12 sep. 2016

Jesús María: el basural en la margen del río



La Voz del Interior (12/09/2016)
El río Jesús María, afectado por el basural

Las sucesivas crecidas desnudaron el enterramiento de residuos de esta ciudad. El municipio espera fondos y obras del Gobierno nacional para solucionar el problema.
Cuando se emplazó el predio para la disposición final de los residuos de Jesús María (ciudad ubicada 48 kilómetros al noreste de la Capital cordobesa) hace más de 20 años, nunca se pensó que el río iría socavando las márgenes hasta meterse en el terreno y quedar a metros del sitio de disposición.
La situación empeoró durante el verano de 2010, cuando una crecida arrancó un pedazo del basural y arrastró residuos cuenca abajo.
La historia se repitió en 2013, pero fueron las más alevosas crecidas de 2015 las que encendieron las luces de alarma por riesgos de contaminación.
Hoy, a lo largo de unos 700 metros del frente norte del basural, los residuos están al descubierto y forman parte de las nuevas márgenes del río Jesús María.
Como problema anexo, se suma que las aguas del tratamiento de líquidos cloacales ya no caen en márgenes firmes y van bordeando y tocando los residuos que están a la vista. Así, el agua servida que estaba descontaminada podría contaminarse de nuevo.
Con la inminente temporada estival, la preocupación sigue siendo que una crecida importante vuelva a meterse al basural y arrastre aguas abajo todos los residuos que están al descubierto.
Los propietarios de la primera estancia que colinda con el predio manifestaron su preocupación. Ya fueron contaminados en el pasado con basura que se desplazó hasta extensiones de sus campos de siembra.
“Sobre esta situación venimos haciendo denuncias desde hace casi una década en Ambiente, Recursos Hídricos y en la Defensoría del Pueblo de la Nación”, señaló Eduardo Márquez, uno de los propietarios de la estancia San Javier.
Para el estanciero, la solución no es la vía judicial: “Nunca lo llevamos al terreno judicial porque nos interesa que el problema se resuelva, antes que polemizar”.
“La basura –advirtió Márquez– está en el lecho del río. Una pequeña crecida la desplazará aguas abajo. Llevamos muchos meses desde las inundaciones y no vemos que se haya hecho nada para resolver ese problema”.

Recursos
Según la secretaria de Desarrollo Urbano municipal, Mariana Kinen, la construcción de gaviones para protección de las costas del basural se incluiría dentro del presupuesto 2017.
Hasta ahora, todos los esfuerzos se concentraron en las protecciones sobre los tramos urbanos destruidos por la última gran crecida, donde corría riesgo la población.
A mediados de julio pasado, el municipio firmó con el Gobierno de la Nación un convenio marco para el ingreso en el “programa de ciudades sustentables”.
Según el cálculo local, resolver los problemas ambientales en materia de residuos y cloacas demandarían unos 90 millones de pesos, que escapan al presupuesto municipal.
Hugo Cagliero, secretario de Servicios Públicos y Ambiente, reconoció el déficit sobre el basural: “Es un foco muy puntual en el frente norte, porque todo el resto se fue saneando”.
“Cuando hagamos el engavionado vamos a dejar una línea sana, sin residuos y forestada, antes de llegar adonde está la fosa de enterramiento”, agregó el funcionario provincial.
Pero para ver eso, primero deberán verse los desembolsos de la Nación.


Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs