19 ene. 2017

Villa El Libertador se unde y poco se hace




Día a Día (19/01/2017)
En Villa El Libertador hay cuatro hundimientos de pozos negros por día

Los vecinos de Villa El Libertador dicen que los colapsos de pozos negros se extienden por fuera de las manzanas en emergencia.
Pasaron seis meses desde que la justicia les dio la razón a los vecinos de Villa El Libertador y puso a la Muni y a la Provincia a trabajar en un plan de remediación ambiental para la zona castigada por la saturación de las zonas freáticas y el colapso de los pozos negros.
Sin embargo el alivio no llega. No sólo eso, el drama se extiende más allá de las 20 manzanas críticas sobre las que se declaró la emergencia sanitaria y se dispusieron las medidas paliativas en el marco del amparo aceptado por la Cámara de 1º Nominación. Las lluvias empeoran el panorama.
Los pozos ciegos se siguen desbordando; las casas se siguen hundiendo y las paredes tienen hasta 1,20 m de humedad y hongos; el canal acumula basura, ratas, alacranes y mosquitos; y las aguas servidas inundan calles, veredas y viviendas con los riesgos para la salud, la integridad física y la vida que todo este combo significa.
Luis Rocha, uno de los vecinos amparistas asegura que se hunden cuatro pozos por día y cada vez son menos los camiones que atienden la demanda constante de desagotes: “Después de la cautelar vinieron con ocho camiones y ahora en enero no llegan a tres. Además, para poder cubrir más domicilios y cumplir con la Justicia, desagotan sólo una cuarta parte del pozo, por lo que se vuelven a llenar”, dice Rocha mientras recorre la casa de Claudia Nievas, una vecina a quien hace dos semana personal de Defensa Civil le dijo que sus casa estaba inhabitable.
Allí viven dos familias: cuatro adultos y nueve niños, dos de ellos casi se caen en el crater que se abrió en el patio. La vivienda está a 15 cuadras de la zona crítica.
Según el relevamiento de los vecinos desde julio se han atendido 3.200 pedidos de desagote de un total 4.500.
Por otra parte señalan que sólo hay instaladas cuatro bombas depresoras de las napas freáticas –de las siete prometidas– y no siempre funcionan. “Si se corta la luz dejan de funcionar y tiene que venir un empleado del CPC que tiene la llave para volverlas a activar”, explica el vecino y cuenta que en diciembre estuvieron cuatro días sin bombas porque ese empleado se había ido de viaje.
Salud. “El relevamiento sanitario es una mentira, nunca se hizo, nunca pasaron a preguntarnos si hemos tenidos problemas respiratorios o diarrea.”, exclama Claudia Casas de Mujeres en Marcha. Se refiere al monitoreo epidemiológico que la Secretaría de Salud realizaría para determinar si hubo aumento de casos de hepatitis y diarrea vinculadas al derrame de aguas servidas.
La respuesta. Desde la dirección de prensa de la Municipalidad señalaron que los desagotes se están haciendo con normalidad y recordaron las gestiones realizadas por dos vías distintas para conseguir, vía financiamiento nacional, las obras de redes domiciliarias y conexiones cloacales que forman parte de la solución definitiva de la problemática. Hoy aportarán información detallada de los trabajos en la zona.

Hay 1.500 casas afectadas
El martes fue noticia el vecino Héctor Pizarro. En su casa ubicada en Sobremonte y Provincias Unidas –a una cuadra de la zona crítica– el joven que hacía el asado sintió un movimiento de tierra y luego se le hundió el pie. El pozo de unos 50 cm se transformó al día siguiente en un verdadero cráter. Es el segundo pozo que se abre en el patio de esta vivienda.
A Verónica Puche se le hundió el auto en el garaje cuando ingresaba a la vivienda de sus padres en Calamuchita 5488.
En la casa de Claudia Nievas se bañan día de por medio para no colapsar más el pozo. Ya le dijeron que su casa ha quedado inhabitable porque debajo el agua ha ido comiendo el suelo sobre el que se asienta la vivienda y las paredes tienen grietas en las que cabe una mano.
“La diferencia está en el poder adquisitivo que tienen las familias para solucionar el problema”, dice Rocha. Los vecinos que pueden, contratan camiones atmosféricos privados que cobran más de 1.500 pesos por desagote.

Ver Noticia On Line

Más Información:

La Nueva Mañana  - Edición Electrónica (19/01/2017)
Vecinos acusan que siguen los desmoronamientos en Villa El Libertador
.

0 comentarios:

Buscar

Cargando...

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs