18 nov. 2016

Una huerta comunitaria en Villa Carlos Paz

El Diario de Villa Carlos Paz  (18/11/2016)
Carlos Paz: Una huerta comunitaria donde cultivan solidaridad y cosechan amor

La agrupación 'Casa Compañera' junto a un grupo de vecinos impulsó la creación de una huerta orgánica en el barrio Carlos Paz Sierras, donde se enseña a cultivar y cosechar los alimentos para su mesa.
Silvia Reynoso integra la agrupación "Casa Compañera" y junto a un grupo de vecinos impulsó la creación de una huerta orgánica en el barrio Carlos Paz Sierras, donde se enseña a cultivar y cosechar los alimentos que se sirven en la mesa de familias de bajos recursos.
 Tras un trabajo que se realizó durante el invierno, lograron hacerse de lechuga, zanahoria, achicoria, repollo, rabanito, acelga y remolacha y anticipan que, en los próximos meses, contarán con pimiento, zapallo, sandía y tomate. Se trata de una iniciativa que les permite ahorrar y comer saludable.
Un total de veinte personas trabajan en la huerta orgánica que se encuentra en el predio de la Capilla San Expedito y todo se hace con mucho esfuerzo y con amor por el prójimo. "Como si Dios nos fuera guiando, conocimos al padre Omar de la Capilla San Expedito del barrio Carlos Paz Sierras. Es un hombre de un corazón inmenso y una voluntad inquebrantable, quien nos dio permiso para poner la huerta en el predio de la capilla. Es un lugar con una tierra hermosa para cosechar y así arrancamos"; contó Reynoso, durante una entrevista concedida a El Diario.
La huerta comunitaria persigue dos objetivos: uno de carácter social y otro espiritual. Silvia explica: "El objetivo social es transmitir que todos tenemos la misma capacidad, a través del esfuerzo, de contar con nuestros propios alimentos. Mientras exista esa voluntad no debería faltarnos para comer. Estamos en un momento de la Argentina en que necesitamos adquirir conocimientos para salir adelante ante la adversidad actual y la que se viene. Y tenemos un fin espiritual también que pasa por el trabajo comunitario. Solamente hermanados se puede salir adelante, tenemos que dar lugar a la inclusión y no a la exclusión. Eso no va a llenar el corazón.
 Yo creo que la huerta sería como nuestro país, si estamos unidos saldrá adelante, pero si nos discriminamos y nos rechazamos, si nos excluimos, si nos creemos mejores que otros, nunca seremos felices y seguiremos atrapados. Es un momento para hermanarnos y luchar juntos".
"Muchas personas del barrio se acercan a ver la huerta que se ve desde la calle y se animaron a hacerlo en sus casas. La idea va contagiando de a poquito y es algo muy importante por el momento que estamos viviendo. Creemos, y es uno de los objetivos, que iremos adquiriendo está sana costumbre de aprender a cultivar y cosechar nuestros propios alimentos"; agregó.
Para llevar adelante este emprendimiento solidario, trabajan con las semillas que el INTA envía a la Municipalidad y que se distribuyen de forma gratuita. "Siempre trabajamos de esta forma, pero hace algunas semanas comenzaron a venir la mitad de las semillas que siempre enviaban. Esto nos hace pensar que, posiblemente, dejan de mandar y entonces, de esta misma cosecha, vamos a ir rescatando las semillas para seguir sembrando. Uno tiene que ser prevenido, tratar de mirar un poquito más hacia adelante y estar atento para que el proyecto no caiga"; señaló.
Finalmente, Silvia se muestra convencida que la huerta comunitaria es un aprendizaje de esos que ayudan y mucho. "La huerta fue un camino de aprendizaje y simboliza todo el esfuerzo, la esperanza, la fe, el milagro de la vida. Nos permite reflexionar y concientizar sobre lo que nos está pasando. A través de este trabajo que hemos hecho comunitario, nos dimos cuenta que solamente en la unión vuelve a surgir lo que nos hace bien y lo que necesitamos"; completó.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs