energía nacional dejó afuera estas iniciativas y con ello la posibilidad de replicar el modelo en todo el interior, donde había 60 plantas proyectadas
El resultado de la licitación por energías renovables que la Nación cerró a fines de la semana pasada cayó como un baldazo de agua fría en Córdoba, donde había gran expectativa por los proyectos presentados para desarrollar un parque eólico en Achiras y un primer grupo de plantas de biomasa que tenían además proyección para varias pequeñas localidades del interior.
En rigor, eran 60 plantas las que se pensaba construir si estas primeras dos o tres presentadas en la compulsa técnica y económica superaban la instancia. La sorpresa en la provincia llegó cuando se observó el reparto de proyectos a nivel nacional y Córdoba apareció sin ninguna adjudicación. Lo mismo que San Luis, Mendoza y Entre Ríos. En Santa Fe, apenas un proyecto que quema restos de madera pudo superar la instancia.
El impacto no será menor para la provincia si se tiene en cuenta que cada planta de biomasa cuesta unos 4 millones de dólares, lo que implica que con esta decisión nacional se pierden unos 240 millones de dólares de inversión en los próximos años.
Pero no sólo se perderá ese monto, sino que además se cae la posibilidad de ingresar en la generación limpia con alternativas que agregan valor a la producción primaria, como especialmente ocurre con el maíz. Puntualmente, el departamento Río Cuarto es el principal productor de ese cereal en el país, y el camino de las energías renovables aparecía como una opción más para industrializarlo. Del grano al electrón era el nuevo camino que se abría.
Había allí muchos grupos de productores que estaban avanzando en sociedades para sumar inversiones aprovechando el conocimiento alcanzado en esa explotación.
La primera planta de este tipo se instaló en Río Cuarto, y fue Bioeléctrica, que participó no sólo ofreciendo la energía que viene generando de un mega sino que se presentó con una propuesta de duplicar su capacidad y además construir otra planta dentro del predio de Bio4, la productora de etanol. Lo hacía a partir de la utilización de silo de maíz, para lo cual utilizaba 500 hectáreas al año de ese cereal y luego lo mezclaba con estiércol de tambos, solucionando también un pasivo ambiental. Este mismo esquema se repite en Huinca, donde la planta procesa basura de General Roca y completa la carga con silo de sorgo.
Para lograr eso, los proyectos establecían que era necesario percibir 230 dólares por mega producido, pero la Nación bajó ese valor a poco más de 190 dólares, lo que terminó borrando la posibilidad de ese desarrollo en el interior cordobés.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs