11 jul. 2016

Critican la ordenanza de “techos verdes”

Diario El Alfil (11/07/2016)
Habrá “techos verdes”, pese a críticas de expertos

La ordenanza promovida por Juntos por Córdoba se aprobó con objeciones. Se destaca la que apunta a que propicia un “avance” sobre los corazones de manzana. La Cámara de Propiedad Horizontal ya había advertido sobre los costos y, al igual que las bancadas opositoras, criticó la obligatoriedad de la medida.
Pese a los reparos planteados por distintos sectores, el Concejo Deliberante trató y aprobó en poco más de dos meses la ordenanza sobre “terrazas verdes” que promovió el presidente del bloque Juntos por Córdoba (UCR), Lucas Cavallo.
Ni bien trascendió la noticia de la presentación de la iniciativa, la Cámara de Propiedad Horizontal adelantó que le remitiría una carta al autor del texto para manifestarle su preocupación. Luego, sin éxito, junto al Colegio de Ingenieros Civiles, le transmitió a los concejales su oposición a la sanción de la legislación en la reunión de comisión a la cual Cavallo no asistió.
En esa oportunidad, señaló que al redactar el proyecto no se tuvo en cuenta que las terrazas de muchos edificios están adjudicadas a los distintos departamentos, en calidad de superficies descubiertas comunes de su uso exclusivo, para ser utilizadas, por ejemplo, como tendedero de ropa. Así, apuntó que en esos casos, si bien se podría estar dentro de la superficie total exigida, el consorcio no podría avanzar sobre metros que, en términos jurídicos, serian equivalentes a los balcones.
También cuestionó la exigencia de contar con reservorios de agua de lluvia, debido a la imposibilidad de construir estanques en lugares no previstos para ello, y recordó que el Ministerio de Salud de la Provincia hizo intensivas campañas para evitar la acumulación de líquidos, por la proliferación de mosquitos transmisores de enfermedades.
Los administradores resaltaron las dificultades que se dan a la hora de lograr la impermeabilidad de las terrazas, debido a las particularidades del clima de la ciudad, que combina temporadas secas con épocas de mucha lluvia y cierta amplitud térmica.
En la reunión, luego de precisar que los productos impermeabilizantes tienen una vida útil de 10 años en el mejor de los casos, explicaron que cuando los consorcios tiene jardines en planta baja y cocheras en sub suelo esa tarea debe realizarse quitando todo el volumen de tierra y plantas, para proceder luego a la impermeabilización y recolocación del jardín, un trabajo que es complejo y costoso.
Los profesionales estimaron que los “techos verdes” presentaran enormes desafíos para prevenir el paso de humedades y filtraciones y que ello atentará contra la calidad de vida de muchas personas.
Además, consideraron que pedirles a los edificios preexistentes cálculos de aptitud estructural es una exigencia improcedente, ya que al momento de construirse fueron previstos para una carga, que es la que actualmente tienen.
La cámara puso especial énfasis en lo que consideró “gravísimo” desde el punto de vista urbanístico y ambiental, a saber: que la normatia avale un avance sobre los “corazones de manzana”, espacios que, según alegó, son pulmones y aportes de verde a la ciudad. “Autorizar a construir allí aproximadamente 2 pisos es contradictorio con los fines que el propio proyecto dice buscar”, plasmó por escrito.
En ese sentido, sostuvo que el artículos 10 bis del texto, al permitir “excepciones a la regla”, deja a los consorcistas “a merced de la discrecionalidad del funcionario de turno, propiciando que se cometan arbitrariedades”.
Con respecto a la obligatoriedad -un punto que fue objetado en la sesión por las bancadas opositoras- los administradores razonaron que si los beneficios son tan grandes como expresaron los promotores de la norma, la implementación de las “terrazas verdes” debería ser opcional, ya que nadie dudaría de hacerlo de ser tan positivo. “La experiencia demuestra que las propuestas legislativas con mayor éxito son aquellas que han estado precedidas de periodos optativos, con mecanismos de prueba y error, análisis riguroso de costos y beneficios y otras evaluaciones y decisiones tendientes a evitar normas disfuncionales”, detallaron en el documento.
Consultada por Alfil, una fuente del sector opinó que la Dirección de Espacios Verdes de la Municipalidad “atiende a duras penas” los espacios verdes públicos y recordó que el proyecto le asigna una nueva tarea, por lo que teme que la idea genere delegaciones del poder de policía a particulares o a colegios profesionales.
A fines de abril, cuando el concejal radical promovió la iniciativa, la cámara puso el grito en el cielo. Alertó que se daba en un contexto inflacionario, en el cual los cordobeses que viven en departamentos están superados por los costos que generan los edificios (en especial, por las cargas laborales y los gastos de mantenimiento de los bienes) y subrayó que en el último semestre las expensas aumentaron aproximadamente un 30%.
“Es absolutamente ridículo”, opinó en esa oportunidad un administrador local, en diálogo con Alfil, y planteó un interrogante relacionado con el mantenimiento de los espacios. “¿Sabés lo que son los soles y los vientos allá arriba”?, disparó, vaticinando que otra “pesadilla” será “la parte de lidiar con los inspectores y sus criterios”.
Lapidario, el integrante de la cámara valoró que “la palabra de los lobbystas vale más que la realidad diaria de la gente”.
A pesar de las variadas y atendibles objeciones y a los “debe” del municipio en temas ambientales urgentes, la norma se sancionó rápidamente. No obstate, los peritos en la materia insisten en que para mejorar el aspecto de la ciudad hay otras prioridades.

Ver Noticia On Line

Más Información:

Ambientalista desconcertado
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs