12 jun. 2016

Cuencas complicadas



El Puntal de Río Cuarto (12/06/2016)
Cuatro pueblos amenazados, tres rutas y 50 mil hectáreas inundadas

La última lluvia agravó el estado de las cuencas y nuevamente se cortaron caminos y se interrumpió la salida de la producción de campos. En las zonas urbanas, las viviendas sufren problemas por las napas altas
Cuatro poblaciones amenazadas, unas 50.000 hectáreas afectadas en las cuencas de La Blanqueada y tres rutas inundadas, de las cuales dos tienen cortes totales (ruta 3 y ruta 12), incontables problemas sanitarios, de infraestructura, con pérdidas millonarias en el sector agropecuario conforman el lamentable panorama que desde hace años se observa en el sureste provincial y que en los últimos 8 meses se agravó.
Guatimozín, Arias, Cavanagh, Alejo Ledesma son  las principales localidades amenazadas por las masas hídricas que las rodean. Canals y Viamonte también afrontan serios inconvenientes.
Las consecuencias del fenómeno de El Niño -que descargó toda su furia en esta zona con excepcionales lluvias y terrenos que ya venían saturados -resultan fatales. La laguna “La Blanqueada” domina cientos de hectáreas, y los vecinos la comparan con La Picasa, otro espejo que complicó al sur provincial y hasta generó conflictos interprovinciales.
Por ahora, las respuestas de los gobiernos provincial y nacional son tímidas con relación a un gran proceso histórico que tiene extrema incidencia en las producciones y en la calidad de vida e integridad de estas comunidades.
Hoy, un conflicto interprovincial puede iniciarse porque no hay lugar donde tirar el agua si se pretende desagotar esta laguna, cuyas consecuencias afectan a unas 120.000 personas entre zonas urbanas y productores rurales.
El pasado jueves, funcionarios de la Secretaría Integral de Riesgos, dependiente del Ministerio de Seguridad de la Nación, visitaron Guatimozín a los fines de receptar todos los proyectos de los municipios de esta zona para brindar las primeras soluciones a la severa problemática hídrica que afecta a una amplia región.
Los funcionarios del Estado nacional,  Marcelo Rozas Garay y los arquitectos Ana del Carril y Gustavo Motta, receptaron las inquietudes de los intendentes José María Muguerza, de Guatimozín; Marcelo Agustín, de Alejo Ledesma; Matías Gvozdenovich, de Arias y Sandra Delbo, de Cavanagh, más los representantes de los consorcios canaleros de Guatimozín y de la laguna La Blanqueada.
Visiblemente preocupados, los miembros de esta parte del sudeste provincial explicaron que desde hace 3 años la laguna ha crecido en forma incontrolable.
La cuenca de La Blanqueada, que hoy sigue aumentando, se fortaleció con los últimos 25 milímetros que cayeron el fin de semana anterior. En la actualidad, dichas cuencas amenazan a las localidades de Cavanagh, Arias, Guatimozín y Alejo Ledesma. Son unas 50.000 hectáreas que siguen cortando caminos, anegando campos, impidiendo la cosecha gruesa y como es de suponer, pondrá trabas imposibles de salvar para sembrar trigo. El proceso freático es de temer. Hay una extensa superficie de esas regiones con el agua de napas a solamente 25 centímetros de la superficie.

Obras a futuro
Los funcionarios que bajaron de Buenos Aires escucharon los planteos formulados en la región. Explicaron las razones por las que a comienzos del presente año Córdoba quedó fuera del contexto de apoyo de la Secretaría de Integral de Riesgos, de allí la demora en atender los requerimientos que oportunamente se formularon.
La contadora Ana del Carril manifestó que hay financiamiento del BID y de otros bancos internacionales, pero los proyectos deben estar debidamente certificados por los municipios y los órganos hídricos de la Provincia. En consecuencia, después del segundo semestre del año podrían surgir algunas soluciones y se acentuarían a comienzos del 2017.

Ver Noticia On Line

Más Información:

La disputa por la derivación del agua a otras provincias
Cientos de habitantes aislados y en serio riesgo sanitario
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs