28 oct. 2016

'Turismo aventura' y destrucción de la naturaleza

La Voz del Interior (28/10/2016)
Cuidar la naturaleza y el paisaje

Se trata de la proliferación de un turismo de aventura que cobró auge hace unos 15 años al calor de las camionetas de doble tracción, de las motos enduro y de los cuatriciclos, todos aptos para desafiar los terrenos más escarpados.
Un rápido repaso de los motivos que han contribuido a la degradación del paisaje serrano en la provincia de Córdoba arroja conclusiones en dos sentidos: los efectos muchas veces devastadores de la naturaleza, y la acción irresponsable y desaprensiva de los propios ciudadanos.
En este caso, se podrían enumerar acciones de distintas características que alteran de manera sistemática e irreversible la preservación del ecosistema, aun en áreas protegidas. Los desmontes que arrasan con todo (cuyos ejecutores se valen de los controles laxos para violar las leyes establecidas) y los incendios forestales avivados por la mano del hombre son causas recurrentes de los severos daños al medio ambiente que golpean a las comunidades.
Pero hay otros comportamientos igualmente perjudiciales que fueron puestos en primer plano en los últimos días, en virtud de denuncias de guardaparques y guías de montaña en destinos muy concurridos de las serranías.
Se trata de la proliferación de un turismo de aventura que cobró auge hace unos 15 años al calor de las camionetas de doble tracción, de las motos enduro y de los cuatriciclos, todos aptos para desafiar los terrenos más escarpados.
Se ha detectado que en este tipo de actividades se vulneran normas que prohíben a esos rodados la circulación por fuera de los caminos habituales. De hecho, estas incursiones indebidas afectan los suelos serranos y los cauces de los arroyos.
Entre las zonas de mayor movimiento –y que son foco de los reclamos de los proteccionistas–, se encuentra la reserva hídrica Pampa de Achala, que abarca una vasta región serrana de altura, desde Los Gigantes hasta el cerro Champaquí.
En una clara señal de alerta para la Dirección de Policía Ambiental de la Provincia de Córdoba, uno de los guías de montaña reveló que desde hace unos dos años los controles fueron relajándose de forma progresiva. También relató que existe una suerte de boom de motos y cuatriciclos que profundizan las viejas huellas hasta llegar a la roca pelada. Entre otras consecuencias, esos terrenos ya no sirven para retener agua.
Como forma de atribuir culpas a los desaprensivos cultores del deporte de aventura a motor, desde la Policía Ambiental aducen que los controles para sancionar a los infractores se mantienen, aunque admiten dificultades para abarcar regiones que tienen hasta una decena de accesos.
Es cierto que la tendencia a desobedecer las normas es conducta cada vez más común en diversos sectores de la sociedad. En el caso que nos ocupa, sería prudente que los que se suben a este tipo de aventuras no incurran en comportamientos desaprensivos que tanto daño causan al paisaje serrano y al ecosistema.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs