10 sep. 2016

Los escombros a la bartola



La Voz del Interior (10/09/2016)
El irregular camino de los escombros de Córdoba

El municipio asegura que sólo hay dos sitios habilitados para disponer restos de obras. Sin embargo, hay al menos otros dos lugares donde se descargan estos desechos.
Es jueves al mediodía. En el extremo noroeste de la ciudad de Córdoba, un camión que carga un contenedor lleno de escombros ingresa a un predio ubicado sobre una calle pública que conecta avenida Spilimbergo con De los Polacos.
A pocos metros de allí, en la rotonda que comunica Spilimbergo con el aeropuerto Taravella, una pala mecánica intenta limpiar un basural gigante que invade parte de la calzada. Además de los desperdicios que suele haber en esos vertederos ilegales, llama la atención unos inmensos bloques de concreto armado, imposibles de arrastrar por un carro tirado por caballos.
Según la Municipalidad de Córdoba, los únicos sitios autorizados para disponer de los restos de obras son la escombrera ubicada en barrio Ciudad de los Cuartetos, el enterramiento sanitario de Piedra Blanca y una cantera que se encuentra en Circunvalación y Costanera.
Pero hay otro punto de descarga, en el costado sur de la ruta nacional 19 a la altura de una estación de servicio, donde también se puede descargar, pero con autorización de la Provincia, según la información suministrada de manera oficial por el municipio.
Lo llamativo es que en ese sitio se puede apreciar todo tipo de residuos y no aparenta poseer un plan de gestión ambiental como para que los escombros rellenen el terreno de manera adecuada.

Camino irregular
El camino de los escombros en Córdoba es irregular. Fuentes del sector aseguran que la actividad está “bastardeada”, ya que hay decenas de empresas que operan con contenedores cuando hay sólo 12 habilitadas.
La Voz consultó a cinco firmas dedicadas al transporte y disposición de restos de obras. Todas coincidieron en afirmar que se trata de una actividad en la que no hay reglas claras y las que hay son difíciles de cumplir.
“A Ciudad de los Cuartetos muchas veces no se puede ingresar, y Bouwer queda muy lejos. Hace 15 o 20 años pedimos que nos den puntos de descarga en los cuatro puntos de descarga”, comentó Darío Marton, de La Pureza.
“Vamos descargando donde nos dejan descargar propietarios de campos, porque si no, hay que poner precios altísimos y no se podría trabajar. Tiramos donde se puede, donde nos autorizan los dueños de campo de palabra”, agrega Marton.
La Pureza es una de las firmas que descarga en el campo de la zona norte que, según el municipio, no está habilitado. En ese lugar se pudo ver camiones con contenedores sin identificar, y otro de la empresa Contecar, que operaba en Colonia Caroya y que ahora tiene sede en Los Boulevares.
El director de Higiene Urbana, Daniel Vercesi, aseguró que tienen conocimiento de ese predio y que ya se avisó a las empresas que allí descargan que dejen de usar ese sitio: “Tuvimos la delicadeza de avisarles, el que avisa no traiciona”.
“Estamos teniendo gravísimos inconvenientes con todas las empresas, inclusive las grandes”, indicó el funcionario.
Sobre la cantera de ruta 19, uno de los mayores inconvenientes es que muchas veces, junto a los escombros y a la tierra, llegan contenedores con residuos orgánicos que no deberían terminar allí. Hay que recordar que sólo debería llegar material de relleno.
En ese sitio, La Voz encontró operando a Pol, Brasca, Volcacor, Santa Rita y otras que no se podían identificar.

Promesa municipal
Vercesi aseguró que la Municipalidad está trabajando en un proyecto para instalar plantas de valorización y transferencia de escombros. El funcionario dijo que es legítimo el pedido de las empresas para tener más sitios para descargar.
A su vez, se está trabajando en una modificación normativa para hacer más controles, según indicó otra fuente municipal.

Ver Noticia On Line


Donde predomina la informalidad

El camino de los escombros en Córdoba deja al descubierto que se está frente a una enorme materia pendiente por parte de la Municipalidad y que en la actividad están acostumbrados a moverse en los límites entre lo legal y lo ilegal.
Uno de los predios, que desde el municipio aseguran que no está habilitado, es conocido por las propias autoridades y, sin embargo, sigue funcionando sin problemas.
Es más, se informa que “se avisó a las empresas”, cuando en realidad se debería haber sancionado y clausurado el lugar, para luego ser saneado.
Otro, que según el municipio está autorizado por la Provincia, recibe toneladas de todo tipo de residuos, no sólo de escombros para emparejar el terreno. Y no hay ningún rastro en el sitio que indique que se trata de una actividad regulada y que se realiza con la ingeniería necesaria.
Al contrario, cualquiera puede acceder desde la ruta 19 y caminar por el sitio esquivando los camiones (y las ratas que allí viven).
En la zona hay otra cantera llena de basura que no debería estar ahí. Se encuentran tachos de químicos industriales, plásticos y otros elementos peligrosos.
Y en calle Spilimbergo hay pedazos gigantes de hormigón, pedazos de calle que si terminaron allí es porque fueron removidos para la repavimentación, obra pagada por el mismo municipio que también paga la limpieza de donde tiran esos desechos.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs