7 feb. 2018

La mayoría de los balnearios descuidados



La Voz del Interior (07/02/2018)
Los balnearios más concurridos tienen limpieza, el resto no

En Mayu Sumaj, en la playa de la movida joven, está bien organizada la higiene de las márgenes del río. Pero eso no se repite en el San Antonio a la altura de Playas de Oro. En Santa Rosa de Calamuchita, la limpieza está garantizada en los sectores céntricos, y el río queda más sucio a medida que se aleja de allí.
Cada año, el trabajo de los municipios y de las comunas atravesadas por los ríos serranos se hace más intenso en la recolección de los residuos que los turistas dejan en cualquier lugar.
Pañales, botellas, bolsas de nailon, cartones, chapas (para asador espontáneo), todo tipo de objetos de plástico están entre los desechos más encontrados a la vera de los ríos. En el caso de Villa Carlos Paz y de la región, toda esta basura termina en el lago San Roque cuando llegan las crecidas y trasladan todo este material que queda en las costas.
Es algo que también ocurre en otros balnearios de otros valles turísticos serranos, donde los municipios se ocupan de los lugares más concurridos, pero en los sectores más alejados y menos visitados por los turistas, la conducta desaprensiva queda a la vista por varios días.
En Mayu Sumaj, la meca de los jóvenes en el verano, más de 10 agentes del municipio trabajan todos los días con intensidad para que, a la mañana siguiente, todo parezca estar bien.
Este domingo, La Voz estuvo desde temprano en la principal playa de esta localidad ubicada al sur de Punilla y encontró todo bastante ordenado.
El presidente comunal, Fabián Flores, indicó que, por día, sacan alrededor de 15 bolsas de consorcio de residuos en las playas de su localidad.
En San Antonio de Arredondo, que tiene varios kilómetros de costa, el sector más concurrido se muestra limpio, aunque con canastos de basura desbordados. Muchos turistas tienen conciencia ecológica y colaboran con la limpieza. Sin embargo, existen aquellos que creen que si dejan sus bolsas al costado del río, con todos su desechos, el problema se soluciona. Y no es así, porque el río luego traslada la bolsa entera con la basura adentro cuando sube de nivel.
En el sector del balneario de San Antonio, en la costa del barrio Playas de Oro IV, los visitantes dejan su huella con mucha basura desperdigada que, sin dudas, terminará después en el lago.
Hugo, un vecino que tiene su casa sobre la Costanera, aseguró: “Nos hemos cansado de pedirle al municipio que pusiera cestos y limpiara este sector que tiene troncos de árboles viejos, ramas y toda la basura que deja la gente”.

El operativo municipal
En Villa Carlos Paz, además de los agentes que el municipio contrata de forma temporaria para la limpieza de los balnearios, existe una cooperativa de trabajo que se encarga de dejar todo listo y de la mejor manera posible para el día siguiente.
De lunes a viernes, la Municipalidad recolecta alrededor de 600 bolsas de consorcio de todas las playas, y esa cifra se duplica los fines de semana.
“En el procedimiento intervienen diferentes áreas del municipio. Está la Cooperativa 17 de Junio que hace este trabajo durante todo el año en los balnearios y en la Costanera del lago San Roque”, confió el secretario de Desarrollo Urbano Ambiental de Carlos Paz, Horacio Pedrone.
“Durante todo el día, hay personas limpiando en los balnearios”, aseguró el funcionario de la gestión de Esteban Avilés.

En Calamuchita
La situación es bastante parecida en el Valle de Calamuchita. Si bien en los balnearios céntricos más populosos de Santa Rosa, como El Puchuqui, la limpieza está garantizada ya desde hace tiempo y los residuos no se acumulan ni los días pico. En algunas otras playas, un tanto más alejadas del microcentro, después de una tarde de río, quedan residuos que ensucian el verde. Así se vio el domingo, jornada de intenso calor con un río colmado de turistas y de lugareños.
En cercanías al Puente de Hierro, al caer la tarde, quedaron dispersas latitas de cerveza abolladas y árboles con bolsas llenas de residuos cuidadosamente cerradas, pero en un lugar inapropiado. A falta de alfombras, pañales, restos de comida y cajas de leche chocolatada, entre una amplia variedad de basura, fueron depositadas debajo de algunos arbustos.
En ese sector, no se observan cestos de residuos que faciliten la tarea; y no toda la gente colabora llevándose los residuos.

Sierras Chicas
En Pozos Verdes, balneario público en dique La Quebrada, este fin de semana hubo bastante gente, pero nada de control, con la calle destruida y sin cestos de basura. Muchas personas dejan allí su basura en cajas o cuelgan bolsas de ramas de los árboles. En el balneario hay agua y sombra gratis, pero, a pesar de ser reserva, luce muy descuidado.

Vecinos que hacen guardias ambientales
En Cuesta Blanca, vigilan que los visitantes no ensucien.
En Cuesta Blanca, los vecinos están organizados en defensa del monte nativo y, también, de la contaminación turística, en especial en su famosa Playa de los Hippies. Allí hacen rondas en las que les piden a los visitantes que están por dejar su basura que se la lleven con ellos.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs