22 oct. 2016

Centro de la ciudad de Córdoba: público y degradado

La Voz del Interior (22/10/2016)
Espacio público vital y degradado

Amplios sectores del Centro de la ciudad de Córdoba son objeto de una degradación constante, como resultado de proyectos oficiales de recuperación que muy pocas veces se traducen en obras y debido a la desidia de comerciantes y frentistas propensos a desconocer las normas y a utilizar el espacio público en beneficio propio.
Un cuadro de postergación y desorden que parece fuera de control de los inspectores municipales y que se verifica no sólo en las calles de circulación peatonal, sino también en las arterias de estacionamiento vehicular restringido.
Los malos ejemplos abundan: carteles mal ubicados; bandejas movibles de quioscos que avanzan sobre la vereda; bares que colocan mesas, sillas y sombrillas sobre la senda peatonal; vehículos de carga y descarga que no respetan los horarios establecidos, más las infaltables aceras maltrechas son algunas de las postales que se verifican con sólo emprender una caminata por el Centro.
El desorden conspira contra las buenas intenciones públicas y privadas de revitalizar esa zona crucial y olvidada, por la que cada día circulan miles de ciudadanos y que, además, es punto de visita obligado para el turismo que hace escala en la Capital.
La desatención generalizada suele alcanzar picos extremos cuando las peatonales son invadidas por centenares de vendedores ambulantes que ofrecen todo tipo de mercaderías y que tienen a maltraer a los comerciantes que trabajan a derecho y que pagan sus impuestos.
Frente a una situación que durante décadas ha tenido más promesas que ejecuciones de obras, resulta bienvenida la iniciativa de la Municipalidad de Córdoba dirigida a liberar los espacios que son ocupados fuera de regla, a través de intimaciones a frentistas y comerciantes.
Como informamos en nuestra edición del pasado lunes, por ahora se tomarán como prioridad de control las zonas comprendidas por las avenidas Colón-Olmos, Chacabuco-Maipú, bulevar Illia-San Juan y la calle Fragueiro, lo que conforma unas 60 cuadras que en un plazo de seis meses deberían estar libres de ocupaciones ilegales.
A tono con la necesidad de devolverle al Centro el prestigio público y comercial de antaño, es auspicioso que se pongan en foco acciones integrales. Entre estas, las referidas al alumbrado público y a una reparación del embaldosado en las peatonales y veredas que lucen en pésimo estado.
Sin embargo, nada será factible sin la participación conjunta de los principales sectores involucrados en esta problemática, es decir, el municipio como autoridad de control y obras, los frentistas y la cámara que nuclea a los comerciantes.
Hay proyectos que están otra vez en agenda, aunque el cuidado del espacio céntrico debe comprometernos a todos.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs