16 abr. 2017

Ingenio en el medio del agua

El Puntal de Río Cuarto (16/04/2017)
Vecinos de Charlone construyeron puentes con durmientes para llegar a Buchardo

La obra de ingeniería “casera” se realizó sobre la ruta provincial Nº 26. Fue una iniciativa que surgió de los bomberos, quienes junto a 25 voluntarios colocaron a mano 215 postes cedidos por Ferrocarriles
Casi aislados por el agua que acecha desde cada rincón, bomberos y vecinos de Coronel Charlone decidieron reconstruir la ruta 26 haciendo puentes con durmientes de ferrocarril en cinco tramos donde la inundación abrió profundas cárcavas.
Cansados de esperar soluciones que no llegan de los gobiernos, un grupo de vecinos respondió a la convocatoria de los Bomberos de Charlone, quienes semanas atrás hicieron una tarea similar en otro camino que une esta población con Bunge.
“Todo surgió por una necesidad principalmente de los  trabajadores que viajan desde nuestro pueblo hasta Buchardo o en sentido contrario y debían hacer hasta 230 kilómetros para llegar a destino, cuando la distancia a recorrer es sólo de 13 kilómetros”, relató Fabio Jesús Andrés, jefe de Bomberos de Charlone  y gestor de esta labor solidaria.
Así, replicando la tarea realizada anteriormente, un grupo de 25 voluntarios -bajo el asesoramiento de los bomberos- pusieron manos a la obra y en un día y medio colocaron 215 durmientes sobre la ruta 26, y rehabilitaron el tránsito para motocicletas.
“Nosotros les dimos la idea, ayudamos a cargar los durmientes, que pesan unos 100 kilogramos cada uno, pero la tarea pesada la hicieron los vecinos voluntarios”, precisó Andrés a PUNTAL.
Para conseguir el material y ejecutar los trabajos, los bomberos acudieron a una empresa obradora que por estos días está reconstruyendo las vías férreas entre Charlone y Rufino. “El encargado de la firma es de nuestro pueblo. A través de él enviamos una nota a Ferrocarriles para que nos cediera rieles y durmientes. Inmediatamente accedieron a nuestro pedido. Luego encaramos la tarea más pesada, que fue trasladar a mano cada uno de los durmientes”, detalló el jefe de Bomberos.
“El primer puente que armamos estaba dentro de la jurisdicción de Buenos Aires así que nosotros como bomberos pudimos intervenir. Pero pasados los mil metros ya es territorio cordobés y fueron los voluntarios quienes hicieron toda la tarea. Nosotros sólo los guiamos”, aclaró Andrés.
Tras un día y medio de intenso trabajo, los puentes estuvieron tendidos y finalmente la comunicación entre ambas poblaciones se rehabilitó. “Todo se hizo contra reloj, porque acá hay que priorizar la necesidad de la gente. Se trabajó de sol a sol”, afirmó.
Sólo se permite el paso de motos porque el terreno está muy socavado y si pasa un auto puede que los durmientes cedan y se caigan en zanjas que tienen hasta 60 centímetros de profundidad.
Cabe recordar que desde hace años vecinos están reclamando por la pavimentación de este tramo de 13 kilómetros por el que transitan a diario trabajadores, docentes y estudiantes.
Movilizaciones de por medio, aún hoy las respuestas no llegan, y el camino está sepultado bajo una gran masa hídrica. Y debieron ser los vecinos quienes dieran una solución.
"Estos puentes van a estar hasta que baje el agua, lo que puede llevar muchísimo tiempo”, agregó el bombero.

Camino a Bunge
Los Bomberos de Charlone habían construido el miércoles último un puente entre esa localidad y Bunge, con rieles y durmientes de ferrocarril, lo que mereció que los bautizaran como “bomberos-ingenieros”.
“Esa obra la encaramos cuando se cortó la salida hacia Bunge y no llegaban los tubos para colocar. No teníamos siquiera cómo entrar mercadería al pueblo. Incluso en una ocasión, para sacar a un paciente, una ambulancia lo trasladó hasta el corte, después se cruzó con la camilla a pie por el agua mientras otra ambulancia esperaba del otro lado para seguir viaje”, recordó Andrés.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs