27 jul. 2016

La Nuclear de Embalse ya tiene su EsIA aprobado



La Voz del Interior (27/07/2016)
Aprueban estudio de impacto ambiental para la Central Nuclear de Embalse

La estatal Nucleoeléctrica Argentina informó que el informe fue aprobado por la Secretaría de Ambiente de Córdoba. El trámite permite continuar el proyecto de extensión de vida útil de la usina cordobesa, iniciado años atrás.
El proyecto de extensión de vida de la Central Nuclear Embalse, recibió la Licencia Ambiental por parte del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la Provincia. Con ese trámite, podrán continuar las obras de refacción de la planta, que en realidad se pusieron en marcha con este fin ya en 2011.
La empresa estatal Nucleoeléctrica Argentina (NASA) informó este miércoles que el estudio de impacto ambiental fue homologado mediante la resolución 203, firmada por el secretario de Ambiente y Cambio Climático de Córdoba, Javier Britch, y de esta forma se completó el proceso que se inició con la presentación del estudio ante la audiencia pública realizada el 7 de julio último.
En los considerandos de la norma se destaca "la trascendencia de los avances tecnológicos y sistemas destinados a mejorar la seguridad operacional e inclusive la modernización y optimización del turbogrupo".
La documentación presentada fue analizada por la Comisión Técnica Interdisciplinaria en el marco del procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental, detalló la resolución.

Obras
La extensión de la vida útil de la planta nuclear implica que podrá funcionar por otros 30 años. Las obras con ese fin se iniciaron en 2011 y resta el recambio de los equipos centrales. La generación de energía se incrementará a 683 megawatts de potencia, con una inversión total de 2.148 millones de dólares. El 70 por ciento de esa inversión ya se ha concretado.
Se estima que la parada iniciada en diciembre de 2015 para estas obras se prolongará al menos dos años más. Recién en 2018 la usina volvería a generar energía.
El ingeniero mecánico Gustavo Díaz, a cargo de la obra, explicó que "la planta está diseñada para una vida útil de 30 años que, una vez terminada, debe parar y demostrar que está en condiciones de seguir, es decir, una serie de mantenimientos muy específicos de esa extensión de vida".
Los cambios principales pendientes son de los canales de combustibles del reactor y de los generadores de vapor.
Además, se podrá seguir produciendo cobalto 60 para exportar y abastecer el mercado interno en aplicaciones medicinales e industriales.
Las obras demandan la ocupación de unas tres mil personas en los dos años que restan hasta que se culminen. La Central, normalmente, ocupa a unas 600 personas.
La construcción de la Central Nuclear Embalse se inició el 7 de mayo de 1974 y el 20 de enero de 1984 comenzó su operación comercial, que se extendió por más de 30 años, hasta que con su reactor envejecido y con su ciclo útil cumplido debió salir de servicio.
Durante la audiencia ambiental, las voces en contra de la reconversión de la usina fueron de agrupaciones ambientalistas. Además de plantear dudas y reparos por impactos ambientales y de seguridad de la planta, algunas entidades (como la cordobesa Funam) anticiparon que recurrirían a la Justicia en caso de aprobarse la licencia ambiental al entender que el procedimiento no cumplió todos los pasos que la ley de ambiente exige.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs