11 ago. 2016

Cambia la normativa sobre agua



La Voz del Interior (11/08/2016)
Para que sea potable, el agua debe rendir más exámenes

La Provincia dictó una nueva norma, que agrega más elementos por analizar para que sea apta para consumo. Agroquímicos, las toxinas que producen las algas, el uranio y otras sustancias se han sumado a la lista, que fue revisada.
Córdoba tiene, desde esta semana, nuevos parámetros para medir qué condiciones debe reunir el agua de consumo para ser potable. La nueva reglamentación garantizará un acceso más seguro al más vital de los servicios, si es que los controles que impone la hacen efectivamente cumplir en todo el territorio provincial.
La novedad es que se han fijado topes más restrictivos para ciertas sustancias que puedan estar presentes en el agua, y se agregó la obligación de medir otras, hasta ahora no contempladas, como 12 agroquímicos de uso rural frecuente, más minerales como el uranio, o las cianotoxinas que generan las algas en embalses con deterioro ambiental, como el San Roque.
La norma no prevé por ahora modificar el criterio respecto del arsénico, el elemento que más complica la provisión de agua potable en esta provincia (ver Sin variantes en los topes... ).

Qué cambia
La resolución 174 del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos fue publicada ayer en el Boletín Oficial . Actualiza y amplía la que regía desde 1993.
La redacción fue fruto de una comisión interdisciplinaria, coordinada por la Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia, con la participación de especialistas de las universidades Nacional, Católica y Tecnológica, médicos de hospitales provinciales, representantes del Instituto Nacional del Agua y profesionales de los ministerios de Salud y Agricultura de Córdoba. También participaron integrantes de la empresa Aguas Cordobesas y del Foro Ambiental Córdoba.
Fue esta organización ambientalista la que desde 2007 acumuló siete pedidos a la Provincia para que se actualicen los criterios para considerar el agua como apta para consumo humano. Finalmente, en 2014, el ministro Fabián López decidió admitir la propuesta y creó la comisión.

Criterios
Cristian Tosco, médico e investigador especialista en Ecotoxicología, integró la comisión técnica en representación del Foro Ambiental Córdoba. “Fue un interesante ejercicio multidisciplinario, con conclusiones consensuadas”, marcó. “Se tomaron como guía las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, para fijar los nuevos topes y elementos”, apuntó.
La resolución fija, para cada sustancia, un límite tolerable (LT) y un límite aconsejable (LA). “Tolerable es la meta actual; aconsejable es la meta por alcanzar”, marca el texto. Además, para varios casos ya anticipa reducciones de esos topes para aplicar dentro de cinco años.
Entre los elementos cuya presencia deberá medirse aparecen aluminio, hierro, cloruros, nitratos, arsénico, flúor, cromo, plomo, cadmio, mercurio, uranio y clorofenoles, entre otros, además de sustancias que impacten en color, sabor y dureza del agua.
La resolución también suma una lista de herbicidas y pesticidas de uso rural, como cipermetrina; endosulfán; glifosato; 2,4D; benzopirenos; malation, y clorpirifos, entre varios más.
Mantiene la tolerancia cero en parámetros microbiológicos, para bacterias como coliformes, Escherichia coli , seudomonas, clostridium y otras. A la vez, agrega a la lista un tope para cianotoxinas, que genera el exceso de algas en varios embalses.

Desafío
La norma también precisa las técnicas de laboratorio y muestreos por desarrollar para medir la presencia de cada sustancia. El criterio es de aplicación para todo el territorio provincial.
Uno de los interrogantes que genera es que para garantizarles a todos los cordobeses la misma calidad del agua que consumen se exigen estudios de laboratorio que demandan el uso de cierta tecnología, ausente en la mayoría de los pueblos y ciudades del interior. Del modo en que se faciliten y, a la vez, se exijan esos controles, dependerá el nivel de cumplimiento real.
Será el Ersep (Ente Regulador de Servicios Provinciales) el encargado de monitorear que los nuevos derechos que implica la norma para los usuarios no queden sólo escritos como una mera expresión de deseos.

Retoques y agregados
Agroquímicos. Casi ninguno se exigía medir en los análisis de agua potable. Ahora, por ejemplo, el límite tolerable será 50 microgramos por litro en cipermetrina, 20 en endosulfán, 10 en pentaclorofenol y 30 en 2,4D. Para glifosato, el herbicida de mayor uso rural, el tope es de 280 microgramos por litro. Según el Foro Ambiental, en Estados Unidos ese límite es de 700.
Inorgánicos. En arsénico se mantiene el tope de 50 microgramos por litro, para cromo es 50 y para plomo el tope es 10. En flúor, se bajó ahora a 1,7 miligramos por litro y en nitratos más nitritos, a 45 miligramos.
Otros. Para aluminio y hierro se tolera hasta 0,20 microgramos y en loruros hasta 400, entre otros elementos de la lista.
 Bacterias. Sigue siendo cero la tolerancia en todos los parámetros microbiológicos.

Ver Noticia On Line

Más Información:

La Voz del Interior (11/08/2016)
Sin variantes en los topes admitidos para el arsénico

El Periódico de San Francisco (11/08/2016)
Cordoba agrega análisis para evaluar el agua potable
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs