9 nov. 2016

Cierre de charlas ambientales en Villa María

El Diario de Villa María (09/11/2016)
Medio ambiente: empezar por casa

Desarrollando Argentinos Responsables comparte a través de EL DIARIO una síntesis del contenido de las charlas que ofrecieron sus integrantes a lo largo del año en diferentes instituciones
El medio ambiente es un sistema formado por elementos naturales y artificiales interrelacionados y que son modificados por la acción humana. Se trata del entorno que condiciona la forma de vida de la sociedad y que incluye factores naturales, sociales y culturales que existen en un lugar y momento determinado.
Como sociedad tenemos derecho a la salud, educación, a la democracia, a la comida y al agua, entre otras cosas, pero no debemos olvidar que tenemos un gran deber que es cuidar aquello que nos rodea, ya que Tierra hay una sola.
Una de las formas más cercanas -y posibles- para cuidar el entorno es cambiar nuestro paradigma de consumo: pasar del consumo desmedido a uno más responsable. Para eso planteamos un ciclo de charlas (“en el medio del ambiente”) con tres propuestas que podemos aplicar en nuestros hogares: energías renovables, reciclaje y huertas familiares.

1) Energías renovables: el futuro es hoy
Un paso importante en el país fue la licitación del Plan Nacional de Energías Renovables: renovar, donde la primera ronda del programa se licitaron 600 MW de eólica, 300 MW de solar, 65 MW de biomasa, 20 MW de pequeños aprovechamientos hidroeléctricos y 15 MW de biogás.
Esta iniciativa ayuda para la promoción y generación de nuevas tecnologías que permitan abaratar costos de tecnologías aplicables al hogar. Muchas de estas tecnologías todavía no están al alcance del ciudadano común, pero podemos apostar por aquellas que si están a nuestra disposición y que, en diversa medida, ayudan al medio ambiente.
Como tecnología fácilmente aplicable en el hogar tenemos las luces LED que tienen muchos beneficios. Duran más y consumen menos energía: permiten utilizar menos recursos a largo plazo. No sólo disminuyen el consumo energético del hogar sino que también colaboran para bajar el uso del sistema eléctrico nacional, lo hacen más eficiente.
Otra tecnología que podemos aplicar en el hogar son los termotanques solares. Permiten utilizar la energía del sol para calentar agua que luego consumimos para bañarnos y lavar platos, por ejemplo. Si el agua se calienta por medio de este sistema y luego se usa en calefacción central, también podemos disminuir el consumo de gas hasta en un 80%.
Los paneles fotovoltaicos son otra opción ecológica: permiten generar electricidad en el hogar. Una desventaja con respecto a las tecnologías antes mencionadas es su todavía elevado costo y la imposibilidad actual de vender energía, ya que todavía no tenemos sistemas nacionales capaces de comprar la electricidad que producimos los particulares, pero se espera que en un futuro no tan lejano Argentina avance en ese sentido. La otra desventaja, es que todavía en Argentina se están utilizando baterías de plomo, las cuales tienen una vida útil máxima de 5 años haciendo imposible la amortización de los equipos en plazos razonables. Esperemos que pronto podamos utilizar baterías de litio, que tienen mayor durabilidad.

2) Las cuatro R
“La cantidad de materia y energía en el universo no aumenta ni disminuye, pero pueden transformarse entre sí”, dijo Albert Einstein, el científico más reconocido en la historia universal.
En nuestra vida lo que consumimos genera basura: desde que compramos pan y nos dan una bolsa de plástico, el envase de cualquier lácteo, la producción y la botella de una gaseosa… Siempre generamos residuos. Se estima que en Latinoamérica cada persona produce 0,93 kilos de basura por día, es decir que en un año cada uno de nosotros genera 340 kilos y una familia típica de cuatro personas produce 1,4 tonelada de basura cada 12 meses. Por eso es imperioso cumplir con la regla de las 4 R: Reducir, Reutilizar, Reciclar y Repensar.
De los desechos que generamos en nuestros hogares, un 45% son residuos orgánicos, un 25% residuos que no pueden ser reciclados (residuos patógenos y materiales no reciclables), y un 30% pueden ser reciclados (papel, cartón, vidrio, plásticos). La separación de residuos es fundamental para que funcione el sistema de las cuatro R. Si esto no se realiza, se generan varios problemas: primero, existe el riesgo de contaminación de residuos como el cartón o el papel con materiales orgánicos, trasformando a este producto en no reciclable; segundo, materiales que deben ser reciclados secos y se reciclan húmedos pierden valor de mercado haciendo más ineficiente el sistema; tercero, dificulta el trabajo final de separado de las diferentes categorías.
Pensemos que el sólo hecho de hacer un compostador en casa -un recipiente con huecos y tapa, con la ayuda de lombrices- ahorraría al sistema el 45% del movimiento y del enterrado de la basura. También mejoraría la calidad de los residuos que pueden ser reciclables ya que estarían más limpios y secos.

3) Huertas familiares
La creación de una huerta familiar, sea en el patio de una casa, en el techo de un edificio o simplemente en el balcón, ayuda a mejorar nuestra alimentación. Aunque difícilmente se pueda obtener todos los productos que se necesitan en un año, su producción ayuda a mejorar nuestra calidad de vida consumiendo productos sin químicos y con un cuidado más artesanal.
Tenemos que pensar a las huertas de hogar como un complemento de nuestra dieta porque nos permiten consumir productos de estación más frescos, y sin tanta intervención de agentes químicos, ya que una huerta familiar permite un control de malezas y plagas de manera más natural.
Si vamos a apostar por la huerta en casa, hay que atender a algunos consejos básicos:
– Es fundamental la rotación de cultivos: deben pasar por lo menos dos o tres años antes de repetir el cultivo de un producto en cada pedazo de tierra. Para ello es necesario generar una planificación de año a año y dentro de los años ver los cambios de temporada, pudiendo distinguir dos: otoño-invierno y primavera-verano.
– Es importante regar siempre, como complemento a las lluvias que existan en cada periodo. Los insectos benéficos generan un control natural de aquellos insectos dañinos que comen hojas o dañan frutos. El más destacable, que nunca debemos ahuyentar es la vaquita de San Antonio .
Es cierto que hay muchos factores a considerar para tener una huerta, no es fácil, pero tampoco imposible y significa un esfuerzo inteligente si uno piensa en los beneficios que se pueden obtener.
Este 8 de agosto fue declarado simbólicamente como “Día del exceso de la Tierra” por un estudio realizado todos los años por Global Footprint Network, asociada a la Organización Mundial de Conservación (WWF), que en nuestro país está representada por la Fundación Vida Silvestre. Segun los cálculos de estas asociaciones ese día son consumidos en su totalidad los recursos naturales producidos en el año son consumidos, y por ende se entra en un periodo de déficit de recursos que al corto plazo no nos afecta pero si a las generaciones futuras.
En el movimiento Desarrollando Argentinos Responsables (DAR) creemos que cambiar esta realidad está en manos de todos: con pequeñas acciones como las que aquí planteamos; y tanto desde nuestra casa como desde instituciones educativas e intermedias podemos realizar un esfuerzo mancomunado para poder vivir en un ambiente más sano para nosotros y generaciones futuras.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs