23 ene. 2017

Cormecor espera presentar la documentación al TSJ

La Voz del Interior (23/01/2017)
El futuro enterramiento se define en la Justicia provincial

En Cormecor esperan presentar ante Ambiente la documentación sobre las observaciones realizadas para que se otorgue el documento que reclama el TSJ.
A pocos metros del enterramiento sanitario de Potrero del Estado, el Gobierno provincial expropió 160 hectáreas de un total de 500 para que la Corporación para la Gestión Sustentable de los Residuos del Área Metropolitana Córdoba (Cormecor) construya el Complejo Ambiental Córdoba, donde se dispondrán de los residuos sólidos urbanos por los próximos 30 años.
Las obras no se pudieron iniciar debido a las medidas cautelares presentadas por vecinos de la localidad de Santa Ana, que rechazan la radicación y cuestionan el estudio de impacto ambiental presentado por Cormecor.
Una vez que termine la feria judicial, el Tribunal Superior de Justicia debe analizar si se cumplieron los pasos dispuestos en la ley ambiental para la instalación del complejo. La última novedad fue el pedido del TSJ para que Cormecor acredite que cuenta con la licencia ambiental.
Por su parte, la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Córdoba ratificó que Cormecor posee la licencia ambiental. Pero admitieron que el Tribunal pedía más certezas sobre este documento, ya que la autorización que dio la repartición poseía observaciones.
En Cormecor esperan presentar ante Ambiente la documentación sobre las observaciones realizadas para que se otorgue el documento que reclama el TSJ.
Mientras tanto, la relación entre la empresa, Ambiente y el grupo de vecinos de Santa Ana que rechaza la instalación del complejo está cortada. Y los residuos continúan ingresando a Piedra Blanca, donde ya se advirtió que no queda demasiado espacio para seguir con esa tarea.
Cormecor, controlada principalmente por la Municipalidad de Córdoba, planea la construcción del sitio de disposición final en un predio al sur de la ciudad, ubicado entre las rutas nacional 36 y provincial 5. Las instalaciones cuentan con cinco plantas de tratamiento y valorización y un sector de disposición final.

Ver Noticia On Line


El predio que guarda 10 millones de toneladas de basura

El viejo enterramiento sanitario de Potrero del Estado recibió los residuos domiciliarios de Córdoba entre 1981 y 2010. En la actualidad se trabaja cubriendo con tierra de la última fosa activa. El predio de 220 hectáreas podría convertirse en una usina solar.
El campo tiene 220 hectáreas, y está ubicado 18 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba. Se encuentra al lado del complejo penitenciario de Bouwer, sobre la margen este de la ruta nacional 36. Dentro hay oficinas, galpones y balanzas que muestran las huellas de casi siete años de inactividad. Y también tiene enterradas más de 10 millones de toneladas de residuos que los cordobeses generaron entre 1981 y 2010.
En enterramiento sanitario de Potrero del Estado, pese a estar cerrado, permanece activo. No sólo porque los residuos continúan su proceso de descomposición debajo de la tierra, sino porque continúan ingresando camiones cargados con tierra para finalizar el cierre de la última fosa que estuvo activa: la nueve.
La última vez que La Voz recorrió el predio fue en agosto de 2014. Para esa fecha, iban seis meses del trabajo de cierre del último sector del relleno. Las tareas, desarrolladas por la Municipalidad de Córdoba, se llevan adelante debido a una orden judicial.
La fosa nueve tiene 400 metros de ancho, 800 metros de largo y 18 metros de elevación sobre la superficie. El cierre es hasta el punto en que se abandonó en marzo de 2010, aproximadamente a unos 500 metros desde donde se empezó a trabajar. En 2014, todavía estaban sin cubrir algunos sectores de basura.
Es que esa área fue literalmente abandonada con el último camión que ingresó al enterramiento. Tres años después se comenzaron a tapar los desechos que habían quedado descubiertos.
El miércoles pasado, este diario volvió a recorrer el predio. La obra ya está en la recta final, en la que se tiene que terminar de tapar el sector noreste y la pendiente hasta un canal con membrana geotextil. El año pasado, ingresaron 417 mil toneladas de tierra procedentes del enterramiento sanitario de Piedra Blanca, que sirvieron para perfilar la montaña y cubrir los residuos.
El director de Higiene Urbana, Daniel Vercesi, indicó que para agosto próximo las obras van a estar concluidas.
No obstante, las tareas no se detendrán ya que se debe continuar con el tratamiento de los líquidos lixiviados producto de la descom­posición de la basura, con el venteo de gases y con los monitoreos de las napas freáticas. Estos trabajos se pueden extender por unos 30 años más.

Qué hay en el predio
A principios de los ’80, se eligió el método del enterramiento sanitario para terminar con los basurales a cielo abierto que funcionaron en la década de 1970, en la zona donde hoy se asienta barrio Nuestro Hogar III. Esos basurales se habían establecido después del cierre de dos incineradores que se encontraban en los barrios Observatorio y Villa Belgrano.
Por mes, unas 75 mil toneladas de basura llegaban al relleno para ser compactadas y enterradas, sumando unas 900 mil toneladas anuales. En la década del ’80 y del ’90 se procesaban unas 200 mil toneladas de basura por año.
Esa basura está dividida en nueve fosas. Las primeras ocho se utilizaron desde 1982 hasta 1998. Hoy, estos compartimentos están cubiertos con pastizales, y los únicos rastros que poseen de haber recibido miles de toneladas de basura son los caños que ventean el metano y los que permiten la extracción de lixiviados.
En 1998, con la entrada en vigencia de un nuevo contrato de recolección de residuos en la Capital, se abrió la fosa 9. Fue la que se utilizó hasta marzo de 2010, cuando el entonces intendente Daniel Giacomino habilitó el enterramiento de Piedra Blanca, ubicado a pocos kilómetros de allí.

El futuro
En la gestión de Ramón Mestre, el municipio había desarrollado la idea de construir un ecoparque en ese predio.
El proyecto fue elaborado por la exsecretaria de Ambiente, Gabriela Faustinelli, y proponía varios sectores bien diferenciados: uno con bosque nativo, otro de agua, de residuos, el parque del sol y del viento. Esta iniciativa no tendría, por ahora, posibilidades de concretarse. Lo que se está estudiando es la instalación de paneles solares para que el enterramiento se convierta en una usina de energía solar.
Si bien no se quieren dar demasiados detalles, se están realizando estudios técnicos para analizar la factibilidad de convertir al exenterramiento en un sitio sustentable.
La cobertura de la fosa 9 se hace con tierra. 417 mil tn es la cantidad de tierra que se ­trasladó durante 2016. Los trabajos de cobertura y perfilado estarán listos en agosto.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs