27 mar. 2016

Baja el consumo de agua en Córdoba Capital



La Voz del Interior (27/03/2016)
En tres años, el consumo de agua se redujo 17 por ciento

Las viviendas residenciales con medidor utilizaron 25,7 m3 promedio al mes en 2015. En 2013, el gasto promedio estaba en 30,9 m3. Si bien hay menos derroche, ayudó la abundancia de lluvias.
En los últimos tres años, el consumo residencial de agua potable en la ciudad de Córdoba se redujo 17 por ciento.
Según datos de la concesionaria Aguas Cordobesas, en 2015 cada vivienda en la que es posible medir el consumo utilizó 25,7 metros cúbicos promedio por mes. A un promedio de cuatro personas por vivienda, son 214 litros diarios. En 2013, ese registro llegaba a los 30,9 m3 mensuales; 257 litros diarios por persona.
Pero si se miran mediciones más viejas todavía –como la de 2009, con un consumo promedio de 31,7 m3– se advierte que la baja pronunciada se dio en los últimos tres años y tiene casi una única explicación: fueron años de lluvias abundantes.
El registro de consumos máximos (que en general co­rresponden a los meses de diciembre o de enero, cuando se repiten varios días de altas temperaturas) también abona esa hipótesis: en 2013 (un año de mucho calor) llegó a 37 m3 y en 2015 bajó a 31, con una reducción de casi el 20 por ciento.
En la concesionaria advierten que, aunque queda mucho por hacer, con los años se ven algunos efectos producto de cambio de hábitos: la gente tiene más conciencia, hace al menos dos generaciones de chicos que en la es­cuela aprenden cómo no derrochar y las campañas también han surtido efecto.
De hecho, la consultora privada TrialPanel encuestó online a 694 personas mayores de 35 años de ciudad de Buenos Aires, Conurbano, Santa Fe, Mendoza, Tucumán, Neuquén y Córdoba. El 64 por ciento dijo que cierra la canilla al lavar los platos, el 82 por ciento también lo hace al cepillarse los dientes y la mitad toma duchas de entre cinco y 10 minutos. Años atrás, todos esos guarismos eran peores.

Incidencia climática
Pero la lluvia en la ciudad de Córdoba es determinante, porque buena parte de lo que se consume (y derrocha) es agua que va a regar los patios y jardines.
Para entender esto sirve­ mirar el comportamiento por zonales. El zonal 1 comprende a los usuarios de Villa El Libertador, Las Violetas, Villa Bustos, Maldonado, Miralta, Renacimiento y Bajada de Piedra, entre otros. Allí hay 27.627 usuarios (la mayoría con tarifa social), que tienen un consumo promedio de 18,3 m3.
El zonal más numeroso es el 2, con 166.514 usuarios y un consumo promedio de 19 m3. Aquí se cuentan los vecinos de San Vicente, Santa Isabel 1° sección y Centro América, entre otros.
En el zonal 3 hay 49.497 usuarios, con un consumo promedio de 21,7 m3 mensuales, y entre los que están San Martín, Argüello Norte y Marqués de Sobremonte, entre otros.
Estos tres grupos concentran el 70 por ciento de los usuarios de la ciudad de Córdoba, con un consumo promedio por vivienda de 20 m3 al mes, esto es, menos de los 25 m3 de base libre con la que cuentan quienes no tienen medidor. En los zonales 1 y 2, alrededor del 30 por ciento tiene medidor, mientras que en el 3, el 63 por ciento lo tiene.
El zonal 4 corresponde a barrios como Cerro de las Rosas, Urca y Villa Belgrano, entre otros, con 31.449 usuarios y un consumo que también está por debajo de la base libre: 22,4 m3 promedio al mes, cuando en 2009 consumían 28,2 m3. Aquí la explicación principal para un uso más racional ha sido la presencia del medidor: en 2009 pocas viviendas lo tenían y hoy está en el 91 por ciento.
El zonal 5 es el centro, donde hay apenas 424 clientes medidos, porque abundan los edificios que tienen ­medidor colectivo, y que re­gistran un consumo promedio de 36 m3.

Urbanizaciones
En el zonal 6 están los barrios cerrados, con 1.330 viviendas medidas y un consumo de 23,3 m3, también por debajo de la base libre por efecto disuasivo del medidor, ya que en 2009 consumían 28,6 m3.
El zonal 7 son los countries y Valle Escondido, con un consumo de 39,9 m3 al mes, de los 50,2 m3 registrados en 2009 y 4.472 viviendas medidas. Si bien sigue siendo alto, el consumo es menor probablemente por la presencia de lluvias que han mermado el uso de agua potable para riego.
También, hay countries que han pedido y obtenido de la Dirección Provincial de Agua y Saneamiento (Dipas) permiso para sacar de pozos propios el agua para riego. En esos casos, se reduce el consumo de agua potabilizada, pero nada garantiza que merme el uso total del recurso.
Lo cierto es que la prueba de fuego se verá cuando Córdoba registre otra vez temperaturas extremas combinadas con períodos de sequía.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Gráfico: El consumo, bajo la lupa
Poco margen para que baje más el derroche
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs