26 jul. 2016

Córdoba podría tener un nuevo Parque Nacional

La Voz del Interior (26/07/2016)
Una gran oportunidad para el oeste cordobés

Una vieja y gigantesca estancia, ubicada en el oeste de la provincia de Córdoba, podría convertirse en parque nacional. Es una propuesta interesante que debe contar con el apoyo de las máximas autoridades provinciales, ya que le daría a la región un proyecto de crecimiento y desarrollo del cual carece en la actualidad y por el que se viene reclamando hace tiempo.
Hablamos de la estancia Pinas, que supo pertenecer a Lisandro de la Torre y a Juan Manubens Calvet, con una extensión de más de 100 mil hectáreas, en los departamentos Minas y Pocho, en el oeste.
Virtualmente abandonada durante más de 30 años, se ubica en la ecorregión del Chaco Seco, dentro de las áreas cuya conservación es considerada prioritaria por el Proyecto de Evaluación Ecorregional del Gran Chaco Americano, de carácter internacional.
Para comprender su importancia, el Gran Chaco Americano es la ecorregión boscosa más grande del continente, si se exceptúa el Amazonas, y en Sudamérica es la más importante como bosque seco.
En el predio de la vieja estancia se acaba de detectar la presencia del pecarí chaqueño, que nunca antes había sido vis­to en Córdoba y que está en riesgo de extinción.
Un exlegislador radical hace años que intenta convencer a dirigentes políticos provinciales y nacionales. Por primera vez, la actual administración de Parques Nacionales se declaró a favor del proyecto y está dispuesta a trabajar, pero requiere de la participación de las autoridades provinciales.
Es lógico: la creación de un parque nacional exige una doble validación legislativa; a cargo de la Legislatura de la provincia implicada, primero; y luego, del Congreso nacional.
Al trámite legal se lo acompaña, además, con un estudio científico del área que se necesita preservar, para diseñar el plan con el que se administrará el nuevo parque.
Minas y Pocho figuran entre los departamentos cordobeses con menores índices de desarrollo. La zona reclama desde hace muchos años un plan integral para mejorar la calidad de vida de los habitantes, que tienden a emigrar por la falta de trabajo y por las carencias de todo tipo que los afectan. Hace falta desde agua potable y electricidad hasta caminos, médicos y escuelas.
Un parque nacional sería, en la práctica, una atracción turística, lo que provocaría el consiguiente desarrollo de esa industria y, de ese modo, la creación de nuevos puestos de trabajo.
Nada de eso sucederá de inmediato. La creación del parque, las necesarias obras de infraestructura, la llegada de inversiones, todo requiere de tiempo. Por eso, no se debe perder un día en la concreción del proyecto. Es una gran oportunidad para el oeste cordobés.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs