26 feb. 2017

Residuos: oportunidad perdida

La Voz del Interior (26/02/2017)
Las nuevas prestatarias de recolección de residuos debutarán recién en 2018

Aunque el pliego para licitar la recolección de residuos en la ciudad de Córdoba ya fue aprobado en primera lectura (faltan audiencia pública y segunda votación), el debate de ese tema promete atravesar todo este 2017.
El Concejo Deliberante abordó el tema desde fines de enero, en sesiones extraordinarias, y ahora asoman otras perspectivas sobre el cierre del proceso: se calcula que las nuevas concesionarias del servicio, que reemplazarán (o no, si es que hay continuidad de las mismas caras) a las actuales Lusa y Cotreco, recién arrancarían en los primeros meses de 2018.
“Es así. Los tiempos de la licitación no van a dar para que resolvamos el tema este mismo año. Antes, no llegamos”, coincidieron dos hombres del oficialismo.
La Municipalidad espera tener los pliegos definitivos este mes y lanzar la convocatoria a oferentes desde abril próximo. Pero entre las toneladas de información que deberá evaluar luego la comisión de adjudicación y los plazos legales para impugnaciones y demás actos, calculan que se consumirá todo 2017. Ese dato tiene al menos dos implicancias políticas.

Demora
La resolución del servicio de higiene urbana sigue siendo una materia difícil para Ramón Mestre, quien no logra terminar de cerrar las diferentes aristas del proceso (barrido, recolección, enterramiento).
En esto, el calendario habla. Recién seis años después de la cesión de contrato que hizo en 2012 desde Crese a Lusa y Cotreco, el municipio estaría terminando con la precariedad legal del servicio, contabilizando en el medio una licitación fallida.
Basta repasar el archivo para comprobar que, por ejemplo, hace sólo un año, cuando inauguraba las sesiones del Concejo, Mestre dedicó gran parte de su discurso al tema higiene urbana.
Fue el momento de blanquear lo que ya era un hecho: el fracaso de la licitación abierta en 2013 y el inminente debut del Ente de Servicios Públicos (Esop) a cargo del barrido de calles, lo que se concretó en junio pasado.
Ese cambio vino de la mano del anuncio de un ahorro de unos 180 millones de pesos al año, en función de que el Esop no paga IVA, ni otros impuestos. Pero la veracidad de tal ventaja quedará expuesta ahora, cuando se sepa cuánto costarán realmente el nuevo esquema de recolección, y el servicio de higiene en su conjunto, sumando Crese residual, Esop y lo que demande Cormecor para el tratamiento y disposición final de los residuos.
El Ejecutivo presupuestó para 2018 unos 3.500 millones para ese ítem. La cifra representa el 17,4 por ciento de los recursos municipales, pero no de cualquier presupuesto, sino de uno que este año será récord absoluto: 20.088 millones de pesos.
En la fallida licitación de 2013, el Ejecutivo se había autoimpuesto que la higiene no se llevará más de un 13 por ciento del presupuesto. Todo indica que ahora ese número se quedará cortísimo.

Extensión
Si, como se especula, el debut de las nuevas prestatarias se da en los primeros meses del año que viene, el principal contrato que paga el municipio (por importancia y por el dinero en juego) podría quedar atado hasta prácticamente mediados de 2028.
Esto, porque si bien la concesión es a ocho años, también se estipula hasta 18 meses de prórroga y otros seis meses de extensión. Eso implica que los próximos dos intendentes tendrían, a priori, incidencia mínima en el tema de la higiene urbana.
Será un contrato ya cerrado, con actualizaciones casi automáticas cuando los costos suban por encima de un cinco por ciento.
Sólo hay un aspecto en el cual posiblemente el sucesor de Mestre tendrá que intervenir: la definición del modelo de contenerización. Es que la redacción original del pliego preveía contenedores sólo para el área central, pero luego, entre las modificaciones incorporadas, está la de hacer extensiva de manera progresiva a otros barrios, grandes avenidas, áreas comerciales y hospitales, a partir del tercer año de concesión.
Ya inscriben oradores para la audiencia pública. Se realizará el próximo jueves en el CPC Monseñor Pablo Cabrera. El Concejo Deliberante de Córdoba está anotando a los interesados en exponer durante la audiencia pública que se realizará el próximo jueves, para analizar el pliego de la licitación de la recolección de residuos.
Esa reunión fue convocada para las 15, en el CPC Monseñor Pablo Cabrera, y es una exigencia que impone la Carta Orgánica, antes de proceder a la votación en segunda lectura del proyecto enviado por el Departamento Ejecutivo.
Un despacho del pliego ya fue aprobado en el recinto en primera lectura el pasado viernes 17. El oficialismo obtuvo 16 votos y la oposición reunió 15.
Los interesados en participar en la audiencia deben dirigirse a Secretaría General de Comisiones del Concejo (pasaje Comercio N° 457), hasta las 13 del mismo jueves 2, y luego, desde las 14, en el mencionado CPC. Cada uno de ellos podrá exponer durante cinco minutos.

Cronología
Abril de 2012. Mestre saca a Crese y les concede habilitación precaria a Lusa y a Cotreco.
Diciembre de 2013. Se abren los sobres de la licitación pero por los costos queda parada.
Junio de 2016. El Ejecutivo declara caída la licitación y le pasa el barrido al Esop.
Febrero de 2017. Primer aval al pliego para una licitación con menos prestaciones.
2018. Se estima que recién ese año se pondrá en marcha la nueva prestación.

Ver Noticia On Line


Carlos Pastori: Perdimos la oportunidad de discutir a fondo

Para Red Ciudadana Nuestra Córdoba, conceptualmente el Ejecutivo no puso el énfasis necesario para abordar la lógica de todo el proceso: separación en origen, recolección y disposición final, para obtener ventajas económicas, sociales y ambientales. Las nuevas prestatarias de recolección de residuos debutarán recién en 2018
Entre las voces que se alzaron para alertar de que el pliego de la basura actualmente en discusión en el Concejo es “una oportunidad pérdida” por limitarse a conservar, a grandes rasgos, el actual esquema de recolección y enterramiento sin innovar o al menos intentar darle una vuelta de tuerca al asunto, se cuenta la Red Ciudadana Nuestra Córdoba.
Para esa ONG, conceptualmente el Ejecutivo no puso el énfasis necesario para abordar la lógica de todo el proceso: separación en origen, recolección y disposición final, para obtener ventajas económicas, sociales y ambientales.
“Nos la pasamos discutiendo si seguirán o no las mismas empresas; si el Surrbac tiene buen convenio o no y si se lo puede cambiar. Son cosas que no están a nuestro alcance como vecinos, y que no son el eje central. Desaprovechamos la oportunidad de abrir la discusión sobre cómo reciclamos más, para enterrar menos basura”, opinó Carlos Pastori, miembro de la Red que, en nombre de esa entidad, acercó aportes al Concejo.

Reciclado
Pastori se apoyó en datos. Dijo que la ciudad recicla sólo entre el tres y el cinco por ciento de la basura que genera, cuando esa proporción podría elevarse hasta el 30 por ciento; y que el sistema tiene integradas unas 200 personas en el reciclado, pese a que ellos tienen relevadas unas tres mil que hacen esa tarea informalmente y que podrían potenciar el proceso.
“Están las condiciones dadas para encarar la separación en origen y el reciclado, pero lamentablemente no fue este el interés central del pliego”, agregó Pastori.
Si bien admitió que la frecuencia de una vez por semana para el retiro de restos secos “es correcta”, machacó con que no se dio un debate público para involucrar a miles de vecinos en la selección previa al reciclado.
“Es lo que los vecinos pueden aportar, pero nadie los convocó. Por ejemplo, se podría haber evaluado un régimen de premios para quienes separan la basura en origen”, dijo.
Según datos de la Red, casi la mitad de los residuos que llegan a los Centros Verdes en la actualidad provienen de vecinos que los acercan por su cuenta, mientras que el resto los llevan las empresas Lusa y Cotreco, tras la recolección domiciliaria.
“Hay que aceitar todo esto. El vecino que separa restos secos siete días y no se los retiran se desalienta y abandona todo”, señaló Pastori.
Por otro lado, desde Nuestra Córdoba alertaron que las falencias en el reciclado pueden terminar impactando en la etapa de enterramiento, y no sólo por la provisión de mayores volúmenes de material.

Peligra el enterramiento
Pastori indicó que la licencia ambiental obtenida por Cormecor –la sociedad anónima que se ocupará de la disposición final de los residuos– de parte de la Secretaría de Ambiente tiene como requisito la presentación de un programa sistemático de metas de reducción de RSU (residuos sólidos urbanos) para enterrar y el uso prioritario de la metodología de separación en origen.
En ese sentido, advirtió que no hay en los pliegos pautas concretas de seguimiento del proceso de reciclado, lo cual podría poner en aprietos la licencia de Cormecor.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs