3 sep. 2016

Complicado panorama del tratamiento de la basura



Día a Día (03/09/2016)
Tratamiento de la basura: la bolsa cada vez más chica

Crese estima que en agosto de 2017 ya no va a quedar más espacio en el vertedero de la ciudad. Cormecor apura el inicio de las obras de la planta de tratamiento de basura.
Poco a poco, el predio donde la ciudad entierra toda la basura que genera va llegando a su capacidad límite. Ya no queda territorio para expandirse, mientras que las retroexcavadoras van dibujando los espacios y comiendo la tierra de la última fosa disponible. Agosto de 2017 es la fecha en la que se estima ya no podrá ingresar más basura en Piedras Blancas.
El dato surge de un estudio técnico elaborado por la Crese, la empresa municipal que tiene a su cargo el manejo del sitio. Mientras los días pasan, Cormecor, la corporación intercomunal que debe gestionar los residuos de Córdoba y otras 18 comunas y que se encargará del futuro enterramiento, espera tener terrenos disponibles y aptos para entrar en funcionamiento cuando el espacio en el vertedero actual se agote.
Norberto Bergami, presidente Crese, asegura: “Es poco el espacio disponible en el terreno para pensar en extender la vida útil del enterramiento, pero teniendo en cuenta la proyección matemática que se hace para conocer la fecha de caducidad, hay tiempo suficiente para poner en funcionamiento el nuevo predio”.
Según explica Bergami, ya se están colocando residuos en la última porción de terreno en la que estaba planificado llevar basura.
“Estamos trabajando dentro de las 50 hectáreas que tiene este predio, si fuera necesario más lugar porque eventualmente Cormecor no llegara a concretar su proyecto, el municipio debería pensar en la expropiación de terrenos colindantes, pero no está previsto que eso pase, deberíamos tener el predio nuevo”, aseguró Bergami.
Espacio en función del clima. Según explican desde Crese, en el vertedero se entierran unas 65 mil toneladas de basura por mes, pero el problema no es tanto el peso, como el volumen que ocupan estos residuos.
El mayor temor en la empresa estatal es la lluvia, ya que termina afectando a la compactación que se le puede dar a los residuos que ingresan al enterramiento.
Bergami, asegura entonces que los cálculos que han hecho sobre el vertedero incluyen este tipo de imponderables: “Si llueve las máquinas que trabajan en la compactación de la basura en la fosa no pueden operar correctamente porque se entierran en los residuos. El ingreso de desperdicios varía muy poco, por lo que estamos trabajando con el misma cantidad de basura pero que ocupa mucho más lugar. Respecto al verano que se aproxima somos más optimistas, porque está previsto que se de el fenómeno de la Niña, por lo que debería bajar el nivel de precipitaciones. Los últimos veranos, fueron complicados, por lo que tuvimos una calidad de compactación muy mala”.
Cormecor quiere avanzar. Mientras se van a agotando los tiempos, desde Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos Sólidos Urbanos del Área Metropolitana de Córdoba (Cormecor) aseguran que tendrán todo listo para cuando en Piedras Blancas no quede espacio ni para una bolsa de basura más.
Hugo Pesci, uno de los directores de la firma, explicó que la Provincia hará efectiva la expropiación de las tierras seleccionadas –están un sector próximo a la localidad de Bouwer– en las próximas semanas, por lo que se espera iniciar con las tareas de acondicionamiento en octubre.
Cormecor dispone de unos 35 millones de pesos para dar inicio a estas obras, que se estima, se ejecutarían en un lapso de seis meses.
Qué es Cormecor. Una corporación formada por la Muni, comunas del Gran Córdoba y empleados del SURBARc para tratar la basura de la región metropolitana. Su proyecto tiene estudio de impacto ambiental aprobado y pasó por audiencia pública.
Preparan la última fosa
El vertedero de Piedras Blancas se encuentra a la vera de la ruta nacional 36, entre el barrio Nuestro Hogar III y la cabina de peaje.
Fue inaugurado como predio provisorio de enterramiento por Daniel Giacomino en el año 2010. Debía funcionar pocos años, hasta que entrara en funcionamiento una planta de tratamiento que iba a convertir la basura en energía, propuesta de la empresa Inviron. El proyecto fracasó y el vertedero dejó de ser provisorio. El lugar es operado por Crese y está llegando al final de su vida útil por una cuestión de espacio. Actualmente, los residuos se entierran en la única fosa donde queda espacio, que va siendo acondicionada. Además, se está construyendo una planta de tratamiento de líquidos lixiviados. El enterramiento cuesta unos 12 millones de pesos por mes.

Crese. La estatal se quedará sólo con centros verdes
Crese es una empresa municipal creada en 2009 por el ex intendente Daniel Giacomino para gestionar la basura de la ciudad. En su primera gestión, el intendente Mestre le quitó la recolección y el barrido, dejándole a cargo los centros de reciclaje y la gestión del vertedero. Cuando Cormecor comience a operar, Crese se quedará sólo con los puntos verdes. El contrato social de la firma vence en diciembre de 2018.

De enterramiento a planta de gestión de residuos sólido urbanos
El complejo que debe construir Cormecor (foto) para reemplazar al enterramiento de Piedras Blancas estará próximo a la localidad de Bouwer, entre la rutas 36 y 5. Tendrá cinco plantas para separar la basura que llegue de los hogares entre reciclables y no reciclables; recuperar componentes de neumáticos en desuso; elaborar compost con los residuos orgánicos; procesar para su recuperación residuos de obras y demoliciones; y tratar residuos voluminosos valorizables generados, por ejemplo, por grandes industrias. Además, se debe hacer un enterramiento para la basura que no se pueda revalorizar. Cormecor tiene que construir este vertedero y la primer planta antes de la fecha de caducidad de Piedras Blancas. El complejo gestionará la basura por 30 años.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs