18 ene. 2017

Río Cuarto: microbasurales y Cotreco con críticas

El Puntal de Río Cuarto (18/01/2017)
Críticas a la aplicación de multas en la mitigación de microbasurales

Desde la ONG Educación y Acción Ciudadana sostienen que existen fallas en el sistema punitivo. Los recuperadores solicitan una mayor inclusión, mientras continúan los inconvenientes de mantenimiento
Los primeros meses de la gestión municipal de Juan Manuel Llamosas estuvieron caracterizados por la estructuración de las bases que hoy componen su identidad, como declaraciones que guían cada paso. La política económica, la emergencia vial y la higiene urbana fueron algunas de ellas, y sobre la última de las mencionadas, una “nueva impronta” en el trabajo con los microbasurales.
Meses atrás, el ejecutivo anunció una serie de medidas que apuntaban al trabajo de mitigación y erradicación de unos ochenta espacios de acumulación de residuos. Estos trabajos se enfocaban en los objetivos a través de la contratación de maquinaria, pero en especial, en los artículos comprendidos dentro del confeccionado Código de Higiene Urbana, con multas y recargos a quienes incurrían en faltas luego de arrojar basura y a quienes permitían la acumulación de residuos en sus terrenos sin proceder a la limpieza del mismo.
El análisis de la problemática y, en especial, sobre las acciones iniciadas por el municipio llevan a diferentes preguntas sobre el rendimiento y la efectividad de los trabajos realizados, teniendo en cuenta el objetivo de terminar con los microbasurales. Desde la Asociación Civil Educación y Acción Ciudadana lanzaron críticas a la postura adoptada por el municipio, desde el aspecto punitivo de la multa hasta el rol que ocupan los recuperadores urbanos.
“Como se elaboró el código de higiene urbana también deben elaborarse esquemas de aplicación para el reciclado y otras acciones, en especial desde el trabajo en microbasurales”, sostuvo Ricardo Gianni, titular de la ONG que trabaja en materia higiene urbana con los recuperadores urbanos de la ciudad.
Para el director de la organización, “la principal falla se da en el sistema punitivo”.
“Vemos como está fracasando la política de multas sobre los microbasurales. No es la única solución, la multa no ayuda a modificar conducta ni entramado social. No sirve de nada si no está acompañado de un mensaje”, indicó Gianni.
“El sistema punitivo del nuevo código de higiene urbana carece de una mirada en la conducta. La norma está, si nadie la cumple no vale nada y después es muy difícil recuperarla”, añadió.
En respuesta a estos planteos, la Municipalidad se mostró en acuerdo con la correspondencia entre la multa y un trabajo de concientización. Asimismo, aclararon que actualmente no se aplican castigos económicos, sino que se intima a los infractores. “Estoy de acuerdo a que el Municipio debe seguir ese camino, razón por la cual no ha aplicado multas fuertes sino intimaciones. Aún no hemos aplicado multas a los dueños de los terrenos en donde se forman los microbasurales”, dijo el coordinador de Gestión Ambiental e Higiene Urbana de la subsecretaría de Servicios Públicos, Mariano Mancinelli.
En cuanto a los objetivos planteados, Mancinelli aseguró que “se apunta a reducir significativamente el número de espacios de acumulación”.
“Nos hemos puesto objetivos claros,  pasar de tener 80 microbasurales a cerca de 15 o 20 hacia el final del 2017”, afirmó el funcionario y añadió: “Hemos mejorado y ordenado el área de higiene urbana y lo hicimos con menos recursos. Disminuimos la cantidad de toneladas sacadas”.

Microbasurales en la ciudad
A pesar de los esfuerzos del municipio, el movimiento en los microbasurales sigue generando preocupación. En los últimos días, las maquinarias abocadas a la mitigación de estos espacios se encuentran trabajando en un basural del barrio Ciudad Nueva, en el sur de la ciudad. En los próximos días avanzarán hacia otras zonas, apuntando a  los objetivos antes mencionados.
Si bien la Municipalidad sostiene que algunos espacios han sido cercados y que “no se han registrado nuevos microbasurales”, los vecinos continúan preocupados por otros sectores  que continúan generando problemas. Uno de los que mejor representan dicha problemática está ubicado en cercanías del Hospital San Antonio de Padua, a metros de un complejo habitacional de lujo.
“La gente sigue tirando basura y no se pone un freno”, comentaron vecinos del lugar. Otro de los espacios se ubica en calle Sadi Carnot, detrás del colegio Luciernagas de barrio Abilene, lugar que hasta hace algunas semanas acumulaba gran cantidad de escombros y hasta fue foco de un incendio.
En ese sentido, el titular de Educación y Acción Ciudadana destacó que existe una falta de compromiso, tanto en los dueños del terreno como en la gente que arroja la basura. “La conducta del vecino que descarta la basura en estos lugares es insolente. Hoy no estamos desarrollando una cultura social que apunte a un cambio en la comunidad”, expresó.

El rol de los recuperadores
Gianni agregó que “últimamente se ven muchas caras nuevas” en el cirujeo y que esto “es producto de la recesión”. Como parte del proceso, las partes coinciden en que se deberá realizar un trabajo integral en la inclusión de los recuperadores. El titular de la ONG de recuperadores sostuvo que “es necesario un abordaje en red, promoviendo una integración laboral” teniendo en cuenta situaciones particulares en sectores como Oncativo o Islas Malvinas.
Agregó que “la Municipalidad deberá hacerse cargo de la inclusión laboral de muchas personas que viven en condiciones de marginalidad”.
Por su parte, Mariano Mancinelli expresó que es necesario llegar a un acuerdo “para que puedan desarrollar su tarea en sectores que estén permitidos” y mencionó la importancia de instalar una escombrera municipal, la cual “dará trabajo al sector”, mencionó.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Por atrasarse en los cheques, el Municipio deberá pagarle otros $ 10 millones a Cotreco
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs