8 oct. 2016

Aguas poco sanas en las calles



Día a Día (08/10/2016)
El riesgo de pisar derrames cloacales

Los derrames cloacales son un tema serio. Pisar un río de aguas negras implica arrastrar bacterias peligrosas en las suelas de tus zapatillas.
Seguramente muchos vecinos de la ciudad están acostumbrados a convivir con derrames cloacales en la esquina de su casa, y probablemente otro tanto se haya cruzado con alguno en el centro de la ciudad. Para saber qué transportan esos ríos de agua servidas y hasta dónde te puede acompañar la contaminación si no limpias tu calzado correctamente, decidimos analizar el material que sale de una cámara de inspección de una red de cloaca cuando desborda.
Con los análisis realizados, sorprende saber que hay un importante presencia de bacterias coliformes (las que provienen de la materia fecal) a 300 metros de distancia de un desborde, y que las bacterias se prenden tanto a la suela de una zapatilla que continúan en grandes concentraciones incluso después de caminar 600 metros luego de haber pisado un derrame cloacal.
Los especialistas. Para la tarea Día a Día convocó a unos especialistas en el rubro: la profe de química Elena Lehner y sus alumnos del colegio Nicolás Copérnico, que ya ganaron una feria de ciencias nacional por haber estudiado qué bacterias se encuentran en los bancos del aula, y que ayer reforzaron su “chapa” de investigadores consagrándose como ganadores de la feria provincial con una receta a base de limón para matar larvas de mosquitos Aedes aegypti.
La experiencia no fue nada agradable. Se juntaron muestras de una tapa de la red de cloacas (en la esquina de Paso de los Andes y San Luis) que el jueves 29 de septiembre se encontraba con un desborde. Con recipientes e hisopos estériles, agua oxigenada, guantes, barbijos, lavandina y mucho cuidado se tomar las muestras.
Bajo la lupa. Primero se sacó agua del lado de la tapa de inspección para determinar qué estaba saliendo de la red de cloacas. Luego, uno de los alumnos pisó el agua contaminada y se tomó una muestra de la suela de sus zapatillas y las muestra se repitieron a los 75, 300 y 600 metros caminados luego de haber pisado el líquido.
Para detectar la presencia de bichos, las muestras se depositaron en cápsulas de Petri con Agar Levin –medio de cultivo para bacterias coliformes– por 24 horas y a una temperatura de 37 grados.
Así, se observó la presencia de escherichia coli –una bacteria que es responsable de numerosas enfermedades–. Todo este riesgo, expuesto al aire libre.
Para Lehner es más preocupante aún un resultado en particular: la presencia de bacterias coliformes a 300 metros del derrame: “Se detectó en la puerta de la escuela, donde muchos alumnos esperan y hacen charlas. Detectamos un desarrollo alarmante de bacterias, mucha eschericha coli. Creo que algo similar se puede encontrar a 300 metros a la redonda de cualquier derrame cloacal, ya sea que esté entrando a un hospital, a un dispensario, a un consultorio, a una casa de familia, donde los nenes gatean o se llevan cosas a la boca. Si a esto le sumamos que encontramos muchísimas bacterias en nuestras suelas luego de pisar un derrame y caminar 600 metros, tenemos qué pensar qué hacer para cuidarnos. ¿Cuántos de nosotros nos acostamos en la cama sin sacarnos el calzado?”.
¿Qué dice la Muni? Desde el Palacio 6 de Julio reconocen la gravedad sanitaria que implica un desborde de cloacas, pero aseguran que la velocidad de respuesta a este tipo de reclamos ha mejorado en el último año.
Daniel Bardagui, director de Redes Sanitarias explicó: “Los desbordes, en general, se producen por un mal uso del vecino de la red, que tiran desechos sólidos, lo que genera que los caños se taponen. Usualmente solemos tener unos 20 o 30 reclamos por día, que se resuelven dentro de las dos o tres horas de ser presentados. Se pudo mejorar porque los empleados de la dirección trabajan en cuatro turnos de seis horas, entonces no se acumulan trabajos”.
Por otro lado, Bardagui remarcó que también generan muchos problemas las conexiones clandestinas de desagües pluviales a la red de cloacas. Según el funcionario, esta semana se registraron 200 pedidos de desobstrucción por día después de la tormenta del martes pasado.

El estudio
- Agua servida. Se tomó una muestra del agua que emanaba de la tapa de inspección de la red de cloacas. El estudio detectó un gran desarrollo de bacterias coliformes, entre ellas, escherichia coli. Se llegó a contar el desarrollo de 36 mil colonias de bacterias por mililitro de agua.
- Pisar el derrame. Uno de los alumnos de la escuela Nicolás Copérnico pisó el derrame y se tomó una primera muestra de la suelas de sus zapatillas. Por el estudio se detectó la presencia de más de 100 mil unidades de bacterias por colonias que se desarrollaron en la suela.
- A caminar. El estudio detectó que si bien la presencia de bacterias en la suela disminuye andando, los bichos todavía siguen presentes y en altas concentraciones. Las muestras se repitieron a los 75, 300 y 600 metros de distancia del desborde, luego de que el alumno caminara esas distancias.
- Lejos del desborde. Se detectó la presencia colonias de bacterias, entre ellas escherichia coli, en la vereda del cole Nicolás Copérnico, a 300 metros de distancia del desborde. También se detectó la presencia de bacterias en sectores secos de las veredas por donde circula el agua contaminada.

¿Cómo hay que cuidarse?
Podés proteger tu casa de cualquier enfermedad que puede ser contagia con el contacto con aguas negras incorporando simples costumbres:
El cloro, una ayuda: Poné en el ingreso de tu casa un trapo remojado con un poco de lavandina para limpiar ahí las suelas de tus zapatillas cada vez que ingreses. También, preocupate por limpiar con frecuencia y con cloro el ingreso a tu casa.
Lavate las manos: hacelo siempre después de volver de la calle.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs