15 abr. 2017

Enterramientos y conflictos eternos en córdoba capital

La Voz del Interior (15/04/2017)
Basura: el conflicto que se recicla y se multiplica

En Parque Santa Ana se gesta un conflicto social complejo y difícil de resolver.
Hace 10 años, la localidad de Bouwer estaba en pie de guerra contra el enterramiento sanitario de Potrero del Estado y su gigantesca montaña con basura de décadas. El 1° de abril se cumplieron siete años desde que ese establecimiento fue clausurado para dar fin a un creciente conflicto ambiental.
A la Municipalidad de Córdoba le costó mucho encontrar adónde llevar entonces la basura: en ningún lado aceptaban un nuevo enterramiento. Terminó montándolo en un predio de 60 hectáreas alquilado –durante dos años se adeudó el alquiler– denominado Piedra Blanca, al sur de la Capital. Hubo conflicto, pero finalmente fue aceptado con la promesa de que sería temporario: apenas por dos años. Fue en 2010.
Hoy la basura sigue en ese predio “temporario” que está a punto de desbordarse, que tiene montañas de 20 metros de residuos y que, contra promesas y recomendaciones, seguirá recibiendo los desechos de la Capital y de otros municipios al menos hasta fin de año.
Otra vez no hay adónde llevar la basura, porque nuevamente hay un conflicto socioambiental que, lejos de resolverse, se extiende y se profundiza.
Mientras el Estado minimiza los planteos de los vecinos de ?Villa Parque Santa Ana, la sociedad intermunicipal Cormecor sigue adelante con el proceso de licitación de ese complejo ambiental –hay cuatro oferentes, uno con ventaja: las firmas Urbaser-Cotreco-Petramas– y pronto estará lista para la adjudicación. Cuando concrete ese paso, ya otorgará derechos a un consorcio empresarial, y no es difícil imaginar que la resistencia vecinal será más intensa.
Ese conflicto tiene varios elementos que lo asemejan al que impidió el desembarco de Monsanto en la localidad de Malvinas Argentinas. El modo en que el Estado deslegitima la preocupación de los vecinos es el primero. La organización y el asesoramiento legal también son coincidentes: como en Malvinas, los vecinos fueron a la Justicia a plantear que no estaban completos los estudios ambientales, y los jueces les dieron la razón. Desde octubre, una cautelar impide que esa obra comience.
Como en Malvinas, además, hay un acampe que se mantiene hace meses, y que difícilmente se levante. En especial, después de lo ocurrido tras la inundación de la planta de residuos peligrosos de Taym, que está a escasos metros del predio donde Cormecor planea su enterramiento. Como ocurrió en Malvinas entre 2012 y 2015, no deja de crecer la tensión y de aumentar la desconfianza. Y no surge ninguna alternativa efectiva de mediación.
Pero este conflicto es más complicado que el de Malvinas. Al frente de los vecinos no hay una poderosa multinacional: está toda la basura del Gran Córdoba, que no para de crecer porque no hay una sola política pública en ese sentido.
Lo que se vive en Santa Ana es un conflicto social complejo. Alguien debería tomarlo en serio.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs