1 ago. 2016

Excesos hídricos: cortaron el cruce de rutas 8 y 12



El Puntal de Río Cuarto (01/08/2016)
“Queremos que nos saquen el agua y hagan las obras que prometieron”

Medio millar de vecinos reclamaron en el cruce de rutas 8 y 12 por la canalización de la laguna La Blanqueada. Exigen urgentes respuestas de la Nación y la Provincia. Y advirtieron que hay pueblos a punto de desaparecer
“Esto es un hartazgo, la gente está cansada y se llegó al final de la paciencia tras la muerte de Formento, que es la tercera vida que se cobra la Blanqueada”. “Hasta cuándo vamos a esperar”. “Nuestros pueblos van a desaparecer y nuestra gente va a terminar viviendo en las villas de las grandes ciudades”.
Estos y otros centenares de comentarios se multiplicaban entre los más de quinientos habitantes de poblaciones como Guatimozín, Cavanagh, Canals, Arias, Colonia Progreso, Alejo Ledesma, que ayer se manifestaron pacíficamente en el cruce de las rutas nacional 8 y provincial 12. El paisaje a su alrededor era más que contundente y justifica el reclamo de estos vecinos que hace meses están amenazados por las aguas.
La paciencia de los vecinos terminó cuando un joven mecánico de la zona terminó “tragado” por la laguna. Fue así que un grupo de mujeres autoconvocadas decidió ponerse el reclamo a hombros y salir a la ruta a solicitar respuestas. Piden a la Provincia y a la Nación soluciones urgentes, y que entiendan que este es un problema que se lleva la vida de los habitantes del sureste cordobés.
Con diferentes pancartas, sin ninguna identificación política, familias con sus hijos y productores portaron carteles para pedir por “sus derechos constitucionales” y reclamar: “Queremos que saquen el agua. Dejen de robarnos el futuro”.
La manifestación de ayer comenzó a las 10 de la mañana y continuó con la presencia de personas hasta cerca de las 17 horas. Durante estas casi 7 horas los vecinos de la zona entregaron a los viajeros volantes en los que exponían la situación que viven y el reclamo que los moviliza.
Los reclamantes explicaron que no sólo los perjuicios alcanzan al sector productivo (motor de la economía de todos los pueblos del sudeste), sino a la salud, la educación y hasta la seguridad de estos pueblos que hoy se ven impedidos de caminos por donde salir en caso de emergencia. A su vez, viven con la incertidumbre de ver cada día que sus casas se hunden y agrietan.
Guatimozín y Cavanagh son dos de las poblaciones más afectadas. La laguna La Blanqueada las amenaza desde hace años y, a pesar de los reclamos, ninguna solución ha llegado. Desde febrero último, la ruta 12 está cortada y sólo se circula en un carretón. Para salir, los habitantes de la zona deben hacer largos rodeos y recorrer más de 200 kilómetros para llegar a Corral de Bustos en busca de asistencia sanitaria, judicial y hasta educativa.

Petitorio a los gobernadores
Cerca del mediodía, los presentes en la movilización se reunieron y acordaron firmar un petitorio que elevarán a los gobernadores de Córdoba y Santa Fe para reclamarles que acudan a la Nación y acuerden de manera urgente un plan de obras para canalizar La Blanqueada y recuperar los caminos y rutas de la zona. A su vez, exigen que todos los proyectos que se diagramen sean publicados en los medios. “No nos sirven las reuniones privadas, queremos que quede plasmado públicamente qué inversiones se harán, cuánto tiempo demandarán y cómo se ejecutarán”, sentenció Liliana Broda, una de las vecinas del grupo de mujeres autoconvocadas.
Broda es la mujer que escribió una carta en la cual contaba la dramática situación que viven cientos de familias en el sureste cordobés y fue el ministro Ricardo Buryaile (Agricultura), quien la recibió en su despacho. “Me escuchó y agradezco esto, pero las soluciones no llegaron”, aseguró a PUNTAL la mujer.

Testimonios
Ariel Soribes es productor agropecuario y tiene gran parte de su campo bajo agua. Como productor ganadero ha sufrido pérdidas de animales y en diálogo con PUNTAL manifestó: “Este es un problema  regional, no es de una localidad, o de un solo pueblo. En el caso de la provincia de Córdoba abarca dos departamentos importantes, los más ricos en valor de tierras, que son Unión y Marcos Juárez. Además el problema trasciende las fronteras porque también involucra a Santa Fe”.
“No tenemos más caminos rurales, no hay cómo sacar la producción, no hay cómo sacar lo que tenemos en los bolsones. Es la grave situación que estamos viviendo. La problemática empezó hace tres años y se fue agravando, y hace ya dos años que se están pidiendo las obras, pero todo va muy lerdo. El problema es que, además, se nos ha cortado la ruta 12 que es nuestra salida hacia el norte, y nos afecta en lo que hace a atención de salud, Justicia, comercio, educación”, manifestó Soribes. “Estamos totalmente aislados, y ni hablar de la gente que se ha tenido que ir del campo”.
Este productor cuestionó la emergencia agropecuaria decretada por la Provincia por cuanto -dijo- lejos está de cubrir las millonarias pérdidas sobre las 120 mil hectáreas que están bajo agua en la zona.
Marisa Tenaglia es abogada y vecina de Cavanagh y es una de las mujeres impulsoras de esta manifestación. “Nuestro reclamo es que se  hagan las obras de canalización. Cavanagh y Guatimozín están muy complicados, son pueblos que están aislados. Pedimos que se hagan los  trabajos de canalización de la laguna La Blanqueada”. Y advirtió que, de no llegar las soluciones pronto, “nuestras localidades van a desaparecer. Son comunidades cuya economía depende del campo. Queremos que el gobierno nacional nos escuche para que conjuntamente con el de la provincia hagan las obras; es lo único que pedimos”.
Al igual que los demás reclamantes dijo estar cansada de las reuniones y análisis, y sentenció: “Acá hay que traer soluciones. Este alteo que anunció la Provincia para la ruta 12 de nada va a servir. El problema es mucho más grave”.
Otra de las vecinas que estuvo varias horas en la manifestación es Nadina Zaranich, abogada y productora, quien fue terminante al señalar que lo único que piden los habitantes de esta zona es el respeto por sus derechos constitucionales. “Queremos las obras de canalización y la solución del problema puntual de la ruta en La Blanqueada. El problema excede más de lo de la ruta cortada. Estamos reclamando la canalización porque, en el caso de nuestra población, Guatimozín, tenemos  serios problemas”.
Zaranich explicó que en su comunidad las casas se derrumban, los pozos negros se saturan y el colegio secundario debió ser cerrado porque cinco de sus aulas están a punto de caerse. Los estudiantes ahora deben concurrir a clases de noche y en las instalaciones prestadas por el colegio primario. “Esto es un hartazgo, la gente está cansada, y se llegó al final tras la muerte de Formento, que fue la tercera víctima de la laguna”. Esta vecina también cuestionó la obra de alteo que anunció la Provincia: “Van a gastar 70 millones en una obra que no soluciona nada. La verdad, sentimos que nos mienten. Además dicen que se necesita del permiso de Santa Fe y Buenos Aires para sacar el agua. No es problema de los vecinos, es el gobiernoque debe encontrar las soluciones”, reclamó.
Para trabajar, esta abogada debe viajar permanentemente a Corral de Bustos, pero el recorrido de tan sólo 25 kilómetros que antes hacía, ahora por la inundación se extiende a 200 kilómetros. “Rompo el auto, los trámites que debo hacer se atrasan, y así todo”.
Carla Zencich estuvo recorriendo los campos junto a medios de comunicación para mostrar la crítica situación que vive la zona. Dijo que ya no se soporta más y que es necesario medidas urgentes.
El productor rural Domingo Capeloni aseguró que ya no saben a quién recurrir para encontrar soluciones. “Todo el mundo viene para decir que están evaluando y viendo, y nosotros estamos perdiendo cada vez más superficie, más puestos de trabajo. La problemática del agua sigue avanzando. Cada vez estamos más complicados . El tema es que se vengan a hacer las obras que correspondan para que nos puedan solucionar nuestro problemas. No cortamos rutas, solamente manifestamos pacíficamente y entregamos volantes para hacer saber de nuestra situación”.
Liliana Broda, la productora agropecuaria cuya carta llegó a oídos del ministro Buryaile, fue contundente al decir: “No queremos ser la segunda Picasa (en referencia a los miles de hectáreas que en el sur cordobés quedaron bajo agua). Hay muchas familias que se ven obligadas a dejar sus trabajos en los campos porque temen por la salud de sus hijos y para que estos puedan estudiar. Si no hay soluciones será más gente que tendrá que emigrar a las villas miserias”.
Respecto del reclamo, dijo que exigen el compromiso de los gobernadores Juan Schiaretti y Miguel Lifschitz (Córdoba y Santa Fe) para que se hagan las obras pendientes. “Exigimos (además) que se reúnan con el ministro Rogelio Frigerio para que también la Nación entienda que este es un problema de Estado. Queremos ver que se publiquen los proyectos, las inversiones y los tiempos, y que no quede sólo en reuniones privadas”.
Cuando la tarde se fue cerrando, los vecinos volvían a sus hogares esperanzados en que este reclamo sea escuchado.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Hoy Día (01/08/2016)
Marcharon para reclamar por obras contra las inundaciones

La Voz del Interior - Edición Electrónica (01/08/2016)
Sobre la ruta, protestaron por las inundaciones en el sudeste cordobés

El Periódico de San Francisco  - Edición Electrónica(01/08/2016)
Decretan estado de desastre para campos, pueblos y rutas afectados por inundaciones

.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs