20 feb. 2016

Plata china para basura cordobesa



La Voz del Interior (20/02/2016)
Buscan inversores en China para tratar la basura cordobesa

Se necesitan U$S 5 millones para montar el complejo ambiental. Mestre y el titular de Cormecor integran una misión para interesar a empresas y buscar financiamiento en China.
unto con una comitiva provincial, el intendente Ramón Mestre y el titular de la Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos del Área Metropolitana de Córdoba (Cormecor), José Aiassa, partieron ayer a China con el objetivo prioritario de interesar a inversores de ese país en el proyecto de complejo ambiental de tratamiento, valorización y disposición final de los residuos sólidos urbanos que tratará la basura del Gran Córdoba.
Para ejecutar ese complejo que consta de cinco plantas de tratamiento de residuos y dos fosas de enterramiento, Cormecor necesita invertir cinco millones de dólares. Dado que el proyecto ya cuenta con un predio de 350 hectáreas, aprobación de estudio de impacto y licencia ambiental, y que requiere un fuerte aporte de tecnología, los funcionarios confían en cumplir las condiciones que exige China para aportar el financiamiento.
Aiassa informó que ya existen conversaciones con grupos chinos. Entre ellos el holding Henergy, y desde el costado financiero, Eximbank y China Export & Credit Insurance Corporation (Sinosure). En China, los funcionarios se entrevistarán con otras compañías y recorrerán el parque ecológico de Tianjin, una ciudad modelo en manejo de residuos sólidos urbanos.
Para entender qué busca Mestre en China, hay que mirar a la Provincia y el proceso de licitación de los gasoductos troncales. Como en ese caso, Cormecor aspira a que empresas chinas participen del proceso licitatorio para el complejo ambiental, solas o asociadas con compañías argentinas. El objetivo de máxima es que las propuestas lleguen con financiamiento. Dado que el tratamiento de la basura demanda maquinaria pesada y tecnología, la iniciativa cumpliría con una de las condiciones del Estado chino: que el 15 por ciento del monto financiado corresponda a tecnología de origen chino.
Respecto al repago de los créditos que Cormecor planea tomar para ejecutar el complejo ambiental, Aiassa recalcó que la corporación está integrada por municipios que tienen serias restricciones presupuestarias y que los ingresos provienen de los servicios de disposición final que pagan esos mismos municipios. “Se trata de resolver el problema de la basura a 30 años para el segundo conurbano más grande del país. Se supone que también otras jurisdicciones tienen responsabilidad sobre este problema”, indicó Aiassa. Señaló que la Provincia tiene muy buena disposición para colaborar y que el 15 de marzo el tema será tratado con el ministro de Ambiente de la Nación, Sergio Bergman.

El complejo ambiental que proyecta Cormecor
Nuevo predio. Son 350 hectáreas ubicadas al oeste de Potrero del Estado, con acceso desde ruta 36. La provincia está concluyendo la expropiación.
Proyecto. Se realizó sobre la base de estudios topográficos, geotécnicos e hidrológicos efectuados. Tiene estudio de impacto y licencia ambiental.
Cinco plantas de tratamiento y valorización de residuos. Son las que requieren mayor inversión. Se trata de una planta de separación mecánica de residuos, una planta de reutilización de neumáticos en desuso, una planta de compostaje, una planta de residuos áridos (restos de obra) y una planta de voluminosos valorizables.
Dos fosas de disposición final. Ahí se enterrarán los residuos que no se traten en las plantas.

Ver Noticia On Line


Una solución a futuro que ya acumula mucho pasado

Llegar a un proyecto superador para la basura llevó ocho años. Y resta saber si ese proyecto es viable. Una vez más, está a la vista la dificultad institucional extrema para pensar en el futuro.
Casi cuatro años llevó la constitución de Cormecor –una corporación de municipios del Gran Córdoba piloteada por la Capital–, la definición del proyecto ejecutivo del complejo ambiental donde la región metropolitana de Córdoba pueda dar sus primeros pasos sustentables en materia de tratamiento de la basura y la expropiación por parte de la Provincia del terreno donde funcionará el proyectado complejo. Esto es lo que se hizo desde 2012 hasta hoy.
Suponiendo que sea exitosa la incursión china en busca de inversores, que la licitación se resuelva en un plazo razonable –la de la recolección de la basura lleva dos años y medio y continúa indefinida– y que la construcción marche a buen ritmo, posiblemente pasen varios años más hasta que se concrete ese sistema de tratamiento diferencial para la basura, con cinco plantas especiales de recuperación. Mientras tanto, los residuos seguirán tratándose como hace 50 años: enterrados, sin aprovechamiento alguno.
Posiblemente, desde mediados de este año, lo que cambie sea el lugar de enterramiento: se abandonará el predio de Piedras Blancas para pasar al nuevo terreno de ruta 36. En ese momento, serán dos los predios a remediar, el actual y el viejo enterramiento de Potrero del Estado. Esa remediación también requiere inversiones millonarias.
La novela del tratamiento de la basura no empezó en 2012. Antes pasaron otros cuatro años de proyectos fallidos, con la aventura de Innviron en el medio.
En esos ocho años, casi todas las grandes urbes avanzaron en proyectos que a los cordobeses nos suenan a ciencia ficción: casi todos se vinculan a la generación de energía mediante el tratamiento de la basura. Hay ciudades enteras que se iluminan con eso. Otras se calefaccionan. Y otras dejaron atrás el concepto de basura: aprovechan todo.
La iniciativa de Cormecor es, hasta el momento, la única que el Gran Córdoba logró alumbrar en conjunto, y el objetivo al que apunta es ambientalmente superador. En los próximos meses, se verá si es posible desde lo financiero e institucional: sin apoyo provincial y nacional, su viabilidad es discutible.
Lo que queda en evidencia, una vez más, es la dificultad extrema que representan los proyectos a futuro para el sistema político local. Y otra dificultad todavía más notoria: la que exhiben los cordobeses, asediados por una realidad degradada y por una precariedad creciente a la hora de creer que los problemas urbanos tienen solución. Las montañas y el hedor de basura en la calle no dejan ver las oportunidades que se van al tacho.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs