1 feb. 2017

Proyecto Agua Segura podría estar en Córdoba

La Voz del Interior (01/02/2017)
Iniciativa para decirle “chau” al agua turbia en zonas vulnerables

Proyecto Agua Segura se ejecuta en escuelas rurales y comunidades de pueblos nativos. Busca evitar patologías por consumo de agua contaminada. Intentarán traerlo a Córdoba.
Según estadísticas oficiales, en Argentina el 16 por ciento de la población no puede acceder al agua potable de red. Para algunas organizaciones no gubernamentales, la cifra es más alarmante: dos de cada 10 personas no la obtienen. Y a esto hay que agregar que mucha gente consume agua con estándares de calidad paupérrimos, lo cual es un atentado a su salud.
Por esta realidad, el médico Nicolás Wertheimer fundó el Proyecto Agua Segura en agosto de 2015 junto al embajador del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Julián Weich. Persigue un fin noble: prevenir enfermedades transmitidas por el agua en escuelas rurales y comunidades nativas de zonas vulnerables. Se basa en la conversión de agua contaminada en potable a través de filtros purificadores microbiológicos que eliminan bacterias, virus y parásitos.
Estos filtros LifeStraw, de origen suizo, son avalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) por su tecnología y protección sanitaria. Utilizan la fuerza de gravedad sin necesidad de agregar químicos y proporcionan agua segura durante tres o más años. Niños y adultos pueden beber agua limpia de manera práctica y económica. Ya se usa en otros países y es reconocido mundialmente porque puede salvar vidas.
Hay dos tipos de filtros: familiar y comunitario. El primero procesa 20 mil litros de agua segura para viviendas sin acceso al agua potable o en situación de emergencia después de un desastre natural; el segundo, hasta 100 mil litros para escuelas rurales, parroquias y centros comunitarios.
Actualmente, 500 familias, 40 comunidades y 200 escuelas rurales argentinas ya usan el sistema.
Además de instalar filtros, el Proyecto Agua Segura desarrolla el programa Escuelas Activas, que brinda formación de agentes sanitarios, talleres de concientización y capacitación en prevención para referentes de la población rural sobre los cuidados e higiene en relación al uso del agua. Más de 20 mil personas fueron capacitadas. A los niños se les enseña con metodologías vinculadas al juego.
“El aspecto educativo es vital; quienes no acceden al agua potable deben saber que hay bacterias en el agua contaminada que afectan la salud”, afirmó Wertheimer.
Ya recibieron filtros y capacitación instituciones y comunidades rurales de Chaco, Salta, Formosa, Santiago del Estero, San Juan, Mendoza, Entre Ríos, Buenos Aires, Misiones, Santa Fe, Jujuy, Catamarca, Tucumán, Neuquén, La Rioja, Río Negro y Chubut.
Por ahora, en la provincia de Córdoba no hay adherentes, pero Wertheimer anticipó que este año se tratará de aplicar el proyecto en, al menos, 20 escuelas rurales. Por eso, será necesario que las organizaciones sociales que trabajan con colegios se comuniquen con Agua Segura. Con este fin, el médico ya mantiene conversaciones con fundaciones locales.
A escala internacional, usan los filtros purificadores organizaciones como Cruz Roja, Cáritas, Save The Children, Médicos Sin Fronteras y World Vision, entre otras. A nivel nacional, más de 80 ONG.
Los filtros se entregan en zonas afectadas por inundaciones, emergencias y catástrofes. En los últimos días, Agua Segura evaluaba con la Cruz Roja un plan de acción para llevarlos a la provincia de Jujuy, donde días atrás un alud arrasó con el sistema de agua de red. Según Wertheimer, en Jujuy sería conveniente usar filtros comunitarios en vez de transportar agua en bidones y en camiones.
En 2017, los integrantes de Agua Segura ansían incorporar a otras 400 escuelas rurales del país.

De África a Argentina
Wertheimer comentó a La Voz cómo nació el emprendimiento Agua Segura: “Un día observé en Google fotos de África en las que se veía gente que tomaba agua de un charco con un filtro LifeStraw, que transformaba agua turbia en limpia, potabilizándola”.
Y siguió: “Junto a Weich, empezamos a mostrar esta tecnología en escuelas y comunidades rurales que consumían agua pluvial, de aljibes, tanques, ríos, arroyos, vertientes y hasta charcos; rastreamos cuáles necesitan agua limpia y ofrecemos el proyecto”.
En la mayoría de los casos, el agua que consumían tenía olor, color y estaba contaminada.
A un costo accesible, empresas, fundaciones, gobiernos (provinciales y municipales) y organizaciones civiles pueden adquirir el Proyecto Agua Segura para beneficiar a escuelas, centros comunitarios, parroquias y comunidades.

Casi 300 voluntarios trabajan en Agua Segura
Viene en aumento el número de personas que apoyan el proyecto. Cerca de 300 personas trabajan hoy en el Proyecto Agua Segura, algunas financiadas por el Gobierno, otras por el sector privado y otras ad honorem. Los interesados en el proyecto deben ingresar a: www.aguasegura.com.ar. En Facebook: Proyecto Agua Segura. En Twitter: twitter.com/AguaSeguraArg. Y vía mail, hay que comunicarse a: info@aguasegura.com.ar.

Muertes evitables
Hay aguas que enferman. Al año, un millón de personas fallecen por patologías del agua. Según un informe de 2015 de Joint Monitoring Programme (de la Organización Mundial de la Salud y de Unicef), cada año hay 1.500 millones de personas en el mundo afectadas por enfermedades transmitidas por el agua. Un millón mueren por año por enfermedades asociadas al agua, la sanidad y la higiene. Y un niño fallece cada 90 segundos por el mismo flagelo del consumo de agua sin tratamiento. La diarrea es la segunda causa de muerte en niños menores de 5 años.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs