19 may. 2017

Colonia Caroya no apta para ciclistas

El Despertador de Jesús María (19/05/2017)
Colonia Caroya, cada vez más lejos de ser una ciudad para el ciclista

Andar en bicicleta es exponerse a ser embestido por un auto o atacado por perros. El caso de una adolescente que terminó con el rostro desfigurado pone en agenda el tema.
Las razones por las cuales esta ciudad no está preparada para el ciclista son muchas.
La extensión de la zona urbana obliga, en la mayoría de los casos, a movilizarse en auto, colectivo o remis.
No hay espacios exclusivos para pedalear, a excepción de la ciclovía de la Ruta 9, desde Malabrigo hasta la Av. 28 de Julio.
Esto a pesar de los numerosos pedidos para reordenar el tránsito y garantizar seguridad en la zona urbana.
Los jóvenes son los que llevan el reclamo sin respuesta.
Quien sale a la Av. San Martín o a la calle Don Bosco pone en riesgo su vida siempre.
Para no ser atropellados, deben andar por la banquina, pero esquivando autos estacionados y subiendo a la carpeta asfáltica, donde la velocidad de los automovilistas es cada vez mayor.
Hace un año, el Dr. Horacio Botta Bernaus y el Ing. Lucas Facello presentaron en la Municipalidad el inicio de un estudio integral del tránsito, en el que se piensa en una ciudad para el ciclista.
Pero los informes aún no se dieron a conocer y, finalmente, se limitaron a encontrar soluciones para sacar el tránsito pesado del centro y reordenar el ingreso a la Asociación Educativa Pío León -aún no se aplicó-.
Una caída que la desmayó.
El ciclista, entonces, sale a un entorno hostil. Si va por pavimento, el resto maneja a alta velocidad; si anda por tierra, están  enarenadas y hay riesgo de desestabilizarse; y en cualquier sector se encuentra con perros sueltos que lo atacan.
Todo ese combo provocó un gra- ve accidente en el que una adolescente terminó hospitalizada.
Luciana Ocaño, domiciliada en la zona rural de Los Chañares, fue atacada por perros sueltos en la calle Pedro Patat Norte, cuando se dirigía a clases en el IPEM 165 Pbro. José Bonoris.
Asustada, intentó pedalear fuerte, pero perdió el control de la bicicleta y golpeó su boca contra el manubrio. Por el impacto, se desvaneció.
Según la hermana, los perros la mordieron en el rostro mientras la chica estaba tirada en estado de inconsciencia.
Fue rescatada por un vecino que la llevó al dispensario y desde allí se ordenó su traslado al Hospital Referente de Area Vicente Agüero, donde quedó internada.
Debieron sacarle los cuatro dientes incisivos superiores, que se torcieron por el golpe en la caída.
En esa misma calle, más cerca de la zona urbana, muchos ciclistas se quejan por los perros “con dueño” que están en la calle y se comportan de manera agresiva con quienes pasan por el sector.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs