1 abr. 2017

Analizan pruebas contra Taym



Día a Día (01/04/2017)
Taym, bajo sospecha doble

La Unidad Fiscal de Delitos Contra el Medio Ambiente de la Nación y la Fiscalía de Alta Gracia analizan pruebas. Vecinos insisten en que no se puede instalar allí el basural de Cormecor.
La Unidad Fiscal para la Investigación de Delitos Contra el Medio Ambiente de la Nación (Ufima) inició el miércoles último una investigación preliminar para determinar si la planta de residuos peligrosos Taym contaminó el ambiente al ser arrasada por un aluvión. “Se solicitaron medidas de prueba”, informaron a Día a Día en esa fiscalía. En paralelo, el fiscal Alejandro Peralta Otonello, de Alta Gracia, también busca determinar si hubo daño.
Fueron suficientes 130 milímetros caídos el martes para que el agua arrasara con la planta de residuos peligrosos, ubicada sobre la ruta provincial N° 36, 20 kilómetros al sur del centro de la Capital. La correntada rompió calles y alambrados y arrastró residuos en dirección al canal Los Molinos-Córdoba, que abastece de agua a la planta potabilizadora Los Molinos, de Aguas Cordobesas.
Ambas empresas, Taym y Aguas Cordobesas, pertenecen al Grupo Roggio. El martes la compañía cerró las compuertas de toma agua del canal y las reabrió el miércoles, cuando el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep) dijo que estaban dadas las condiciones para hacerlo. El Ente publicó todos los estudios del agua, menos las mediciones hechas en el canal el día del aluvión.
El episodio movilizó a los vecinos de Villa Parque Santa Ana nucleados en Santa María Sin Basura, quienes cortaron parte de la ruta provincial N°5 el martes y miércoles. Son quienes se resisten a que la corporación intercomunal Cormecor instale un vertedero de residuos para todo el Gran Córdoba a sólo 3,5 km al norte de donde se encuentra Taym.
A través de los abogados Darío Ávila y Carlos González Quintana, presentaron el miércoles la denuncia ante la Ufima y por la tarde dieron una conferencia de prensa en Santa Ana. Allí mostraron un video filmado por ellos en el que se ve cómo el agua tumbó parte del talud perimetral del terreno de Cormecor. “El fenómeno demostró lo que se viene denunciando: que el predio elegido unilateralmente por Cormecor no es apto”, afirmaron. La corporación, por su parte, afirma que el predio se comportó como estaba previsto en los estudios hídricos y que con las obras comprometidas no habrá riesgo.
Taym, ahora cerrada en forma preventiva por la Policía Ambiental, estaba autorizada a tratar residuos que contienen más de 30 sustancias tóxicas, entre ellas: plomo, mercurio, arsénico, cadmio, asbestos, cromo hexavalente, cobre, zinc, selenio, cadmio, antimonio, talio, cianuro inorgánico, fenoles, berilio y agroquímicos, según consta en el Registro de Generadores y Operadores de Residuos.
Según el director de la Policía Ambiental, Adrián Rinaudo, y la vocera de Taym, Gabriela Ananía, el agua habría arrastrado residuos con hidrocarburos y pinturas, residuos electrónicos y material de construcción. Admitieron, también, que se afectó una de las piletas de lixiviados (líquido que sale de las fosas con los residuos) pero no precisaron en qué medida.

Algas con toxinas
La crecida de los ríos en la cuenca del San Roque, que abastece de agua al norte de Córdoba, colaboró en los últimos días para reducir la superpoblación de cianobacterias en el lago, que en la última semana generaron un olor insoportable.
El peligro por las algas lo corren quienes tienen contacto directo con el agua sin tratar. Es decir, las personas que pescan, hacen deporte, o la usan directamente en su casa, como ocurre con vecinos de San Roque. Así lo explicó a Día a Día Daniela Arán, especialista del Foro Ambiental Córdoba. “Las algas pueden generar cianotoxinas (anatoxinas y microcistinas), que producen problemas hepáticos. El contacto con ellas puede tener efectos agudos o crónicos”, sostuvo. Y explicó que al ser tratada en la planta potabilizadora, esas toxinas mueren.
Ante una presentación del Foro Ambiental, recién el año pasado se comenzó a medir la presencia de cianotoxinas en el agua potable dentro de los análisis de rutina. Según los informes mensuales que realiza el Instituto Nacional del Agua en Córdoba, el 21 de febrero ya se sabía que el lago estaba en estado crítico. ¿Se podría haber hecho algo para evitar la invasión de algas? En el Foro sostienen que no. La única solución es tratar los residuos cloacales.
Lo que sí consideran que el Estado tiene que hacer es alertar a la población cercana para que no tome contacto directo con el agua. Y a los centros de salud, para que tengan en cuenta el factor de riesgo. El Ministerio de Salud de la Nación, mediante al resolución 1949/2016, distribuyó en noviembre del año pasado una guía para equipos de salud sobre “Exposición a cianobacterias/cianotoxinas en agua y sus efectos en la salud”. En el informe se menciona a la cuenca del San Roque como uno de los lugares afectados.
Vecinos de la zona marcharon el jueves para reclamar el saneamiento de la cuenca. Se necesita que municipio y Provincia concreten las obras de cloacas para dejar de verter fluidos crudos al lago, que son los que generan la aparición de las algas. Esa tarde, el gobernador Juan Schiaretti anunció que colaborará para acelerar los trabajos. Ese día, también, el juez de Control de Carlos Paz, Daniel Strasorier, no admitió una presentación que hizo la Asociación Amigos Río San Antonio (Adarsa) para que se prohíban en forma preventiva las actividades en el lago y se obligue a Provincia y municipios a cumplir un fallo del propio Strasorier, de 2013, que ordenaba sanear la cuenca.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Día a Día (01/04/2017)
Qué traía el agua cuando colapsó Taym

El Diario de Villa Carlos Paz (01/04/2017)
Recomiendan no tomar agua por un tiempo en el sur de Córdoba

La Voz del Interior (01/04/2017)
Desoladora postal de fin de temporada
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs