12 sep. 2016

La Cañada hacia el sur solo es una cloaca a cielo abierto



La Voz del Interior (12/09/2016)
En el sudoeste, la Cañada es una cloaca a cielo abierto

Es importante la contaminación desde la desembocadura del desagüe Anisacate. Para los vecinos es un problema recurrente. Desde la Provincia marcan la falta de cloacas.
Desde hace años, el arroyo La Cañada es un foco de contaminación y, lejos de que esto se solucione, empeora. El curso de agua cada vez está más contaminado con bacterias coliformes fecales.
A metros del country Manantiales, zona sur de la ciudad de Córdoba, desde la desembocadura del desagüe pluvial Anisacate se vierten grandes cantidades de desechos cloacales en crudo a su cauce. Desagradables olores invaden el aire.
Según vecinos de las inmediaciones, este problema es recurrente. Algunos presentaron reclamos que no tienen respuestas.
El cuadro es alarmante. Los efluentes quedan depositados en diversos tramos del curso de agua y circulan por toda la Cañada hacia el centro de la Capital, hasta desagotar en el río Suquía. Toda la ciudad recibe estos desechos sin tratamiento y hay preocupación porque se trata de una adversidad ambiental seria.
La Voz observó un abundante volcamiento de líquidos cloacales desde el final del canal Anisacate. Lo llamativo es que hacia el sudoeste, y antes de converger con el desagote, el cauce lleva agua limpia. Recién al confluir con el desagüe se contamina.
Este desagüe no sólo colecta aguas pluviales, sino también vertidos domiciliarios y, a veces, industriales.
Por el gran caudal vertido, se forma mucha espuma. Siguiendo el recorrido sinuoso de la Cañada hacia el puente cercano, a la altura de calle San Antonio, los desechos quedan esparcidos en el agua, cuyo color va tornándose cada vez más oscuro.
El vecino Oscar Celis (de barrio Asociación Mutual Docente) entiende que el crecimiento poblacional en los barrios de la zona sur incide para que se viertan más cantidad de líquidos cloacales que terminan contaminando la Cañada.

Acusaciones
La Provincia reveló que los líquidos vertidos a la Cañada a través del canal Anisacate provienen de barrio Villa El Libertador.
“Son efluentes humanos y domiciliarios, no industriales, originados por la falta de cloacas y eso es responsabilidad de la Municipalidad; siempre hubo volcamientos por el conducto Anisacate”, aseveraron fuentes provinciales.
También dijeron que los vecinos de Villa El Libertador y otros barrios sin red cloacal descargan líquidos en el cordón cuneta que van a las bocas de tormenta e ingresan en los desagües pluviales.
“Las napas están altas ahí, los pozos absorbentes las recargan, está todo colapsado; entre el agua de lluvia y la falta de redes cloacales, hay mucho caudal de líquidos que desagotan en el Anisacate”, explicaron las fuentes.
Asimismo, aseguraron que el nivel de bacterias hallado “está por encima del límite medible en laboratorio”.
Anticiparon que se intimará al municipio “para que haga cesar el vertido, que afecta a la Cañada y al río, ya que los desagües pluviales y cloacales son jurisdicción municipal”.
Según las fuentes de la Provincia, la solución es generar la red colectora cloacal para que esos efluentes sean tratados en la planta de Bajo Grande. “En los próximos días se empezarán a construir la planta nueva y las colectoras troncales, con fondos provinciales y una parte de la Nación”, añadieron.

Monitoreos
Policía Ambiental provincial hizo varios monitoreos en el cauce de la Cañada próximo a Manantiales y en el sector de Las Siete Alcantarillas.
Fuentes del área recordaron que los barrios de Edisur próximos a la desembocadura del de­sagüe Anisacate (Manantiales, Ribera de Manantiales, Miradores de Manantiales y Altos de Manantiales) vertían líquidos cloacales en 2015. “Los intimamos y eso cesó”, aclararon.
Ahora funciona una estación de bombeo construida por Edisur, que capta los efluentes y evita que vayan en crudo a la Cañada, dijeron las fuentes. Eso mismo planteó Edisur.
Según Policía Ambiental, hasta el final del canal Anisacate (que nace en Inaudi) confluyen varios desagotes pluviales, incluido uno de barrio Renault.
“Estamos tratando de determinar desde dónde se vierten los desechos cloacales a la Cañada; creemos que es aguas arriba”, precisaron las fuentes. Desde la semana próxima, Policía Ambiental tomará muestras del curso de agua en diversos tramos.

Niegan responsabilidad
La empresa Edisur negó que el vertido de efluentes sea causado por los barrios que construyó a metros de la Cañada.
Adolfo Frateschi, director de Gestión y Desarrollo de la desarrollista, admitió que hay un volcamiento constante de desechos sobre el cauce, pero aclaró que no se sabe de dónde provienen. “El agua está contaminada; eso nos preocupa, porque circula por toda la Cañada y descarga en el río Suquía”, expresó.
“Los barrios tienen red colectora cloacal conectada con una estación de bombeo próxima al canal Anisacate; los líquidos se envían a través de un caño de impulsión hasta calle Aconquija y luego se conectan con la red troncal que pasa por el puente Tronador; Edisur ejecutó obras atendiendo cuestiones topográficas”, explicó Frateschi.
Y enfatizó que el origen del vertido “es indeterminado y habría que remontarse aguas arriba para descubrirlo”. Edisur espera una obra de saneamiento para que el problema deje de producirse.

Voces críticas
Federico Kopta, titular del Foro Ambiental Córdoba, advirtió que “el volumen de efluentes vertidos es alto, provienen de la planta de tratamiento de Inaudi y de los volcamientos que realizan vecinos de diversos barrios”.
Según el biólogo, es posible hallar coliformes fecales. “Es notorio el cambio de coloración del agua, se forman barros cloacales, lo cual no debería ocurrir en condiciones normales”, sostuvo.
Kopta lamentó que el río Suquía reciba “picos de contaminación” a por los desechos de la Cañada.

Deforestación
Además del serio problema de contaminación cloacal que evidencia la Cañada en su recorrido cercano a los barrios Manantiales, se observan menos árboles en la zona.
Al costado del cauce había una hermosa arboleda, pero muchos de los árboles se eliminaron.

La respuesta de la Municipalidad de Córdoba
Desde el municipio indicaron que el problema se asocia principalmente a los desbordes que se detectan en las estaciones de bombeo de varias plantas de tratamiento de la zona sur. Los derrames de líquidos que terminan en el canal se producen, según lo indicado desde la Dirección de Redes Sanitarias, en algunos de los barrios-ciudad, en otros complejos que construyó la provincia, y ocasionalmente en la planta que Edisur construyó para sus urbanizaciones.


Ver Noticia On Line

Más Información:

Gráfico Ubicación
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs