26 oct. 2016

Río Cuarto: debate acalorado con los recuperadores

El Puntal de Río Cuarto (26/10/2016)
Duro cruce entre cartoneros y la ONG que los apadrina en pleno Concejo

La cooperativa de recuperadores Río 4 cuestiona a la asociación Educación y Acción Ciudadana por el manejo de bienes. La ONG lo niega y advierte por las necesidades acuciantes de los trabajadores
Una acalorada discusión se dio ayer  en el Concejo Deliberante, cuando uno de los trabajadores de la cooperativa de recuperadores urbanos Río 4 se cruzó con el titular de la ONG que los apadrina, la asociación civil Educación y Acción Ciudadana.
El motivo por el que Alejandro Bazán increpó a Ricardo Giani en la casona de la calle Sobremonte fue la disponibilidad de los bienes de la entidad sin fines de lucro. Como trasfondo, las dificultades para llevar adelante una construcción colectiva de largo plazo frente a las urgencias acuciantes que deben afrontar diariamente los cartoneros.
Alejandro Bazán es socio fundador de la cooperativa de recuperadores urbanos Río 4, dentro de la cual ocupa el cargo de tesorero. Desde hace algunos años, la entidad trabaja en forma conjunta con la asociación civil Educación y Acción Ciudadana, que la apadrina y le da apoyo legal para que pueda funcionar.
Pero últimamente la relación se tensó en medio de peleas por las herramientas de trabajo.  
“La ONG Educación y Acción Ciudadana nos ayudaba en nuestra tarea y en llevar adelante la cooperativa, pero hemos tenido problemas cuando pedimos los libros contables, de actas, y nuestra tarjeta del Inaes (Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social)”, le comentó Bazán a este diario.
“Nos enteramos de que en los últimos tiempos hicieron colectas para la cooperativa, pero nunca se nos dejó participar”, agregó.

Problemas con la motocarga
Tiempo atrás, con el apoyo de la comisión de Medio Ambiente del Concejo Deliberante, se compró una motocarga que, como la cooperativa de recuperadores no tiene personería jurídica, se puso a nombre de la ONG Asociación y Educación Ciudadana.
El problema se suscitó hace un mes, a raíz de la rotura de la motocarga, cuando hubo que hacerla reparar. Según Bazán, cuando la quiso usar, “la Policía me detuvo como si la hubiéramos robado”.
Además, agregó que “cambiaron la cerradura sin avisarnos, lo cual nos parece muy injusto”.

“Las herramientas, de todos”
Una versión muy diferente es la de Ricardo Giani, titular de la Asociación Civil Educación y Acción Ciudadana, que trabaja con el grupo de cartoneros de Bazán. Giani enmarca el conflicto al interior de la organización dentro del contexto general de dificultades económicas para sostener un proyecto como el de la cooperativa de recuperadores urbanos.
“Nuestro proyecto siempre va en favor de los recuperadores y en beneficiarlos a ellos. Queremos que ellos mismos logren administrarse lo mejor posible. Pero en medio de todo esto, hay procesos humanos y a veces se hacen públicos, como ocurrió hoy (por ayer)”, señaló.
Respecto a las discrepancias por el uso de la motocarga, Giani detalló que el 7 de octubre tomaron conocimiento de que “rompieron el candado del galpón de la cooperativa y la sustrajeron. Esperamos 24 horas y como no hubo respuestas de parte de los trabajadores, tenemos la responsabilidad de velar por los bienes. Por eso, nosotros radicamos la denuncia por el robo, y después nos enteramos de que fue secuestrada por la Policía”, indicó.
Giani puntualizó que el conflicto se dio porque Bazán pretendía darle al vehículo un uso particular, cuando se había acordado que sólo se podría utilizar para la recolección.
“La moto es para el trabajo de recuperadores, pero no para ir a pasear, pescar o llevar a terceros, porque se puede generar un perjuicio y la que responde es la asociación civil. Este es el problema con Alejandro Bazán”, graficó.
Como el vehículo se había roto varias veces en poco tiempo, se llegó a un acuerdo por el cual él y Emiliano Murúa utilizaban la moto para el trabajo, pero el vehículo debía dormir en el galpón de la cooperativa.
“Además, les ofrecimos la posibilidad de arreglar sus motos particulares, pero Alejandro se enojó y rechazó esta alternativa”.

Problema de fondo
En otro plano, Giani reflexionó que son episodios normales “en proyectos de economía social como éste, porque no siempre se logra darles todos los ingresos que necesitan. No está produciendo ingresos, sino que vamos a pérdida, pero apostamos a la organización”, dijo.
“Había muchas expectativas por el Código de Higiene Urbana, pero esto es apenas un conjunto de lineamientos generales. Ahora falta que se reglamente, pero  eso ya implica un tiempo más de demora, algo que no siempre pueden hacer los recuperadores urbanos. Es entendible, porque tienen necesidades acuciantes como la vivienda, la comida y la salud.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs