3 mar. 2016

Conicet: los bosques de Córdoba en decadencia



La Mañana de Córdoba (03/03/2016)

Degradación de bosques en el noroeste cordobés es de las más altas del mundo

Así lo señala una investigación realizada por el grupo de Ecosistemas, Diversidad y Sustentabilidad del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (UNC-Conicet).
La reducción de la vegetación nativa en el noroeste de la provincia Córdoba durante la última década se ubica entre las más altas del mundo y es consecuencia, principalmente, del avance de la agricultura intensiva a gran escala.
Esta es la principal conclusión a la que arribaron investigadores del Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal en un informe difundido ayer en el portal UNCiencia.
Los investigadores cuantificaron la cantidad de carbono que secuestran esos bosques y cuánto afecta a esa capacidad el cambio de uso del suelo y estimaron que el reemplazo de una hectárea de bosque por una de cultivo agrícola libera 51,5 toneladas de carbono a la atmósfera, el equivalente al dióxido de carbono que emiten 40 argentinos promedio en un año.
El área que fue materia de estudio corresponde al centro-oeste de la provincia de Córdoba e incluye aproximadamente 1200 km2, que atraviesa parte de los departamentos de Pocho y San Alberto, y se corresponde con el Parque y Reserva Natural Chancaní y alrededores.
El equipo de investigadores que pertenece al Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal (Imbiv), dependiente de la UNC y Conicet, cuantificó la cantidad de carbono que “secuestran” los bosques del Chaco seco cordobés y analizaron cómo se redujo esa capacidad con los cambios en el uso del suelo de esa región. Lo hicieron motorizados principalmente por la explotación agrícola y el sobrepastoreo.
“Cualquier reducción en la cobertura del bosque implica que el carbono acumulado a lo largo de años se libere, emitiéndolo nuevamente a la atmósfera como dióxido de carbono”, señaló la investifadora Georgina Conti. Y agregó que esto implica una pérdida en la capacidad de esos bosques de secuestrar carbono y, así, mitigar el efecto del cambio climático global.
Para ejemplificar la pérdida, Conti utilizó la siguiente comparación: “El reemplazo de una hectárea de bosque por cultivos agrícolas reduce los valores de carbono en la vegetación prácticamente a cero y, si incluimos el suelo, la reducción es del 60% bajo una hectárea de cultivo. Es decir, se pierden 51.5 toneladas de carbono por hectárea y se libera el equivalente al dióxido de carbono que emiten 40 argentinos promedio en un año”.
El estudio cobra especial relevancia, ya que en el último tiempo ha sido demostrado que estos bosques, en conjunto con otros sistemas semiáridos del Hemisferio Sur, juegan un rol central en la regulación de las variaciones de dióxido de carbono atmosférico a nivel global.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Hoy Día (03/03/2016)
Vuelven a alertar sobre la destrucción del bosque nativo
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs