14 ene. 2017

Villa María y un eterno problema con la cava Botta

El Diario de Villa María (14/01/2017)
El basural del Botta, descontrolado predio en donde se tira de todo

A pocas cuadras de las viviendas, la cava es el terreno elegido para dejar de todo, sin que nadie controle el ingreso y el egreso. Un vecino del lugar dijo que reclama al municipio sin respuestas
El basural de barrio Felipe Botta sigue siendo un enorme foco de infección y atentado contra el medio ambiente, a escasas cuadras de viviendas.
Son casi ocho hectáreas abiertas para que cualquier ciudadano, empresa o cooperativa llegue y arroje lo que sea.
De hecho, EL DIARIO accedió ayer a la mañana sin que nadie controlara el ingreso y egreso. Y en la media hora que estuvo en el lugar contabilizó cuatro vehículos que dejaron residuos. Depositaron cubiertas, tierra, escombros, ramas y uno entró con un contenedor en el que se veían bolsas de color negro.
José Quintana es un vecino de la zona, que tiene su casa a poca distancia. “Accastello (Eduardo, el exintendente) firmó un decreto en 2014 en el que estableció que sólo estaba permitido arrojar escombros, restos de poda, tierra, pero acá tiran de todo”, cuestionó señalando la enorme cantidad de bolsas de basura de todo tipo.
En algunos sectores el olor era nauseabundo y proliferaban las moscas. “En mi casa nunca hubo tantas moscas como ahora, es por esto”, afirmó Quintana, quien recordó que en 2008 se empezó a enterrar la basura en el lugar, tarea que realiza el municipio habitualmente.
De acuerdo a lo que observó este diario ayer y a las palabras de Quintana, el predio es tierra de nadie y por eso “vienen hasta de geriátricos a tirar pañales, otros que dejan residuos patógenos, de todo”.
En la víspera se veían desde televisores rotos hasta ladrillos, desde bolsas con residuos húmedos hasta botellas de plástico y ventiladores, pasando por montones de cubiertas, pañales, colchones, latas, bolsas de color negro.
El basural está a los pies de una de las tres lagunas de retardo que tiene la ciudad. Y tras un montecito, ya hay alguna vivienda. Cerca se levantó un loteo y a 400 metros está la ruta nacional 158.
La calle Francisco García, que lleva al lugar, es la carta de presentación de lo que una persona encontrará aquí: al costado del camino hay muchos residuos.
“Solicité en la Municipalidad que pusieran carteles en esa calle, avisando que a 300 metros está esta cava. Al menos que no tiren la basura en esa arteria”, razonó Quintana.
El ciudadano recordó que hizo muchos planteos tanto en el municipio como en la prensa durante la gestión de Eduardo Accastello. Con la asunción de Martín Gill esperó encontrarse con modificaciones en la política ambiental, hizo diversos reclamos administrativos, pero pasó el tiempo “y todo siguió igual”.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar

Cargando...

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs