24 jun. 2016

Legislador cuestionado por la consulta por ex Batallón

Diario El Alfil (24/06/2016)
Malestar en UCR con Quinteros (pidió consulta por ex Batallón)

En los fundamentos, Quinteros advierte que “estamos frente a una ciudad de mediana dimensión que va a enclavarse en pleno corazón de Córdoba y a sobre exigir nuestro ambiente y colapsar nuestros ya endebles servicios”.
Las siempre tensas relaciones entre las fracciones del interbloque Cambiemos, o sea entre las bancadas de la Unión Cívica Radical, el PRO y el Frente Cívico, corrieron riesgo de estallar en la sesión del miércoles en la Legislatura, por una jugada del juecista Juan Pablo Quinteros.
Quinteros es un abanderado del reclamo de un pequeño grupo de vecinos que se opone al desarrollo inmobiliario en los terrenos del ex Batallón 141. Esa iniciativa, que llevará adelante la Corporación América, cuenta con el aval del peronismo y del radicalismo. El ex gobernador José Manuel de la Sota vendió los terrenos a Eduardo Eurnekian y el intendente Ramón Mestre, en su primera gestión, habilitó la contrucción, que Luis Juez había frenado mientras pasaba por la Municipalidad pensando en su proyección provincial.
El legislador del Frente Cívico, en ese rol ambientalista, pidió en la sesión del miércoles el tratamiento sobre tablas de un proyecto de ley para convocar a una consulta popular por los terrenos del ex Batallón 141. Consideró, Quinteros, que la consulta popular ambiental que propone cuadra justo en lo previsto en el artículo 68 de la ley 10208.
La pregunta de la consulta sería: “¿Está de acuerdo con la instalación del Complejo Urbanístico Habitacional ‘Distrito de las Artes’ en los predios del ex Batallón 141?”.
En los fundamentos, Quinteros advierte que “estamos frente a una ciudad de mediana dimensión que va a enclavarse en pleno corazón de Córdoba y a sobre exigir nuestro ambiente y colapsar nuestros ya endebles servicios”. Luego, calificó al proyecto de “faraónico y desmesurado”.
“Dicho predio –agregó- representa la última posibilidad que tenemos los cordobeses de recuperar 22 hectáreas de espacio verde en una zona de altísima densidad de habitantes por m2, quizás la más densa de todo el ejido municipal”.
Más fuerte, sostuvo que “no podemos dejar que los vecinos que van a estar más expuestos por este mega negocio inmobiliario sean convidados de piedra o, peor aún, el ‘pato de la boda’ entre inversores desarrollistas y un municipio con un concepto descabellado y retrógrado de ‘progreso’”.
Quinteros lanzó su pedido de tratamiento sobre tablas y sólo se alzaron las manos en su bloque y en los de la izquierda. El resto, ni peronistas, ni radicales, ni macristas, estuvo de acuerdo. Ante la derrota, pidió la tradicional reconsideración, y por ello contó con cinco minutos, en los que, por suerte para la salud del interbloque, fue suave y eludió dinamitar a Ramón Mestre.

El candidato
En el radicalismo, de todos modos, bramaron por la actitud de Quinteros, aunque en confesiones en off the record; nadie quiere subirle el precio al legislador del Frente Cívico.
Justamente la sospecha es que el juecista busca ganar protagonismo para ubicarse en el lote, que será infinito, de aspirantes a la Intendencia de Córdoba 2019-2023.
Quinteros no juega ni siquiera la estrategia de Luis Juez, dentro de la alianza Cambiemos, por lo que algunos especulan que terminará por salirse del bloque Frente Cívico, más temprano o más tarde. Sus diferencias con Daniel Juez, el hermano del jefe del Frente Cívico y, podría decirse, su embajador en la Legislatura, son notables sesión tras sesión.
Además de los terrenos del ex batallón, Quinteros desarrolla una intensa agenda en la que denuncia los costos de construcción de hotel Ansenuza. En ese tren, viaja con Liliana Montero, del bloque Córdoba Podemos, y con Aurelio García Elorrio, de Encuentro Vecinal Córdoba.

Ver Noticia On Line
.

0 comentarios:

Buscar este blog

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs