25 jun. 2016

Inti Raymi ganan adeptos en Córdoba



La Voz del Interior (25/06/2016)
El Inti Raymi y las hogueras de San Juan

Los rituales paganos y las celebraciones espirituales ganan adeptos en Córdoba. Multitudes en la Isla de los Patos y en barrio Güemes.
En círculo y con la mirada puesta hacia un Sol que ayer esquivó a Córdoba, unos 500 pares de manos se alzan hacia el cielo plomizo, en la tarde de barrio Alberdi. El “inca” comechingón agradece en quechua a Inti (Sol) porque fecundará a la Pachamama (tierra), “la que nos da la vida”.
Es el ritual andino del Inti Raymi, la Fiesta del Sol, el año nuevo andino (año 1524). Es el momento de recibir al nuevo sol, el solsticio de invierno (del 18 al 24 de junio) que marca el comienzo de un renovado ciclo agrícola.
Desde hace casi 20 años, la gente se congrega para celebrarlo en la Isla de los Patos. La festividad es cada vez más popular y más diversa. A las 4 de la tarde, en el centro de un frondoso círculo humano se enciende el “fuego sagrado” y se prenden cuatro antorchas que marcan los cuatro puntos cardinales. Se prepara la tierra para la próxima época de siembra, para que la tierra dé buenos frutos.
Tres horas después, en el corazón de barrio Güemes, se preparaba otra fogata: la de San Juan, una tradición popular española que se ha desparramado por mundo. Un ritual que marca el nacimiento de San Juan el Bautista, en una fecha cercana al solsticio de invierno.
Es el festival del fuego por antonomasia: el culto pagano del fuego y las hogueras que tienen como fin no sólo rendir tributo al Sol, sino también purificar los pecados del hombre y exorcizar los peores sucesos del año anterior.
En ambas celebraciones, tan distantes y distintas, están en juego las poderosas energías solares. De una u otra forma, es tiempo de renacimiento.

Año nuevo andino
Desde temprano, la Isla de los Patos, deteriorada y sucia, convocó a medio centenar de vecinos. Niños y adolescentes del Colegio San Jerónimo, a estudiantes del profesorado del Colegio Carbó, a alumnos del Instituto de Culturas Aborígenes (ICA), a miembros de pueblos originarios y curiosos.
“Es el comienzo de un nuevo año agrícola y la preparación de la tierra para la siembra”, explica Horacio Saravia, el cura de la parroquia de Alberdi.
En la ceremonia se venera al Sol, con canciones, rogativas, súplicas y ofrendas. Todo colorido y alegre, como buena fiesta.
Pilar, maestra del Colegio San Jerónimo, explica: “Participamos todos los años, nuestro colegio tiene orientación basada en la diversidad. Tenemos alumnos peruanos y la compartimos con las familias”. Para Cecilia, mamá de dos alumnos, es enriquecedor aprender de otras culturas.
Leonela, alumna del profesorado del Carbó, participa por primera vez del Inti Raymi, a instancias de una docente que les pidió un trabajo. “Pasan cosas especiales en esta fiesta. Me han dicho que cada vez, al mirar a Inti, el Sol sale”, asegura. Máximo y Juan Pablo, de sexto grado del San Jerónimo, portan sus banderas. “Venimos a compartir, a respetar a la Pachamama y al ambiente”.
Rodrigo, estudiante del profesorado de música del ICA, entona sonidos andinos y opina: “Hay que dar a conocer otras culturas, distintas a la dominante. Aquí hay pueblos originarios vivos”.
La ceremonia empieza y se extiende un silencio abrumador en honor al Sol. Sólo se escuchan los sicus y los charangos y el estribillo repetido: “Cinco siglos resistiendo, cinco siglos de coraje”.

Una noche mágica
Los rituales de San Juan. Es época de encender fuegos para renovarse. Fiesta en Güemes.
En barrio Guemes, con epicentro en el teatro La Luna, se celebró la Fiesta de San Juan, como ocurre desde 1992. Se encienden fuegos para quemar lo que se quiere sanar.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs