2 jul. 2016

Inundaciones: todos apuntan al gobierno



La Voz del Interior (02/07/2016)
En seis meses llovió lo habitual para un año

En casi toda la provincia, los registros de enero a junio se asemejan a los anuales. El segundo semestre sería menos húmedo. 2016 pinta como el más lluvioso en décadas.
En seis meses, lo que suele ser habitual en 12. Esa fue la lluvia caída en Córdoba en el primer semestre de 2016: en casi toda la geografía provincial, los registros acumulados de enero a junio son muy similares a los promedios históricos esperables para todo un año. En algunos puntos, como la Capital, la cifra del semestre ya supera la media anual de las últimas décadas.
Con este marco, no se descarta que 2016 supere al también lluvioso 2015, que en buena parte del mapa cordobés resultó el año con más precipitaciones de las dos últimas décadas.
El mapa que acompaña este informe precisa la lluvia caída en seis meses en diferentes puntos del territorio provincial, comparados con el promedio histórico anual estimado para cada región.
Gran parte del milimetraje de este año se registró en el verano, aunque también el otoño y hasta el invierno en marcha tuvieron caudales superiores a lo habitual.
El junio que acaba de terminar, por caso, resultó el más lluvioso de los últimos 30 años, con registros de entre 20 y 38 milímetros, según las zonas, pero que en todos los casos son muy superiores a los promedios históricos del mes.
La evidencia de las mayores lluvias, más que en los registros estadísticos, se observa a simple vista: amplias regiones del este provincial tienen aún cientos de miles de hectáreas rurales bajo agua y un tercio del mapa cordobés se ve complicado por la presencia de crecidas napas freáticas, a apenas centímetros del suelo. En el sudeste, hay al menos dos rutas que siguen cortadas por el agua que las inunda desde hace meses y varias localidades en esa zona siguen amenazadas, desde el verano, por el mar que las rodea y tarda en evacuarse.
Esa situación no obedece sólo a las precipitaciones de este año, sino a la acumulación con los registros de los dos años anteriores, también con registros por encima de la media histórica, luego de unos 10 años con valores por debajo de esos promedios.
Por contrapartida, la cara positiva de los excesos hídricos es que aleja todo riesgo de carencia de agua para consumo en el corto plazo y reduce las chances de que se generen incendios rurales importantes este año.

Cómo sigue
Según el observador meteorológico Mario Navarro, en lo que resta de 2016 las precipitaciones no serían tan abundantes como en el primer semestre. “Se percibe un frente de neutralidad, hasta abril o mayo de 2017. No será seco, pero tampoco tan húmedo. Podría hablarse de lluvias dentro de lo normal, o algo por encima. El invierno sumará lluvias y puede haber más nevadas serranas”, resumió a la hora del pronóstico.
El lado positivo de la humedad sin tregua. No faltará agua y se reducirán los incendios forestales
Junio récord. El más lluvioso en 30 años. El mes pasado, hubo precipitaciones de entre 20 y 38 milímetros en buena parte de la provincia.

Ver Noticia On Line

Más Información:

El Puntal de Río Cuarto (02/07/2016)
Canals: por el ascenso de la napa las casas cedieron más de 5 centímetros

La Voz de San Justo (02/07/2016)
Inundaciones: se agrava la situación en zona rural y el reclamo es masivo

El Diario de Villa María (02/07/2016)
La zona está en riesgo climático
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs