12 sep. 2016

El sur cordobés marca el impulso de las renovables

El Puntal de Río Cuarto (12/09/2016)
El sur cordobés se mete en la pelea por las energías renovables

La Nación convocó a una licitación por mil megas, pero se presentaron 6 mil en todo el país. Córdoba no tuvo gran protagonismo, pero casi todos los proyectos son de la región: en biomasa y eólicos. Implican una inversión de más de 100 millones de dólares entre Río Cuarto, Achiras y Huinca Renancó
Con una matriz energética fuertemente basada en los combustibles fósiles, la Argentina intenta dar sus primeros pasos para recuperar terreno en la carrera por las energías renovables. En ese marco, el Gobierno nacional dispuso una convocatoria a licitación para presentar proyectos, algunos en marcha y otros por ejecutarse, por mil megavatios. La sorpresa fue que hubo propuestas por más de 6.300 megas, entre eólicas, solares, biomasa, biogás e hidráulicas.
Dentro de ese paquete de ofertas la provincia no fue una gran protagonista porque apenas aportó 83 megas. Pero dentro de esa oferta que se presentó ante el Ministerio de Energía de la Nación, la gran mayoría corresponde al sur: 53 megas.
Hace su debut allí la generación a partir de biomasa, para lo que la región está especialmente favorecida por su potencial. Allí hay tres propuestas: dos a partir de silos de maíz y estiércol de tambos; y uno con procesamiento de basura y silo de sorgo. Los dos primeros corresponden a la empresa Bioeléctrica de Río Cuarto y suman 3,2 megas, mientras que el restante es de Huinca Renancó por 1,62 megas.
A eso se suman los 48 megas que ofertó la empresa CPRenovables para instalar un parque eólico en Achiras.
Más allá de la decisión de comenzar a diversificar la matriz energética con propuestas limpias, el proceso supone un volumen de inversión significativo, que en el caso regional suma poco más de 100 millones de dólares, teniendo en cuenta que cada mega de biomasa implica un monto cercano a los US$ 4,5 millones, y cada uno de eólica insume casi US$ 2 millones.
Pero no es lo único que estará en juego en el momento de seleccionar las ofertas, porque allí también empieza a evaluarse el impacto de cada proyecto en las comunidades, las facilidades para conectar y trasladar la energía a centros urbanos, el nodo de conexión cercano disponible, entre otros aspectos.
En la provincia hay un consenso generalizado sobre la necesidad de avanzar en el agregado de valor de la producción primaria y ésta es una de las alternativas fuertes por delante, a la que se suma la del etanol de maíz, de mayor crecimiento en la actualidad con tres de las cinco plantas que existen en el país radicadas en la provincia: Río Cuarto (Bio4), Alejandro Roca (Promaíz) y Villa María (ACABio).
Generar un electrón a partir de maíz es un desarrollo reciente que al igual que el etanol dio su primer paso en Río Cuarto. La planta de Bioeléctrica ya está produciendo 1,2 megas mezclando silo de maíz con estiércol de tambo, con lo que produce metano que luego quema para generar energía que por ahora entrega a la planta de Bio4. La idea de los directivos es duplicar la capacidad de la planta actual y sumarle una más dentro del predio de la etanolera. Como se sabe, cada mega implica el consumo de 500 hectáreas de maíz. Sólo habría que considerar que en el departamento Río Cuarto se espera una siembra de 200 mil hectáreas para esta próxima campaña gruesa. Y el agregado de valor puede ser un motor adicional para su expansión, al que se suman las mejores condiciones de mercado y de comercialización del cereal.
Sobre la mesa de Energía también se considerará el impacto en las economías regionales. Es de esperar que las plantas de biogás no solucionen grandes problemas energéticos con su oferta, pero sí son industrias de base que garantizan estabilidad. Suman a la porción dura de generación eléctrica, como las plantas a base de gas natural o fuel oil. Producen siempre el mismo caudal energético, sin depender de variables externas. En el caso de las eólicas, son inestables en lo productivo porque sí dependen de la existencia del viento, y por eso tienen una eficiencia de entre el 40 o el 45 por ciento dependiendo de la zona.
Estas últimas, además, no implican un movimiento permanente, más allá del momento de instalación de los ventiladores y las correspondientes operaciones de mantenimiento. En las plantas de biogás, la carga del biodigestor y el transporte del estiércol a diario desde los tambos implican la incorporación de otros eslabones.
A cambio, las ofertas de biogás implican un costo mayor del megavatio producido que el de los parques eólicos o los solares. Es más caro producir un mega allí que en un parque de ventiladores.
Por eso de un lado estará esa variable y del otro la generación de empleo, el agregado de valor de producción primaria y el aporte a la solución de pasivos ambientales.
El mes próximo, evaluando esas aristas, Energía dará a conocer la contratación de mil megas de energía renovable, de los más de 6 mil ofertados en el país.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs