28 jul. 2016

La bioelectricidad ya comienza a despegar

El Puntal de Río Cuarto (28/07/2016)
La bioelectricidad promete 1.550 empleos en el interior provincial

La actividad, que muestra los primeros pasos en la región con generación de energía a partir de silos de maíz, sorgo o basura orgánica, podría sumar inversiones por 250 millones de dólares
La generación de energía a partir de biomasa ganó esta semana protagonismo vinculado a la necesidad de la ciudad de resolver el problema de la recolección de residuos y la higiene urbana. La posibilidad de procesar basura orgánica seleccionada en origen en una planta de generación eléctrica de la ciudad, a través de una prueba piloto con una veintena de hogares, abrió la expectativa de poder expandir esa primera experiencia.
Lo cierto es que en las últimas semanas, en la Legislatura provincial, representantes de diferentes bancadas y sectores privados vinculados a la generación eléctrica destacaron el potencial que esa industria tiene para la provincia, a partir del agregado de valor del maíz o el sorgo.
En ese sentido, un informe de la Fundación Fada le puso números a las posibilidades que abre la actividad hacia adelante.
La experiencia de la empresa Bioeléctrica, que genera un megavatio, podría multiplicarse 50 veces en distintas localidades del sur provincial, alimentadas por la principal zona productora de maíz de la Argentina. Eso podría generar 50 megavatios en el interior provincial (aunque con posibilidad de expandirse a 100 megavatios, teniendo en cuenta que la planta de Bioeléctrica hoy produce un mega, pero será ampliada a dos).
Instalar esa cantidad de plantas en distintas localidades de la región provocaría una inversión de 250 millones de dólares, lo que generaría alrededor de 1.550 nuevos puestos de trabajo entre directos e indirectos, de acuerdo al estudio de Fada.
En la Argentina se destinan alrededor de 4,5 millones de hectáreas de sorgo y maíz por año. Utilizando el 5% de la producción se podrían montar 430 plantas de un megavatio, lo que abriría una oferta energética necesaria para el país y le daría más estabilidad al sistema eléctrico en zonas en las que hoy no la tiene. Esa falta de calidad en que se encuentra en el interior del interior es lo que desalienta a su vez la posibilidad de radicar inversiones y desarrollo local.
“El potencial de Argentina es de 732 plantas, suponiendo una rotación de cultivos de 1:2 entre soja y maíz y un 5% de la superficie de maíz y sorgo destinada a generación energética.  Eso daría 732 MWh de oferta de energía de base”, explica el informe de Fada.

Proceso renovable
Cuando el cultivo absorbe la energía del sol, la transforma en biomasa, materia orgánica que puede convertirse en más energía para varios usos, explica el estudio.
“A través de un procedimiento amigable con el medio ambiente, la biomasa es convertible en biocombustibles, energía térmica y electricidad”, concluye el informe.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs