2 ene. 2017

Desde Villa María se defiende los bosques

El Diario de Villa María (02/01/2017)
Desde Villa María, el país defiende los bosques de la provincia

La Red de Cátedras Libres de Soberanía Alimentaria y colectivos afines de universidades públicas argentinas y latinoamericanas, abordó especialmente en su reunión anual celebrada en Villa María en diciembre último la situación de los bosques nativos en la provincia de Córdoba. Y con respecto a ese tema específico elaboró el siguiente documento
Declaramos respecto de la situación de los bosques nativos en la provincia de Córdoba:
Que ante el estado de emergencia socio-ambiental en que se encuentra la Provincia, son pasible de ser enmarcadas bajo la figura de ecocidio las faltas en las que incurrió el Gobierno de haber desprotegido la vida de los ciudadanos mediante la omisión de planificación socio-ambiental integral junto con la autorización y/o no prohibición de la impiadosa deforestación del monte nativo provincial.
Que tal desprotección ha redundado en el deterioro, en su mayor parte irreparable, de la salud ambiental y humana, así como contribuido a la profundización del cambio climático manifestado en desequilibrios naturales tales como desertificación, sequía, incendios, incremento de temperatura, crisis hídrica e inundaciones, cuyo impacto social (dependencia político-económica, desalojos imprevistos y/o violentos, destrozo de viviendas familiares, pérdidas de bienes tangibles e intangibles, desarraigo, desempleo, producción de alimentos nocivos para la salud, enfermedades psico-físicas) aún no se ha logrado subsanar y en gran medida no será posible revertir.
Que en pro de cumplir con el objetivo de conseguir máxima ganancia a cada paso sin reparar en los efectos colaterales, el neoliberalismo viene ocasionando, cada vez con mayor voracidad, daños a la salud integral de nuestro planeta y de todos los seres que lo habitamos. La riqueza que genera es la económica y para un muy ínfimo número de personas, a costa de la pobreza de millones y, lo peor, el aniquilamiento impiadoso del tesoro que es nuestro patrimonio natural, sin dudas el mayor capital material con el que cuenta la humanidad, en tanto de él depende la vida.
Que la reducción inescrupulosa a menos del 4% del bosque nativo original, acaecida en Córdoba es considerada una de las mayores en el planeta.
Que los motivos que fundamentaron tal despropósito de consecuencias gravísimas y en gran parte letales, no han sido cuestiones de fuerza mayor ni se han relacionado con ninguna medida de emergencia para protección o promoción de la vida, sino que se reducen a la voraz ambición de poder político y especialmente económico de grupos minúsculos de personas absolutamente identificables, cuya indiferencia ante el conocimiento de libre acceso pre-existente a su acción y provisto desde diferentes ámbitos del saber, unida a una insensibilidad atroz ante el reclamo y el dolor de sus congéneres así como de todas las vidas que conforman y posibilitan la sustentabilidad de la vida en la Tierra, es notable y deleznable.
Que, cumpliendo con los patrones de un capitalismo salvaje, el accionar de grupos de poder concentrado, va deforestando y saqueando los bosques nativos de la provincia, plasmando una guerra socio-ambiental invisibilizada cuyas consecuencias podrán cuantificarse por millones de vidas y durante varios siglos. Comprendemos que este hecho es digno de calificarse como delito de lesa humanidad.
Que lejos de atender esta gravísima realidad de emergencia socio-ambiental, el Gobierno provincial apoyando implícitamente futuras acciones sobre el monte nativo por parte de grupos económicos privados de orden agroindustrial, minero e inmobiliario interesados en proseguir con el ecocidio impune hasta hoy, pretende imponer un Proyecto de Actualización de la Ley Nº 9.814, de Ordenamiento Territorial de Bosque Nativo, reglamentación que permitiría sea potenciada la capacidad destructiva de esta legislación vigente.
Que además, en su intención a ultranza de aprobar este proyecto, transgreden procesos normativos jurídicos y democráticos básicos tales como incongruencia entre ley provincial y ley nacional, intento de sortear la instancia de audiencia pública y/o consulta popular, desarticulación entre variables concausales lo cual impide planificación preventiva integral para las generaciones actuales a la vez que para las futuras y retroceso en lugar de progreso en cuanto a la promoción y cuidado del ambiente previsto en legislación anterior…
Que tal Proyecto de Actualización es, en síntesis, un constructo siniestro que soslayando cínicamente los oprobios ya cometidos y sus cuantiosas y gravísimas consecuencias socio-ambientales, estructura esta herramienta legislativa al servicio de la satisfacción de los intereses económicos concentrados de las corporaciones agroindustriales, mineras y/o inmobiliarias, mediante planteos discursivos que pretenden encubrir tal arbitrariedad, denotando desinteligencia o bien infravaloración de la capacidad de los diversos actores sociales de realizar lecturas que develen lo soterrado creando a partir de ello respuestas y acciones válidas que puedan contrarrestar la intención, en definitiva, de sobreponer el poder del ser humano en perjuicio de la naturaleza y por ende de la vida toda.
Celebramos entonces la habilidad resiliente de la sociedad argentina y de la provincia de Córdoba en particular, para superar la fragmentación que propone el neoliberalismo… generando ante esta ignominia la lúcida articulación de disciplinas, saberes, experiencias, instituciones, sectores y todo lo que va siendo necesario y factible a fin de organizar acciones que, a fuerza de tal unidad, logran tramar concretamente soluciones alternativas a las propuestas destructivas del modelo imperante. Demuestra esto que los hombres y mujeres que van recuperando su integración sistémica con la naturaleza, acceden al modus operandi que permite empezar a regenerar el entramado vital mediante prácticas colectivas emancipadoras en las que el poder humano circula respetuoso de la naturaleza…

Desde nuestro haber actual:
- Ante un sistema judicial que legaliza lo ilegal, ofrecemos el trabajo profesional que hace efectiva la expectativa de justicia socio-ambiental;
- Ante un sistema político que se apropia de los discursos genuinamente válidos para el bienestar común tergiversándolo para generar perversamente una realidad favorecedora de los sectores que han acaparado el poder, ofrecemos una acción política afín a la vida mediante el ejercicio de la soberanía alimentaria;
- Ante un sistema económico neoliberal que deteriora la vida a cambio de dinero, ofrecemos una economía que respeta, entre otras, la producción de alimentos saludables y su distribución, comercialización y consumo sustentables;
- Ante un sistema comunicacional monopólico que invisibiliza la realidad dañina que el poder corporativo viene construyendo… ofrecemos la socialización en red ejercida por ciudadanos empoderados y comprometidos que entrelaza información, disciplinas, saberes, instituciones y sectores que se organizan y construyen colectivamente;
- Ante un sistema de salud que reproduce enfermedad, ofrecemos acciones sanitarias comunitarias cada vez más integrales y respetuosas de la naturaleza;
- Ante un sistema educativo que forma educandos para someterse a las necesidades y pautas corporativistas, ofrecemos una educación cada vez más accesible y liberadora de las potencialidades innatas que vaya facilitando construcciones emancipadoras y en este sentido, una universidad que es digna heredera de la Reforma de 1918 en el ejercicio de entrelazar sus funciones de extensión, investigación y docencia;
- Ante una comunidad de trabajadores oprimida en los pautas económicas neoliberales de producir para obtener dinero e ingresar así al circuito vitalicio de dependencia explotadora, ofrecemos una organización gremial que va librándose de compañeros corrompidos que negocian con la fuerza laboral ajena para obtener mejor posicionamiento en las jerarquías que imponen los sectores de poder, para entonces poder seguir integrándose en la construcción de fuentes de trabajo cooperativo, sustentable y por ello verdaderamente dignificante;
- Ante una ciudadanía que se defiende de la vida naturalizando su enajenación, ofrecemos una vecindad que cada día crea más motivos para encontrarse y abrir diálogo, aprender y generar acciones comunes.
Todo este capital colectivo con el que contamos hoy es fruto de un proceso de empoderamiento del pueblo que decide ejercer sus derechos y organizarse para transformar la realidad, autogestionando conjunta y democráticamente construcciones que permitan ir reparando los errores cometidos mediante la generación de soluciones concretas con pautas de vida sustentables. La lucha por la vida, por la paz y por el futuro se basa en la integración dinámica entre todos los sectores sociales y de éstos con la naturaleza.
Optimistas por lo logrado, proponemos continuar la senda de la apertura a un proceso de transición que armónicamente vaya plasmando las transformaciones estructurales válidas para la construcción de una realidad socio-ambiental saludable… que asegure un porvenir digno a las próximas generaciones.
Es hora de tomar la decisión de cambiar radicalmente el rumbo para salir de este camino ecocida, asumiendo que la naturaleza tiene límites y leyes que respetar, que los seres humanos somos sólo una parte más del sistema natural….
Es hora de expandir exponencialmente la capacidad de reflexionar críticamente para aprender lo preciso y reorganizarnos para proteger y respetar la vida en todas sus dimensiones provocando cambios esenciales en nuestra realidad.
De lo contrario, seguiremos esclavos de un sistema que inevitablemente persistirá en la vía de provocar cada vez mayor concentración global del poder y del mercado, lo cual agravará cada vez más nuestra crisis socio-ambiental…
Esta emergencia socio-ambiental es, entonces, un momento de crisis civilizatoria que nos desafía a replantear nuestra posición ante la vida e iniciar un proceso de reflexión, recuperación y construcción colectiva de un nuevo paradigma que respete la vida íntegramente.
Un estado de bienestar común necesita partir de la premisa que todo lo existente está en constante interconexión, por lo que toda acción humana depende y afecta todas las otras manifestaciones vitales, produciendo entonces preservación de la vida o bien su destrucción.
Es clave superar el temor que hace al humano aferrarse a su pequeño poder con el cual se convierte en un ser aislado…
La protección, conservación y regeneración del bosque nativo es básica para toda posibilidad de vida actual y futura. Atento a esto proponemos se realice una convocatoria abierta a la sociedad para efectuar un tratamiento integral acerca de esta problemática, en el que participen todos los actores que puedan sumar conocimiento, saber y testimonio para construir colectivamente a una propuesta legislativa válida, la cual sea luego aprobada por consulta popular.
El momento crítico que transitamos como civilización debe convertirse en una bisagra que nos posibilite un salto cuántico de consciencia desde la cual acceder a la construcción de una vida íntegramente sustentable, saludable, digna.
Hoy todavía podemos.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs